Se conmemora el 28 de abril de cada año según lo dispuesto por la Organización Internacional del Trabajo. El secretario de Trabajo, Oscar Closs, explicó que cada año se elabora un informe y para este año involucra un llamado a los gobiernos, empleadores y trabajadores a implementar políticas para prevenir las enfermedades profesionales.

Se conmemora cada 28 de abril el Día Mundial de la Seguridad y Salud en el Trabajo, fecha instaurada a partir de 2003 por la Organización Internacional del Trabajo (OIT) para promover tanto la salud y la seguridad en el trabajo como el trabajo decente.

En el año 2003, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) comenzó a organizar actividades para conmemorar el Día Mundial haciendo hincapié en la prevención de accidentes y enfermedades profesionales, sacando partido de sus virtudes tradicionales de tripartismo y diálogo social. El 28 de abril es además un día que el movimiento sindical mundial asocia desde hace años con la conmemoración de las víctimas de accidentes y enfermedades profesionales.

El secretario de Trabajo, Oscar Closs, explicó que “cada año, el programa de la OIT sobre Seguridad y Salud en el Trabajo y Medio Ambiente elabora un informe que sirve para dar fondo al tema. Este año, según comunicó el organismo internacional, hará un llamado a los gobiernos, los empleadores y los trabajadores y sus organizaciones a colaborar en el desarrollo y en la implementación de políticas y estrategias nacionales destinadas a prevenir las enfermedades profesionales”.

Closs sostuvo que “la seguridad y la salud en el trabajo son un constante motivo de preocupación en el gobierno provincial como los es en todo el mundo tanto para los gobiernos, como lo es para los trabajadores y sus familias, y para los empleadores, si bien algunas industrias son por naturaleza más peligrosas que otras”.

A nivel mundial, las enfermedades profesionales siguen siendo las principales causas de las muertes relacionadas con el trabajo. Según estimaciones de la OIT, de un total de 2.340.000 decesos cada año, sólo 321.000 se deben a accidentes. Los restantes son causados por diversos tipos de enfermedades relacionadas con el trabajo, lo que equivale a un promedio diario de más de 5.500 muertes. Se trata de un déficit inaceptable para las condiciones de trabajo decente.

El funcionario también mencionó que “la ausencia de una prevención adecuada de las enfermedades profesionales tiene profundos efectos negativos no solo en los trabajadores y sus familias, sino también en la sociedad en su conjunto, debido al enorme costo que esta genera; en particular, en lo que respecta a la pérdida de productividad y la sobrecarga de los sistemas de seguridad social. La prevención es más eficaz y menos costosa que el tratamiento y la rehabilitación”.