Se realizaron en la Clínica Pasteur de Neuquén. Los receptores fueron una mujer de 61 años y un hombre de 73.

El ministerio de Salud informó que el fin de semana se realizó un operativo de ablación y dos trasplantes de riñón en la clínica Pasteur de la ciudad de Neuquén.

La referente provincial del Centro Único Coordinador de Ablación e Implante –CUCAI Neuquén– Sandra Lorena González Cruz, informó que la ablación se le realizó a una mujer donante de 69 años fallecida por un ACV (accidente cerebrovascular). Los receptores fueron una mujer de 61 años de la lista regional que se sometía a diálisis hace tres años; y un hombre de 73 años, que se dializaba hace un año.

“Ambos receptores están cursando el post operatorio dentro de lo normal. Desde CUCAI Neuquén estamos acompañando a la familia de la donante en el dolor de la pérdida”, dijo González Cruz. La profesional realizó además un especial reconocimiento al personal de la Clínica Pasteur “que asumió el compromiso de dar respuesta a la sociedad desde el punto de vista sanitario”

Hablemos de donar

La posibilidad de concretar este tipo de intervenciones depende de múltiples factores, entre ellos de la voluntad de aquellos que solidariamente expresan su consentimiento para la donación. Cuando no existe una manifestación expresa, la ley presume que la persona es donante y se debe reconstruir su voluntad de acuerdo al testimonio de su familia.

La voluntad de donar los órganos y tejidos se puede manifestar en varias dependencias públicas:

En el INCUCAI u Organismos Jurisdiccionales, firmando un acta de expresión.

En las oficinas del Registro Civil, asentándolo en el DNI.

En la sección Documentación de la Policía Federal, firmando un acta de expresión.

Por medio de carta documento o telegrama expedido de manera gratuita a través del Correo Argentino (sólo para quienes desean manifestar su oposición).

La voluntad de donar puede ser expresada por toda persona mayor de 18 años. Una vez firmada el acta de expresión se puede cambiar de opinión. Como el acto de donar es libre y voluntario, la expresión afirmativa o negativa puede ser revocada en cualquier momento por el manifestante a lo largo de su vida.