El gobernador Omar Gutiérrez encabezó hoy el acto inaugural. El establecimiento rural cuenta con una matrícula de 72 alumnos en los niveles inicial y primario, con un sistema multigrados y enseñanza intercultural.

El gobernador Omar Gutiérrez inauguró este mediodía el nuevo edificio de la Escuela Primaria Nº 68 “Cacique Francisco Segundo Huayquillán” de Colipilli Arriba, que con una inversión de 6.385.179 pesos y 710 metros cuadrados albergará a 72 alumnos de diferentes parajes cercanos que conforman la matrícula multigrado en los niveles inicial y primario.

“Esta nueva escuela garantiza la igualdad de oportunidades a través de la accesibilidad a la educación de los habitantes de nuestra provincia, para que la gente no migre y pueda quedarse aquí para crecer y desarrollarse”, afirmó el mandatario en su discurso.

Para atender a los 17 niños en el nivel inicial y 55 del nivel primario, la escuela -de educación intercultural- cuenta con una planta funcional de tres docentes de grado, tres docentes de educación especial, tres docentes de cultura mapuche y cinco auxiliares de servicio.

Destacó que en todo el territorio provincial funcionan 190 escuelas rurales con 5.155 alumnos, y señaló que este nuevo establecimiento “representa la huella del compromiso con los que nos precedieron y también con nuestros hijos y nuestros nietos”.

“Las desigualdades y las diferencias nos unen para que podamos entre todos mejorar nuestra realidad”, indicó Gutiérrez.

El acto contó con la participación del intendente de El Huecú, Cristian Puentes y del lonco de la comunidad Huayquillán, Juan Alberto Huayquillán, quienes agradecieron al gobierno provincial la concreción de la obra que había sido solicitada durante la gestión de Jorge Sapag como gobernador. Además, entregaron al mandatario una carpeta con el pedido de una escuela secundaria de especialidad agrotécnica para la región.

Para atender a los 17 niños en el nivel inicial y 55 del nivel primario, la escuela -de educación intercultural- cuenta con una planta funcional de tres docentes de grado, tres docentes de educación especial, tres docentes de cultura mapuche y cinco auxiliares de servicio. El edificio tiene cuatro aulas comunes, dos aulas especiales, un aula multipropósito y una sala jardín, además de salón de usos múltiples, comedor, dirección, sanitarios para directivos y para alumnos, cocina, despensa y depósito. Fue financiado mediante un crédito internacional gestionado a través de la Unidad Provincial de Enlace y Ejecución de Proyectos con Financiamiento Externo (Upefe).

Las dos escuelas de la zona, la Nº 68 de Colipilli Arriba y la Nº 302 de Colipilli Abajo, funcionan con un ciclo lectivo y horario especial, que se extiende de marzo a julio de 10 a 14.15, y de agosto a diciembre de 9 a 13.15. El cambio de horario se realizó considerando a la actividad ganadera que se desarrolla en el lugar, que implica que las familias deban trasladarse desde diciembre hasta abril a los campos de veranada, generando la escasa asistencia de los alumnos a los establecimientos. Previendo esta situación, la dirección de la Escuela propuso la prolongación de jornada a fin de cumplir con los objetivos previstos por la institución.

“Las desigualdades y las diferencias nos unen para que podamos entre todos mejorar nuestra realidad”, indicó Gutiérrez.