Completar el esquema de vacunación y realizar consultas oftalmológicas y odontológicas son algunos de los consejos que se brindaron desde la cartera sanitaria.

El ministerio de Salud difunde pautas a tener en cuenta para los niños y niñas en el inicio escolar, como por ejemplo completar el esquema de vacunación, y realizar controles oftalmológicos y odontológicos.

Durante la etapa escolar es importante llevar a los menores al pediatra al menos una vez al año, aun cuando no exista ningún problema aparente. También es necesario realizar una visita al oftalmólogo y al dentista para prevenir o resolver alguna dificultad presente, evitando inconvenientes a futuro. El fin es evaluar el estado de salud y detectar tempranamente los riesgos y problemas de los niños escolarizados.

Los niños que van a preescolar o sala de cinco años, deben recibir las vacunas del Calendario Nacional: Triple Viral (sarampión, rubéola y paperas); Triple Bacteriana (difteria, tétanos y tos convulsa); y Poliomielitis (por vía oral).

Araceli Gitlein, referente del departamento de Inmunizaciones de la subsecretaría de Salud, recordó que “en nuestra provincia la vacunación de estos niños la hacemos luego del receso escolar de invierno en los establecimientos escolares”, y agregó que “los niños se pueden vacunar también en los vacunatorios, antes de que nosotros vayamos al jardín”.

Consideró importante que, si ya se aplicaron las vacunas y para evitar una doble vacunación, “los padres envíen al jardín el carnet de vacunas donde figuran las dosis aplicadas”.

El departamento de Inmunizaciones recuerda que el inicio del ciclo lectivo implica el contacto con otros niños y adultos que lleva a una mayor exposición para adquirir enfermedades, algunas de las cuales pueden prevenirse a través de la vacunación, reforzando la inmunidad otorgada durante los primeros meses de vida. Al vacunar a los hijos se beneficia a toda la familia, a los compañeros que estudian con ellos y que tienen contraindicaciones para vacunarse, y al resto de la comunidad.

Las vacunas son obligatorias, gratuitas y se aplican en los hospitales públicos y centros de salud de todo el país. Asimismo, es importante recordar que en cada momento de la vida hay vacunas que protegen.

Otros consejos 

Una alimentación saludable aporta los nutrientes esenciales y energía para crecer y mantenerse sano; y favorece el desarrollo y el rendimiento escolar. Es importante incluir algunos de estos alimentos en las comidas de cada día: frutas y verduras de todo tipo y color; lácteos (leche, yogur, quesos); carnes rojas y blancas (siempre retirando la grasa visible); variedad de cereales y legumbres. No olvidarse de ofrecer agua segura frecuentemente para una buena hidratación.

Evitar que los niños consuman con mucha frecuencia: fiambres, hamburguesas industriales, salchichas y otros embutidos; bebidas azucaradas, jugos artificiales, jugos de soja; productos salados tipo copetín, como papas fritas de bolsa, chizitos, palitos; alimentos fritos todos los días (se pueden dar frituras hasta dos veces por semana); y golosinas en general.

El descanso es fundamental para la salud; ayuda a que estén más atentos y aprendan mejor. Es importante que se acuesten temprano y duerman entre 8 y 10 horas diarias.

En cuanto a la actividad física diaria, es fundamental para que los menores crezcan más fuertes y con menos riesgos para su salud. Al mantenerse activos logran músculos y huesos más fuertes; menor probabilidad de sobrepeso y diabetes; presión arterial y niveles de colesterol más bajos.