Como parte del programa de formación constante para la prevención que lleva adelante el ministerio de Salud y Desarrollo Social, entre hoy y mañana se desarrollan estas jornadas destinadas a médicos, enfermeros, estudiantes y bioquímicos.

Bajo la coordinación y respaldo del gobierno provincial, a través del ministerio de Salud y Desarrollo Social, comenzaron hoy en la ciudad de Neuquén las Jornadas Patagónicas de Infectología, en instalaciones del Museo Nacional de Bellas Artes.

La organización de estas jornadas está a cargo de la Sociedad Argentina de Infectología (SADI), el servicio de Infectología del hospital Castro Rendón y la Unidad Infectológica Neuquén. Los coordinadores regionales son Adrián Morales y Liliana Calanni, profesionales del sistema público de Salud neuquino.

Esta formación finalizará mañana sábado y está destinada fundamentalmente a médicos, farmacéuticos, bioquímicos, enfermeros y estudiantes avanzados de medicina. La entrada es libre, gratuita y se entregarán certificados de asistencia.

La apertura estuvo a cargo de la subsecretaria de Salud, Alejandra Piedecasas, quien dio la bienvenida, felicitó a los participantes e hizo extensivos los saludos del ministro de Salud y Desarrollo Social, Ricardo Corradi Diez. “Es grato acompañar a nuestros profesionales que realmente son un orgullo a nivel mundial, no sólo brindan un servicio digno de destacar en todos los aspectos, sino que en el nivel de formación están constantemente generando nuevos infectólogos con la nueva residencia”, manifestó.

Luego, al analizar el programa de las jornadas y los ejes que se abordarán, Piedecasas expresó que “son temas de suma importancia no sólo para los especialistas, sino también para que la gente tome conciencia sobre el uso racional de antibióticos”. Auguró “una gran participación” y dijo que ello “permitirá interactuar, despejar dudas y compartir sus experiencias; para así generar vínculos a nivel patagónico, nacional y regional”.

Para finalizar afirmó que “recibirlos hoy en Neuquén nos satisface, ya que vamos a poder compartir prácticas y crear lazos y redes”.

De las jornadas participan profesionales de Buenos Aires de los sanatorios Trinidad, Mitre y Anchorena, del Instituto Cardiovascular, de los hospitales Alemán, Santojanni y De Clínicas; también de la facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires (UBA). Por la provincia de Río Negro participan profesionales del hospital López Lima y del Sanatorio Juan XXIII.

La formación constante para la prevención

Durante la primera jornada se abordaron temas sobre infecciones en huéspedes especiales, profilaxis y prevención; el enfoque del paciente inmunocomprometido VIH Negativo; los infiltrados pulmonares; las infecciones intrabdominales; la prevención de infecciones quirúrgicas; el uso racional de antibióticos; el tratamiento antirretroviral, la hidatidosis; y se presentaron casos clínicos.

Para la jornada de mañana se pautaron charlas sobre vacunas en el adulto, la incidencia de neumonía adquirida de la comunidad en adultos y también se presentarán casos clínicos.

La infectología es una rama de la medicina que se dedica al estudio, diagnóstico y tratamiento del paciente de cualquier edad que presenta enfermedades infecciosas producidas por cualquier microorganismo, sea virus, bacteria, parásito, hongo o la infección simultánea por dos o más tipos de estos agentes.

Además de los métodos de examen clínico y estudios complementarios, el infectólogo está adiestrado en los procedimientos de toma de muestras para estudios de cultivos y los procedimientos de laboratorio que permitan el aislamiento y la identificación de los distintos microorganismos.

Se encarga del manejo de enfermedades infecciosas crónicas como el SIDA o infección por VIH, tuberculosis, infecciones diseminadas, infecciones por agentes resistentes a los antibióticos habituales, infecciones de prótesis o elementos extraños implantados en el organismo e infecciones en pacientes oncológicos en tratamientos con quimio o radioterapia. También enfermedades tropicales como el caso de la malaria o el paludismo, fiebre amarilla, dengue, chikungunya y leishmaniasis, entre muchas otras.