Se distribuirán en todas las zonas sanitarias de la provincia, de acuerdo a las necesidades planteadas por las coordinaciones.

El programa de Inmunizaciones y Vigilancia de enfermedades inmunoprevenibles, incorporará 25 heladeras para los Vacunatorios y 6 heladeras de almacenamiento de los inmunobiológicos en las zonas sanitarias.

En julio del año en curso se incorporaron 42 heladeras para uso exclusivo, y esta segunda compra por 25 heladeras permitirá tener prácticamente todos los vacunatorios de la provincia con heladera exclusiva para el almacenamiento de este vital biológico, que dada su composición es muy sensible a cualquier alteración de la temperatura. Requiere mantenerse dentro de rangos de temperatura estables para asegurar su calidad inmunológica. Los rangos de temperatura son de 2 a 8 grados centígrados.

Para asegurar la cadena de frío intervienen un conjunto de eslabones de tipo logístico que comienzan en la manipulación, el transporte y almacenamiento de los productos biológicos, pasando por todos los puntos críticos hasta llegar al destino final para su aplicación.

Para sostener la cadena de frío intervienen los recursos materiales, financieros y especialmente el recurso humano capacitado, que conociendo los fundamentos utiliza los recursos en forma apropiada.

En esta oportunidad se distribuirán en todas las zonas sanitarias de la provincia, de acuerdo a las necesidades planteadas por las coordinaciones, entre ellas:

Zona Metropolitana, hospital Horacio Heller; centros de salud Villa María, Sapere, San Lorenzo Sur, Parque Industrial, Bouquet Roldán, Añelo, Arroyito; hospital Plottier; Colonia San Francisco; centro de salud Unión; centro de salud Sarmiento II; hospitales de Rincón de los Sauces y Loncopué; centro Don Bosco Zapala; hospital Zapala; centro de salud Pehuenia; hospitales de San Martín de los Andes, Junín de los Andes, Villa La Angostura, Chos Malal, Cutral Co, Picún Leufú y zona sanitaria V. Cuatro heladeras de almacenamiento de mayor dimensión se ubicarán en la zona Metropolitana.

Esta también constituye una medida más de valorización actual y futura de los vacunatorios como entidad constituída por agentes de salud; profesionales, técnicos, con capacitación específica en el Programa de Inmunizaciones, con el equipamiento y recursos necesarios para dar una respuesta de la mejor calidad a las necesidades crecientes de salud de la población.