Recurso eólico: precisiones de la Agencia para el Desarrollo de Inversiones

febrero 10, 2010

El organismo emitió un informe referido a la convocatoria a inversores para estudiar la generación eléctrica a partir de esa fuente renovable en áreas provinciales de propiedad fiscal.

La Agencia para el Desarrollo de Inversiones del Neuquén (ADI-NQN) subrayó la importancia de la convocatoria a desarrolladores e inversores realizada para desarrollar campañas de medición del recurso eólico en áreas provinciales de propiedad fiscal. El organismo se refirió al “proceso innovador puesto en marcha” a partir del llamado al sector privado a invertir en el estudio y el desarrollo de este recurso “con destino a la generación de energía eléctrica limpia e inagotable”.

Al acto de apertura realizado el pasado 5 de febrero, que contó con la presencia de la vicegobernadora de la provincia, Ana Pechen, “se presentaron cinco firmas de primer nivel local e internacional quienes durante los primeros dos años deberán montar torres anemométricas propias y medir, a su riesgo, la calidad del recurso en cada una de las cuatro áreas seleccionadas para este concurso. Ésta es la primera etapa del proceso tendiente a determinar la factibilidad del emprendimiento”, expresa el informe de ADI-NQN.

De contar con resultados positivos y homologados por certificadoras internacionales, se iniciará la segunda etapa, para lo cual la provincia deberá previamente cumplimentar los procedimientos que establecen la Constitución y las leyes, para que los adjudicatarios tengan el derecho a ejercer la opción de constituir una sociedad explotadora, que tendrá a su cargo la construcción y desarrollo de parques eólicos con financiamiento propio, por su cuenta y riesgo, como así la comercialización de la energía eléctrica producida a través del sistema de transporte eléctrico provincial, continúa el texto del organismo provincial.

A su vez, recuerda que mediante el Decreto 1837, el gobernador Jorge Sapag, declaró el año pasado de interés público la generación de energía de origen eólico en áreas de propiedad fiscal. La norma legal autoriza a constituir en esas áreas servidumbres de paso para ubicar los aerogeneradores e instalaciones auxiliares, por lo que no existe posibilidad de enajenación de dichas tierras, que seguirán perteneciendo al patrimonio provincial y sólo serán concesionadas para el desarrollo de este emprendimiento. Muy por el contrario, además, el decreto establece que serán respetados los legítimos derechos de los actuales ocupantes de los predios.

Las restricciones al dominio que produce una instalación eólica son mínimas y, en ningún caso alteran el uso que se le esté dando actualmente a la tierra, sea éste agrícola o ganadero, indica el texto difundido esta tarde.

Por otra parte, los pliegos establecen que durante el período de explotación de los parques eólicos que finalmente se instalen, los concesionarios deberán abonar anualmente, en concepto de uso de la tierra pública, un canon anual en dólares por cada megavatio (MW) instalado. Los valores cotizados por los cinco oferentes están muy por encima de las expectativas oficiales y han alcanzado un máximo de 5.800 dólares y un mínimo de 2.006 dólares.

Queda claro entonces que para el desarrollo de este negocio la provincia no hace ningún aporte de capital ni enajena tierras y sólo se limita a otorgar la concesión de explotación por un término definido, por lo cual percibirá un canon anual en dólares por cada megavatio instalado, respetando los derechos habientes de sus eventuales ocupantes.

La razón para efectuar una campaña de medición del recurso, previa a la decisión de instalar un parque eólico, está dada por la necesidad de que los estudios de factibilidad estén respaldados en mediciones fiables y homologadas internacionalmente, como única vía para acceder al financiamiento de estas instalaciones en los mercados de capital, máxime cuando ellas involucran inversiones altamente intensivas en capital.

Como valor agregado para la provincia por este proyecto, más allá de la utilización de tierras que hoy permanecen improductivas, se debe contabilizar que la ingeniería de las fundaciones de los aerogeneradores como la construcción de sus torres de soporte – que representan casi un 40 por ciento de la inversión- pueden ser realizadas en la región, aprovechando la capacidad disponible en empresas radicadas en la zona, por lo que generará actividad económica y creación de fuentes locales de trabajo.  

La energía eólica, concluye el informe, es una fuente limpia y no contaminante, razón por la cual califica para la obtención de los bonos verdes derivados del protocolo de Kyoto. En esa dirección, la provincia del Neuquén, mediante la sanción de la ley 2596, declaró de interés público la generación de energía eléctrica a partir de fuentes renovables.