El evento se desarrolló hoy en San Carlos de Bariloche, bajo la consigna ‘Argentina: la necesidad de consensos de largo plazo’. El gobernador habló de la importancia de generar cambios necesarios en el marco jurídico para atraer inversiones a largo plazo. Al mismo tiempo, analizó la coyuntura actual del país y las posibles vías de normalización.

El gobernador Omar Gutiérrez participó hoy en la ciudad de San Carlos de Bariloche de la segunda jornada de debate en el marco de la 40º convención anual del Instituto Argentino de Ejecutivos de Finanzas (IAEF). En su exposición, afirmó que “Vaca Muerta es un factor decisivo para solucionar de cuajo y de raíz los problemas cíclicos y recurrentes macroeconómicos que tiene el país, pero hay que seguir sembrando para seguir cosechando y recién empezamos”.

La consigna de la convención para este año se centró en Argentina y la necesidad de consensos de largo plazo, con el análisis y miradas diversas sobre el mundo de las finanzas y los negocios. El evento reunió por dos días consecutivos a economistas, analistas políticos, directivos de empresas, funcionarios y dirigentes políticos de distintas extracciones partidarias.

Gutiérrez participó hoy en la ciudad de San Carlos de Bariloche de la segunda jornada de debate en el marco de la 40º convención anual del Instituto Argentino de Ejecutivos de Finanzas (IAEF).

El mandatario provincial fue especialmente invitado por el presidente del IAEF, Jorge Saumell y compartió el panel dedicado al desarrollo de la formación Vaca Muerta, como motor de crecimiento argentino, junto con la necesidad de consenso entre lo público y lo privado.

En su alocución y luego de agradecer al IAEF por “la posibilidad de participar en esta instancia de construcción de diálogo con una mirada federal”, Gutiérrez habló de la importancia de generar cambios necesarios en el marco jurídico para atraer inversiones de largo plazo a Vaca Muerta. Al mismo tiempo, analizó la coyuntura actual del país, el congelamiento y pesificación de los precios de los combustibles y las posibles vías de normalización.

Manifestó que “Vaca Muerta tiene que ser una política pública, junto al campo, el turismo y la minería” y agregó que para ello “hay que trabajar en equipo, con un plan en el cual cada uno pone su esfuerzo y compromiso”. Dijo que “tenemos la posibilidad y la oportunidad de sacar al país adelante. Hay que generar las condiciones para esto”.

En este sentido, señaló que “el tiempo transcurre, el horizonte del desarrollo del petróleo por los analistas internacionales es al 2050, el gas más adelante todavía” y resaltó que “Neuquén volvió a ser en agosto de este año, después de 11 años, la principal productora de petróleo del país y lo es aún de gas. Y es por Vaca Muerta”.

Describió que “Neuquén es la provincia en la cual más se invirtió en estos cuatro años, la que más empleo privado generó, en la que más se consume en supermercados y en la que más creció la construcción”. Explicó que lo permitió “Vaca Muerta, además de una larga trayectoria de un proyecto político provincial que le dio previsibilidad jurídica y económica al desarrollo de la provincia, articulando inversión pública y privada. Esto es lo que necesitamos en el país”.

“A nivel país se necesita confianza, certeza jurídica y económica”, dijo Gutiérrez y añadió que “en Vaca Muerta lo estamos haciendo”.

Destacó el crecimiento que experimentó la provincia en producción de petróleo y gas y subrayó que también “se evolucionó muchísimo en eficiencia, costo y productividad, pero hay mucho por hacer, porque se compite con el desarrollo de otras cuencas. Para lograr inversiones y para que este acuerdo sea viable, las reglas de juego tienen que ser comparativamente iguales en el plano internacional, porque Vaca Muerta requiere y exige de mercado e inversión local e internacional”.

“Hasta hace cuatro años el 80 por ciento de las fracturas las realizaba YPF. Hoy la firma estatal desarrolla aproximadamente el 30 por ciento de las fracturas. El otro 70 por ciento lo realizan otras compañías privadas. No porque YPF haya dejado de invertir, al contrario, invirtió más; sino porque llegaron otras firmar contagiadas por los resultados que la empresa argentina logró en Loma Campana junto a Chevron”.

Gutiérrez aseguró que “se disminuyó también -en estos cuatro años- más del 50% de los costos” y añadió que “se generó trabajo. Las compañías llegaron, están invirtiendo y la respuesta para acelerar el desarrollo de sus inversiones es más reglas de juego claras”.

Gutiérrez habló de la importancia de generar cambios necesarios en el marco jurídico para atraer inversiones de largo plazo a Vaca Muerta.

Pleno desarrollo para Vaca Muerta

En otra parte de la exposición, Gutiérrez aclaró que “todos estos números son con el 5,4 por ciento de la superficie de Vaca Muerta en pleno desarrollo. Pero la formación tiene una superficie de 30 mil kilómetros cuadrados, un tercio de la superficie de la provincia, que cuenta con 98 mil kilómetros cuadrados. Esos 30 mil kilómetros cuadrados están concesionados en 36 contratos, es decir, un tercio de aproximadamente 10 mil kilómetros cuadrados. Y hay tan solo ocho áreas en desarrollo masivo, por el 5,4 por ciento de la superficie”.

“Imagínense el horizonte, imagínense la potencialidad”, remarcó el gobernador y sumó: “Cuando comenzábamos teníamos un costo de desarrollo del barril de casi 30 dólares. Hoy estamos en 9 dólares. Cuando comenzábamos, en 2013 la producción acumulada en promedio de un pozo de gas era de 2,5 millones de metros cúbicos día. Hoy se multiplicó por 18 veces: 44 millones de metros cúbicos día de gas. Y la producción de petróleo acumulada en un pozo promedio año era de 20 mil barriles. Hoy es de 120 mil barriles; se multiplicó por seis”.

“Estamos haciendo en promedio entre 600 y 700 fracturas”, dijo y confirmó que “hay comprometidos 175 mil millones de dólares de inversión. Sin olvidar que en Vaca Muerta ya se invirtieron 27 mil millones de dólares. En las concesiones otorgadas hay compromiso de inversión de las compañías a 35 años por esos 175 mil millones de dólares”.

Gutiérrez recalcó que “para los próximos cuatro años están confirmados 65.579 millones de dólares de inversiones”.

Situaciones coyunturales

Para el gobernador neuquino “hay en el país -para lograr el desarrollo industrial pleno de Vaca Muerta- determinadas situaciones coyunturales y puntuales. Podríamos hacer como algunos países limítrofes el esquema del bandoneón, es decir, una adecuación cronológica y paulatina del precio internacional del petróleo al surtidor, pero el hecho es que hoy el 40 por ciento del precio final de los combustibles es carga impositiva”.

Afirmó que “la explotación de los hidrocarburos no convencionales es una actividad solidaria; impacta y multiplica en la construcción, el turismo, la gastronomía y en todas las actividades conexas” y por ello reiteró que “la planificación y el desarrollo es en torno a más acuerdos, de manera tal de poder ayudar a enfrentar y solucionar las dificultades macroeconómicas del país. Hay en Vaca Muerta una oportunidad”.

Luego de destacar “la importancia del diálogo, sentados en una misma mesa los gobiernos, los sindicatos, las empresas, las cámaras, para alcanzar nuevos acuerdos; para potenciar y fortalecer la infraestructura existente como gasoductos y oleoductos”, Gutiérrez aseguró que “transportar es fundamental para poder comercializar”.

No desalinear Vaca Muerta del desarrollo industrial nacional

El mandatario neuquino afirmó que las compañías internacionales interesadas en Vaca Muerta están “esperando el desenlace de los hechos políticos en el país para planificar sus inversiones y sus planes de negocio hacia el año próximo” y opinó que “el decreto nacional Nº 566 es una medida circunstancial, coyuntural”.

Gutiérrez dijo que “si no nos podemos de acuerdo todos los sectores, lo que pasa es que terminamos desalineados en el desarrollo de la industria a nivel nacional. Esto es lo más importante, porque Vaca Muerta recién empieza. Pero es un recurso que subyace ahí y, si las condiciones no se dan, seguirá ahí”.

“Lo que se nos plantea hacia adelante es una inserción y una participación mucho más decisiva y fuerte para acompañar el desarrollo macroeconómico del país, para fortalecer las arcas del Banco Central de la República Argentina, para generar la energía a precios competitivos, para que los distintos sectores de la economía puedan tener mayor competitividad, para llegar al 50 por ciento de los domicilios del país que aún no tienen gas, para poder dar un salto cualitativo y darla verdadera dimensión al desarrollo del gas, tanto para la industria como para la exportación”, expresó.

Manifestó la necesidad de “generar políticas públicas vinculadas a la inversión y al desarrollo. En esto Vaca Muerta tiene un eje central, que es el mercado interno y el externo. No son uno u otro” y recordó que “cuando Neuquén comenzó con este proyecto, tuvimos que importar técnicos y hoy estamos comenzando a exportar técnicos. Esto es parte de la curva de aprendizaje que tuvimos”.

“No hay ni una sóla compañía ni una sóla inversión que se haya levantado y se haya ido diciendo que esto no cumplió las expectativas. Al contrario, hay nuevas compañías operadoras buscando firmar acuerdos para poder ingresar al negocio”, concluyó.

El evento reunió por dos días consecutivos a economistas, analistas políticos, directivos de empresas, funcionarios y dirigentes políticos de distintas extracciones partidarias.