Es una de las dos audiencias públicas de carácter no vinculante previstas para este mes. La empresa Servicios Ambientales Neuquén expuso su proyecto de instalación de la planta para el tratamiento final a residuos peligrosos de origen hidrocarburífero en la zona.

Se realizó el martes la primera de las dos audiencias públicas de carácter no vinculante que se realizarán este mes en Añelo. En ella, la empresa Servicios Ambientales Neuquén dio a conocer su proyecto de instalación en la localidad de la planta para el tratamiento final de residuos peligrosos de origen hidrocarburífero en la zona.

A la audiencia, realizada al mediodía en el hotel El Sol, se dieron cita el subsecretario de Ambiente de la provincia, Ricardo Esquivel; el intendente de Añelo, Darío Díaz; autoridades de la intendencia y el Concejo Deliberante local; en representación de la empresa Befesa filial Argentina, su presidente José Giménez Burló; integrantes de la comunidad Campo Maripe; y vecinos de Añelo y el área de influencia del emprendimiento.

En la apertura del encuentro se leyó el edicto publicado en los diarios regionales, luego de lo cual hicieron su presentación los expositores, el intendente Díaz y el titular de la cartera ambiental, quien explicó que no hubo inscriptos en la lista de expositores, pero sí se realizó el visado del expediente por parte de algunos ciudadanos e interesados.

Esquivel sostuvo que finalizada la exposición se podían hacer consultas sobre el proyecto y manifestó que, si bien no hubo inscriptos en el libro de expositores, de ser necesario se podía pautar un encuentro posterior a la audiencia para despejar las dudas de la ciudadanía, si es que las hubiera.

Posteriormente, el presidente de Befesa Argentina expuso los aspectos salientes del proyecto para la planta de tratamiento que se erigirá fuera del ejido de la ciudad de Añelo.

La jornada también brindó espacio a las consultas sobre el proyecto entre expositores y los presentes interesados en el proyecto, y concluyó con la elaboración y rubrica por parte de los asistentes del acta que fue adjuntado al expediente realizado por el área ambiental provincial y al tramitado por parte del municipio.

El intendente resaltó que la convocatoria tiene por objeto explicar el estudio de impacto ambiental, en qué consiste y qué sucederá en el proceso de tratamiento de residuos y disposición final, por parte de la empresa Servicios Ambientales Neuquén.

El jefe comunal expuso que “en Añelo ya se está trabajando en el tratamiento de residuos peligrosos. Treater ya está instalada en la meseta con los controles medioambientales pertinentes por parte de la provincia y con más del 80% de su personal de origen local, oportunamente capacitado”.

“Prontamente se instalará Indarsa, con su respectivo proceso legal ya aprobado”, señaló Díaz y precisó que “esto implicó para ambos casos la puesta en conocimiento de un estudio de impacto ambiental, en consonancia con la legislación provincial, nacional y bajo las normas ISO y reglamentos internacionales vigentes. Lo mismo sucede ahora con el proyecto que nos convoca”.

Valoró que “esta modalidad de iniciativa ciudadana contemplada en nuestras Constituciones Provincial y Nacional permite dar a conocer oficialmente a los ciudadanos qué es lo que sucederá y cómo se realizará la instalación y puesta en marcha de estos proyectos”.

“Lo mismo se procederá a hacer con la empresa Comarsa el próximo 26 de septiembre acá en Añelo. Aunque también estará fuera del ejido, es importante dejar en claro que a diferencia de Comarsa, Indarsa y Treater, la empresa Servicios Ambientales Neuquén, con trayectoria en el tratamiento de residuos peligrosos a nivel internacional, tiene a su cargo la disposición final, mediante el denominado proceso de microencapsulado”, recordó el intendente.

“Esto significa que los residuos que hasta ahora no podían ser ya más abordados por ningún otro proceso en la Patagonia, pero hasta el momento eran tratados por las empresas mencionadas y que además su residual en cenizas se enviaban para su disposición final a Córdoba o Bahía Blanca, ahora serán tratados acá”, evaluó Díaz.

“Comprendiendo que la actividad económica de la provincia es sobre todo la hidrocarburífera, es que somos conscientes que el residuo es real y existe. Por cuanto hay que tratarlo debidamente. Y Servicios Ambientales Neuquén no será la primera empresa que venga a hacer este tipo de procesos de disposición final. Llegarán otras con el mismo fin. Porque debemos dar una solución final e inmediata al excedente de nuestra actividad en torno a lo que genera sobre todo en esta zona la explotación de la mundialmente conocida como formación Vaca Muerta”, concluyó.

Luego de las explicaciones correspondientes por parte de Befesa, a cargo de Burló, algunos vecinos decidieron hacer consultas relacionadas con el proceso de tratamiento. Entre ellas se preguntó sobre la cantidad de agua que se usará en el proceso; la modalidad del microencapsulado y su impacto en el ambiente con el transcurrir del tiempo, así como el modo de transporte de los residuos hasta la planta.  Las partes involucradas brindaron respuesta y dejaron en claro que en la intención de ser transparentes en su explicación, puede suceder que exista por una lógica del proyecto a ejecutarse, un lenguaje necesariamente técnico. Lo que no implica que se acuerde un posterior encuentro para evacuar dudas, ya que no es sencillo comprender a simple vista algunas especificidades científicas en términos de medidas e instrumentos tecnológicos que se utilizarán en todo el proceso, más allá de plasmarse detalladamente todo lo expuesto en el expediente.

En cuanto al uso del agua, Burló comentó que la misma se tomará de las provenientes de las lluvias pero que siendo escasas en la zona serán también utilizados los excedentes del proceso de separación entre sólidos y líquidos, provenientes del mismo tratamiento residual.

En cuanto al transporte, responsables de Ambiente de la provincia dijeron que los requisitos en su forma y demás reglamentaciones están disponibles para ser consultados en la página web de su dependencia o las legislaciones vigentes en cuanto al transporte de residuos peligrosos.

Sobre el impacto que podría causar la disposición final en la zona, si bien Burló se explayó al respecto, se resalta que los rellenos de seguridad tienen la gestión tecnológica más segura y aprobada existente a nivel mundial, a prueba de cualquier eventualidad natural, como por ejemplo un movimiento sísmico. Sumado a que hay rigurosidad por parte de la empresa y el órgano publico competente, en los controles constantes.