La provincia de Neuquén desarrolla el programa de Control de la Tuberculosis, cuyo objetivo general es disminuir la morbilidad y mortalidad que causa esa enfermedad.

El 24 de marzo se conmemora el Día Mundial de la Lucha contra la Tuberculosis (TBC). Se trata de una enfermedad respiratoria infectocontagiosa que puede presentar además de tos y expectoración, cansancio constante, pérdida de peso, fiebre, sudoraciones nocturnas y pérdida del apetito.

La fecha surge porque el alemán Robert Koch, un 24 de marzo de 1882, presentó a la comunidad científica el descubrimiento del bacilo que causa la enfermedad de la TBC, denominado desde ese momento Bacilo de Koch. Todos los años se busca fortalecer las acciones de control de la enfermedad, y mantener continuamente informada a la población sobre las características, síntomas, y medidas de prevención.

La provincia de Neuquén desarrolla el programa de Control de la Tuberculosis, cuyo objetivo general es disminuir la morbilidad y mortalidad que causa esa enfermedad.

El doctor Eduardo Durán, referente del programa provincial, explicó que “hablar de tuberculosis genera estigmas porque se piensa como una enfermedad contagiosa grave, por desinformación o desconocimiento sobre la misma. En realidad, es una enfermedad respiratoria prevenible y curable si se detecta, diagnostica y se trata adecuadamente”.

El sistema público de Salud cuenta con medios y profesionales capacitados para diagnosticar la enfermedad. Dentro de los objetivos del programa no sólo está la búsqueda y el diagnóstico, sino también el seguimiento y monitoreo del tratamiento para lograr la curación.

Durán manifestó que se está trabajando en la conformación de equipos interdisciplinarios para generar acciones como talleres de sensibilización y capacitaciones en TBC. La finalidad de estas acciones es aunar criterios al momento de detectar, diagnosticar, notificar y monitorear el seguimiento del tratamiento del paciente, haciendo hincapié en la supervisión institucional o domiciliaria del mismo.

En relación con la situación provincial, se informó que en 2011 se diagnosticaron 59 casos; 64 casos en 2012, y en 2013 se realizaron 44 notificaciones. Desde el hospital de mayor complejidad hasta el puesto de salud más alejado de la provincia, están capacitados y cuentan con los recursos para realizar los estudios básicos para diagnosticar la enfermedad y así proveer la medicación, todo esto de manera gratuita.

El referente provincial explicó que “todo paciente que tenga tos y expectoración por más de 15 días es considerado como sintomático respiratorio y debe ser estudiado como un caso sospechoso de TBC” y agregó que “el diagnóstico se realiza a través de la baciloscopía, el cultivo, radiografías, la PPD (prueba tuberculina), o examen clínico”.