Con la llegada de las bajas temperaturas es necesario trabajar en la prevención y sensibilización de la población para evitar intoxicaciones por monóxido de carbono.

Dado que en esta época del año comienzan a registrarse temperaturas más bajas y frente al aislamiento social dispuesto por la pandemia de coronavirus (Covid-19), desde el ministerio de Salud se recuerdan algunas acciones sencillas para evitar intoxicaciones por monóxido de carbono (CO).

Qué es el CO

El monóxido de carbono es el producto de la combustión incompleta del gas (de red, garrafa, etc.) o cualquier otro combustible (leña, querosén, nafta, plásticos, etc.).

Se origina por el mal funcionamiento de los artefactos (calefón, termotanque, estufas, cocina, grupo electrógeno, estufas de querosén, caños de escape de vehículos en lugares cerrados) y se acumula rápidamente en lugares con poca ventilación.

No es detectable mediante los sentidos, porque no tiene color, olor, sabor ni es irritante.

Cómo prevenir las intoxicaciones por CO

Dada la situación epidemiológica actual, se recomienda tener una ventilación permanente en cada ambiente calefaccionado. Es importante recordar que las hornallas y el horno son artefactos que no deben ser utilizados para calefaccionar el hogar.

Si se usan estufas y braseros, no se debe arrojar al fuego ningún tipo de plástico, goma o metales, y siempre se los debe apagar para dormir. En cuanto a los artefactos a gas, se aconsejan las estufas de tiro balanceado y su control anual por parte de un gasista matriculado.

La llama del quemador de los artefactos a gas debe ser de color azul con los extremos transparentes. Al encenderse no debe quedar una parte apagada o demorar excesivamente en encenderse por completo.

Es importante evitar instalar calefones o termotanques en el baño o en espacios sin ventilación; así como también encender motores a combustión en lugares cerrados (autos, grupos electrógenos, motosierras, etc.); y durante ausencias prolongadas es necesario cerrar las llaves de gas.

Cuáles son los síntomas de una intoxicación por CO

Los síntomas de intoxicación pueden ser dolor de cabeza, mareos, visión borrosa, zumbidos en los oídos, dificultad para concentrarse, convulsiones, desmayo, dolor de pecho, falta de aire, dificultad para respirar, náuseas, vómitos, dolor abdominal, debilidad y/o dolor muscular, llanto constante, rechazo del alimento, succión débil (niños y lactantes), entre otros.

Ante la sospecha de intoxicación, es importante retirar rápido a la persona hacia un lugar ventilado, abrir puertas y ventanas, y pedir ayuda de inmediato llamando al 107.

El tratamiento adecuado es el oxígeno a altas concentraciones y aplicado oportunamente, evita complicaciones y secuelas que pueden aparecer varias semanas o meses después.

Otros números de teléfonos útiles son bomberos 100, policía 101, Defensa Civil provincial 103.