El gobernador se refirió a quienes “cometieron este atentado” como «cobardes» y aseguró que “la democracia no los tolera, no los quiere y no los necesita”, en directa alusión a la falla que se produjo ayer y dejó sin energía a varias ciudades del Sur.El gobernador Jorge Sapag dijo estar “muy preocupado por la violencia” demostrada en el hecho que se produjo ayer por la tarde y dejó sin energía eléctrica a las ciudades de San Martín de los Andes y Junín de los Andes. Instó al “cobarde o los cobardes que atentaron” a que “den la cara y se manifiesten en forma explícita. Que den la cara y sean valientes” insistió en directa alusión a la falla que se produjo ayer y que dejó sin energía durante horas a las ciudades de San Martín de los Andes y Junín de los Andes.

“En democracia se habla, se discute y se trabaja en forma pacífica”, indicó Sapag y llamó a la reflexión “a los cobardes que en forma anónima cometieron este atentado”. Las declaraciones las efectuó al ofrecer una rueda de prensa luego de participar del acto de inauguración de una obra eléctrica en Añelo.

“La democracia no los tolera, no los quiere y no los necesita”, dijo el gobernador y les pidió que “se pongan a trabajar y se dediquen a cosas positivas. No a destruir donde uno construye, no a poner palos en la rueda a la democracia. Llamarlos a la reflexión y decirles que desistan de actitudes violentas, porque eso no conduce absolutamente a nada”.

El mandatario aseguró que “atentar contra toda una comunidad es poner en riesgo muchas cosas. La electricidad no solamente se genera para la industria o para regar en el campo. La electricidad abastece un hospital”. Ejemplificó diciendo que el corte de energía puede producirse mientras hay médicos “en un quirófano operando” y agregó que si bien “están los grupos electrógenos de emergencia, es complicarle la vida a la sociedad”.

A continuación se transcribe el diálogo con la prensa:

Periodista: Gobernador, en la inauguración de una obra bastante especial, con mucho significado.

Jorge Sapag: Sí, una obra especial por el significado que tiene para Añelo y la región. Es traer la electricidad, que después del canal, tener fuerza motriz le va a llevar la posibilidad a todos los chacareros, productores, de poner en marcha un polo de desarrollo acá en Añelo. Toda la inversión y el esfuerzo que hace el Estado, tiene que venir ahora acompañado por los privados, que tienen que generar trabajo y generar inversiones y producción. Muchos ya lo están haciendo. Convocamos a todos a que, con la electricidad, que era lo que reclamaban, ahora vengan las inversiones. Estamos felices por ese lado.

Por otro lado, cuando un amigo se va, queda un espacio vacío. Martín Galíndez era coordinador en el Prosap (Programa de Servicios Agrícolas Provinciales), un amigo de la juventud. Me lo encontré luego con tareas en el Prosap. Soñamos juntos muchas cosas, esta obra y muchas más que vienen ahora en camino.

Un homenaje a su mamá, a sus hijos, a María, a Juan, a su mujer, a sus amigos, al equipo de trabajo del Prosap, a Jorge Neme (coordinador ejecutivo del Prosap), su jefe. A los ministros también, al ex ministro (de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación) Julián Domínguez y al actual ministro Norberto Yauhar; a la presidenta (Cristina Fernández). Agradecerles porque el Prosap, con los fondos del Banco Mundial, permite el desarrollo agropecuario de las provincias.

Neuquén tiene mucho para hacer en esa materia. Tenemos acá cuatro mil hectáreas, en San Patricio (del Chañar) el sistema de riego va a beneficiar a más de cuatro mil hectáreas; además vamos a trabajar en Mari Menuco también, con diez mil hectáreas por lo menos; y estamos trabajando con la gente de Siembra Directa unas diez ocho mil o diez mil hectáreas en la zona de Senillosa, para siembra directa y ver de producir el forraje y el maíz en la provincia del Neuquén.

Son desafíos enormes. Hay que pensar que la provincia del Neuquén tiene sólo ocho o diez mil hectáreas en producción. Estos desafíos son fuertes. Necesitamos la infraestructura de canales, electrificación, sistemas de riego y, por supuesto, el desafío empresario que traiga los conocimientos y la creatividad.

P: ¿Cómo es la operatoria para saldar estos créditos del Banco Mundial?

JS: Estos son créditos a muy largo plazo. Los créditos del Prosap son créditos que da el Banco Mundial. Son de muy baja tasa, son créditos promocionales. Los plazos son muy extensos. La provincia del Neuquén acá pone una contrapartida del 20 por ciento. El Prosap, el 80 por ciento restante. Eso fue aprobado por ley en la Legislatura ya hace un tiempo. Y gracias a Dios ahora está en marcha. Que el Banco Mundial esté financiando obras de estas características en la provincia del Neuquén, como dijo Jorge Neme, antes no se hacía este desarrollo agropecuario con estos créditos. Y de golpe y porrazo, por esas cosas de la vida, pudimos con Martín, Jorge Neme soñar juntos y lo fuimos concretando en leyes, después en los proyectos…no había nada, era simplemente sueño y con el apoyo de la gente del Prosap, equipos técnicos pudimos llevar adelante todo este programa.

Hoy vemos una obra muy concreta, es una obra importantísima con más de 60 kilómetros de líneas eléctricas, y la de San Patricio del Chañar son más de 50 kilómetros de canales, compuertas, sistemas de riegos, drenajes. Y bueno, que decirles de los mataderos y de los centros de abastecimiento y de consumo, y de la electrificación rural que es nuestro gran desafío.

En esta primera etapa con el Prosap hacemos centro y norte, ya están los pliegos aprobados por el Banco Mundial, así que ahora simplemente falta afinar la puntería y si Dios quiere ya el año que viene arrancamos con la electrificación rural que está tan esperada en lugares como de Trailatue, Tres Chorros, Nanauco, Rahueco, Puente Picún Leufú, Los Catutos, tantos lugares que hemos ido hablando de estas obras y bueno ahora llegó el momento.

P: Lo cambio de tema, pero hablando seguido sobre el tema de energía. Hubo un atentado en lo que es la zona de San Martín de los Andes ¿esto cómo lo ha tomado usted? porque no es el primer atentado.

JS: Yo estoy muy preocupado por la violencia en este tipo de cosas, porque atentar contra toda una comunidad como la de San Martín, la de Junín y toda la gente que está afectada es poner en riesgo muchas cosas, porque la electricidad no solamente se genera para la industria o para regar en el campo, la electricidad abastece al hospital y te agarra un atentado en un quirófano operando se corta la electricidad…bueno están los grupos electrógenos de emergencia, pero es complicarle la vida a la sociedad y complicarle la vida a la gente.

A los cobardes que en forma anónima cometieron ese atentado llamarlos a la reflexión, la democracia no los tolera, no los quiere y no los necesita. Que se pongan a trabajar y que se dediquen a cosas positivas, no a destruir donde uno construye, no a poner palos en la rueda a la democracia. Llamarlos a la reflexión y decirles que desistan de actitudes violentas, porque eso no conduce a absolutamente nada. No sé quién es el cobarde o los cobardes que atentaron, pero lo hacen desde el anonimato. Que den la cara, que se manifiesten en forma explícita, que den la cara y sean valientes. En democracia se habla, se discute y se trabaja en forma pacífica. Pero vamos a seguir trabajando (…) de las herramientas de la democracia y de la paz que son las que necesitamos.