El mandatario provincial sostuvo que “el 2013 será preparatorio de un 2014 que se presenta como muy importante para la provincia de Neuquén, en lo político y en lo económico”.

Luego de inaugurar el nuevo puente sobre el arroyo Colorado en el barrio Las Piedritas de Villa La Angostura, el gobernador Jorge Sapag brindó una conferencia de prensa pasado el mediodía de hoy viernes en la que resaltó que “el 2013 será preparatorio, un precalentamiento electoral y económico”, pero que “el 2014 será un año fundacional política, económica y electoralmente” que “definirá el 2015 netamente electoral”.

Agregó que “muchos adversarios (políticos) míos quieren el fracaso económico de la provincia” y por lo tanto “no son buenos dirigentes, también hay otros muy buenos dirigentes que no quieren eso, porque saben que les tocaría gobernar si ganaran. Pero hay algunos que apuestan al fracaso, que ponen palos en la rueda, que quieren que todo se vaya al demonio” y “esto es tener una mirada muy corta” porque “conviene a todos que el 2014 sea un año bueno económicamente”.

Sapag argumentó que “la economía y la política tienen mucho que ver”, ya que “cuando estos dos elementos se llevan bien las perspectivas son distintas”, y reiteró que “el 2014 será un año importante para la provincia de Neuquén en lo político y en lo económico. Esperemos los resultados. En la cancha se ven los pingos”.

A continuación se transcribe completa la rueda de prensa brindada hoy por el mandatario provincial en Villa La Angostura:

Periodista: Gobernador, usted en su discurso puntualizó acerca de las empresas que cumplen y las que no cumplen. ¿A qué se refería?

Jorge Sapag: Me refiero a que las empresas tienen que ponerse a la altura del Neuquén que se está viniendo, es decir, deben ser muy dinámicas, las obras son para hoy no para mañana. Alejandro Magno decía que hay dos secretos para tener éxito en las batallas, uno era cuidar los detalles porque en ellos está el éxito o el fracaso y en segundo lugar, que no se deje para mañana lo que se puede hacer hoy.

Para los tiempos que se vienen necesitamos una clase empresaria, que beneficie por supuesto a la clase trabajadora, que sea muy ejecutiva, muy ágil, que las obras se hagan así de rápido (como este puente), que en 60 días la obra se termine. Porque hay mucho trabajo por delante en Neuquén y, si los empresarios neuquinos se ponen las pilas hay mucho trabajo para ellos. Y, si no se ponen las pilas van a nacer otros grupos empresarios que harán dicho trabajo.

Son momentos de desafío. El Producto Bruto Geográfico Neuquino (PBG) está previsto que crezca a un ritmo que nunca habíamos conocido; el Plan de los 100 Días que lleva adelante la empresa YPF hará –seguramente- que ese Producto Bruto Interno alcance los dos dígitos, es decir, que será muy importante.

Por eso necesitamos empresarios que cumplan, que hagan las obras y que, cuando las concreten, estas duren para toda la vida y no que haya que estar reparando o modificando por las fallas o problemas que presenten.

No se trata de una reprimenda hacia atrás. Es una observación del pasado para que se pongan a tono con el presente y el desafío que hay por delante simplemente porque los necesitamos; pero los necesitamos a los empresarios con mucha gestión, con mucho trabajo, con mucha dedicación. No es una queja, no es una crítica. Es simplemente poner atención porque lo que se viene abre un camino de oportunidades brillante, y entonces necesitamos que estén todos muy despiertos.

P: ¿En el caso de Villa La Angostura, en el caso de las pistas Las Provinciales, con la ley de Bosques, tendrá continuidad?

JS: No vemos ningún inconveniente. Por parte del gobierno de la provincia por lo menos no vemos inconvenientes. Las pistas Las Provinciales fueron adjudicadas al concesionario. No hay razón ni motivo para estar preocupados, más que las preocupaciones propias que pueden surgir entre los empresarios, pero que de todas maneras al Estado neuquino no se las han hecho saber.

Sé que por los medios de comunicación hicieron algunas afirmaciones pero nosotros, como gobierno, estamos y seguiremos cumpliendo con las leyes que es la única manera de gobernar en democracia. La ley es la ley y Montesquieu decía en El escrito de las Leyes que si uno quiere ser libre debe ser un esclavo de las leyes.

P: ¿Con respecto a esta articulación de tareas entre Nación, Provincia y Municipios referida a la Ley de Bosques y los reclamos presentados por la municipalidad de Villa La Angostura, básicamente observaciones para llevar adelante proyecto que estaban planteados para ejecutar?

JS: Si usted se refiere al tema de formar las Comisiones de Control, le respondo que no hay ningún problema. Los Consejos municipales y provinciales están listos para actuar y no hay ningún inconveniente. Lo que Neuquén no puede hacer son delegaciones provinciales al municipio sin ley. Las delegaciones que hagamos de provincia a municipio serán siempre en el marco de la ley. No puede el Estado provincial delegar libremente al municipio porque la ley no lo permite y más aún, la Constitución provincial no permite que el Ejecutivo provincial delegue funciones en otros Poderes del Estado. Si se hace por ley, no hay ningún problema. Mientras la Ley de Bosques actual esté vigente, no habrá problemas y sólo hay que respetar los pasos que fija esa ley.

P: Gobernador ¿Qué balance hace del año, considerando que hoy prácticamente es el último día hábil del año?

JS: Hay distintos balances que hacer del 2012. Si tomamos el que se hace de los volcanes y las acciones para enfrentar sus situaciones, podemos afirmar que se trata de un balance muy positivo. Tanto el pueblo de Villa La Angostura como el de Caviahue-Copahue, hubo mucha unidad, mucha conciencia. Entonces hago el balance en torno a un pueblo que está muy firme, de pie para enfrentar adversidades y también para aprovechar las oportunidades que nos brinda la naturaleza.

En lo que hace al balance económico: fue un año difícil, complicado, la provincia debió recurrir al crédito a pagar en 18 meses; nos hemos endeudado en alrededor de 700 millones de pesos para paliar el déficit que hemos tenido. Por ello, debemos estar muy cautos y prudentes a la hora de pedir y de reclamar.

Veo que hay dirigentes de gremios estatales que reclaman y reclaman y en dicho reclamo hay que ver si la Provincia puede o no atender dichas demandas. La provincia es el conjunto de habitantes y no es el gobierno o el gobernador, y hasta escuché decir que el gobernador debe ser más diligente y responsable al respondernos. Y responder no quiere decir que les tenga que decir que sí. No se le puede decir que sí a cualquier aumento.

Por lo tanto, en el balance económico digo que tenemos que ser prudentes. Ya vendrán tiempos mejores. De todas maneras no hemos desentonado con los aumentos salariales y en estos cinco años Neuquén estuvo -con dichos aumentos- muy por encima de la inflación medida por la provincia; en Neuquén tenemos los mejores sueldos de la República Argentina, salvo Tierra del Fuego y Santa Cruz, que igualmente tuvieron (estas dos provincias) problemas para pagar los sueldos.

No quiero tener problemas a fin de mes que lleven a no pagar los sueldos, entonces por qué decir que sí al pedido de un aumento salarial si después no se puede pagar. Eso es un enredo. Quiero creer que los dirigentes sindicales que están en una actitud muy extrema, no estarán pidiendo aumentos salariales para que el Ejecutivo diga que sí, luego no pueda cumplir y así generar caos social. Nosotros seguiremos construyendo la paz social.

Destaco la compra de la fábrica de cerámicos Zanon por expropiación, habiendo pagado 28 millones de pesos, lo que hace que hoy la fábrica sea de los trabajadores agrupados en cooperativa. Esto (antes que se solucionara) recordemos que era motivo de violencia.

En el balance que hago del año, también debo mencionar lo negativo. El derrumbe del edificio de la Cooperativa Obrera es un balance sumamente negativo. En mi mensaje de Fin de Año que hoy injusta y dolorosamente, había espacios vacíos en las mesas de familias neuquinas. Esto no tiene que ocurrir y aquí hablo de la diligencia y de la responsabilidad empresaria. Los empresarios deben ser muy responsables.

Aquí, en este puente que inauguramos, cuando se hizo el cálculo de la estructura se llegó a un total de 60 toneladas de hierro, también hormigón, antisísmico y hasta hay que calcular la frenada del camión porque aumenta en un 60 por ciento aproximadamente el peso de dicho vehículo en el puente.

Entonces hay que ser inteligente, responsable, tener compromiso y todo ello cuando falta, es motivo de dolor. Hemos tenido también dolores en el 2012 y debemos -en consecuencia- extremar medidas de precaución en los lagos y en los ríos, porque pierde la vida mucha gente. Por eso tenemos que extremar los trabajos, ver la forma de implementar los equipamientos que hagan falta, respaldar a la Prefectura Naval Argentina en lo que haga falta para que tenga más elementos, ver cómo podemos prevenir (accidentes) y el riesgo que se corre con la naturaleza en los cursos de agua, para darle seguridad a nuestros habitantes y también a los turistas.

Pero en el balance general puedo decir que es un momento fundacional. Siempre cito el discurso de Felipe Sapag del año 63, cuando dice: venimos a gobernar una provincia pobre, una provincia desértica, donde no somos dueños de los ríos, de los recursos; donde la mortalidad infantil es la más alta de la República. Estaba hablando en el año 63, cuando el analfabetismo era el más alto de la República; (con) 50 escuelas rancho de adobe, piso de tierra, techo de paja. De 150 edificios, 50 eran así.

Hoy tenemos otro momento fundacional. Ese fue uno. Después de 50 años podemos ver otra realidad en Neuquén. El plan de salud pública funciona y es el que mejor funciona de todas las provincias argentinas. El sistema educacional funciona; tenemos 1.200 establecimientos escolares en 700 edificios. Tenemos el Banco Provincia del Neuquén, que es uno de los pocos bancos públicos. Tenemos obra social del Instituto (de Seguridad Social del Neuquén), que funciona. Por supuesto que problemas hay, todos los días. Y también con la caja previsional, problemas tiene. ¿Por qué? Porque hay 17 mil jubilados y son 50 mil aportantes. Entonces siempre hay problemas que hay que resolver.

Por eso, Gas y Petróleo del Neuquén ha ido a perforar. El balance es muy bueno. Hemos hecho tres pozos: dos con Enarsa (Energía Argentina SA) y uno solos. Los tres exitosos. Hemos encontrado petróleo y gas. Y vamos a tener una fuente de ingresos extra para apuntalar la caja previsional, para apuntalar la obra social, para apuntalar a las empresas del Estado. Necesitamos más recursos. Y para tener más recursos, lo que tenemos los neuquinos es que Dios y la naturaleza nos dieron en el subsuelo gas y petróleo. Apliquemos las tecnologías del mundo que hoy son muy buenas, invitemos a todos los inversores del mundo a que vengan, apuntalemos a YPF; y estoy seguro que la economía neuquina va a crecer a ritmos que nunca se vieron en provincia argentina alguna.

P: ¿Cuál es su deseo para el 2013?

JS: Mucha paz social, que haya mucha tranquilidad, mucho diálogo, mucho respeto; que la escuela pública esté abierta, que el hospital público esté abierto, que las rutas estén abiertas, que los edificios públicos no sean ocupados y que cuando se reclama nos sentemos con los números en la mesa y veamos cuándo se puede decir que sí y cuándo hay que decir que no para conservar el conjunto social. No puede ser que un reclamo individual, personal o sectorial perjudique la lucha colectiva.

P: Con respecto a la actividad volcánica, la provincia anticipó también la creación de un centro de monitoreo. ¿Cómo se va a desarrollar?

JS: Estamos trabajando con sismógrafos en el Copahue, pero a la luz de los recientes acontecimientos creemos que no es suficiente. Tenemos que tener sismógrafos en otros lugares. Los sismógrafos nuestros los está siguiendo de cerca la Universidad de San Juan, la gente de San Juan.

Tenemos que trabajar con un centro interpretativo en la localidad y un sistema de monitoreo provincial; y empezar por el volcán Copahue, que es el que está activo. Además vamos a montar un laboratorio para analizar gases, para analizar barros, piedras; para tener un monitoreo también de la terma, desde el punto de vista científico médico; y tener monitoreo del volcán. Todo esto va a ser también oportunidad de atractivo turístico y de mucha tranquilidad a la población y a los turistas, que van a saber que si van a Copahue o Caviahue, van a tener un alerta temprano, sin ningún riesgo a su vida. Yo digo que la lava no te corre por las calles. Muchos piensan: entró en erupción el volcán. Bueno, ¿el volcán Copahue qué tiró? Tiró cenizas, vapor de agua, gases y algunas piedras cerca del volcán. Pero no lava. Muchos dicen: si tira lava el volcán, nos va a correr por las calles. No. Para el vulcanólogo es buena noticia cuando un volcán tira lava, porque va por la ladera del volcán, tarda mucho en llegar a un poblado y se estudia por dónde. En el caso del volcán Copahue tiene un cráter, un conducto y se sabe bien por dónde va a ir la lava.

Entonces, les quiero trasladar mucha tranquilidad a los turistas, a los pobladores, que el volcán Copahue está monitoreado, pero lo vamos a monitorear con más intensidad. Vamos a contratar todos los trabajos que sean necesarios para llevar esta tranquilidad, que el que quiera pasear pueda pasear y que va a tener un alerta temprano, antes que suceda un evento. Y que sepa, en ese centro de interpretación, cuándo es ese momento. Aparte necesitamos técnicos que estén monitoreando permanentemente las señales que va a ir brindando el volcán con este sistema.

P: Gobernador, estamos parados sobre la estructura de un puente. De cara al 2013, ¿el año puede ser un puente de cara a la sucesión o a la continuidad?

JS: Como decía un director técnico de un equipo de fútbol que no es el mío, decía ‘paso a paso’. El 2013 es un año importante para la provincia del Neuquén, desde el punto de vista de (ser una) plataforma de lanzamiento hacia un Neuquén distinto, que le va a dar soberanía hidrocarburífera a la República. Lo que hay en Neuquén está considerado a la altura de Estados Unidos y de China. Es decir, las dos potencias más importantes del mundo. Por supuesto que nosotros no queremos jugar en esas ligas, en esas ligas de China y Estados Unidos. Pero Neuquén va a jugar en la liga latinoamericana como una provincia que le va a dar grandes satisfacciones a la República. Desde ese punto de vista, es fundacional.

Después es un año electoral, de elecciones de concejales en Neuquén y de legisladores nacionales. Tenemos la firme expectativa de ganar esta elección, tener otra vez dos senadores nacionales, tener la posibilidad de ocupar nuestras dos bancas de diputados nacionales, o sea, renovar nuestras bancas de diputados nacionales.

El 2014 va a ser un año distinto. El año 2014 será el año que define lo electoral del 2015. El 2013 será preparatorio, será un apronte, un precalentamiento. Y ahí se van a ver… en la cancha se ven los pingos, dicen. Vamos a ver el 2013 cómo se presenta.

El que realmente va a ser fundacional, política y electoralmente, es el 2014. Desde lo económico. Siempre digo que muchos adversarios míos quieren el fracaso económico de la provincia. No son buenos dirigentes. Hay otros muy buenos dirigentes que no quieren eso, porque saben que les tocaría gobernar si ganaran. Pero hay algunos que apuestan al fracaso, que ponen palos en la rueda, que quieren que todo se vaya al demonio. Es tener una mirada muy corta y no les conviene que el 2014 sea un año bueno económicamente.

La economía y la política tienen mucho que ver. Ya lo decía (Bill) Clinton. Clinton fue uno de los presidentes más sabios, quizás, o más inteligente que tuvo Estados Unidos. Y él decía, cuando le preguntaban acerca de problemas en Estados Unidos, ‘es la economía’. Y él agregaba ‘estúpidos’, porque se lo estaba diciendo a algún dirigente que no entendía cómo funciona la economía. Cuando la economía y la política se van llevando bien, las perspectivas son distintas. Creo que el 2014 va a ser un año importante para la provincia del Neuquén en lo político y en lo económico. Esperemos los resultados. En la cancha se ven los pingos.