Se realizaron el pasado 15 de diciembre, en el marco de las jornadas de “Tratamiento integral de la obesidad”.

Hace más de un año un equipo multidisciplinario del hospital Castro Rendón viene formándose sobre diversas temáticas relacionadas con la obesidad, lo que generó la conformación de un Centro de Tratamiento Integral para la Obesidad dentro del nosocomio. El trabajo se vio coronado con las dos primeras cirugías bariátricas realizadas en el sistema público de Salud, el pasado 15 de diciembre en el marco de unas jornadas de “Tratamiento integral de la obesidad”.

Ante un panorama en el que la provincia de Neuquén registra un aumento en la prevalencia de sobrepeso, obesidad y otras conductas de riesgo, surgió -desde un grupo de profesionales del hospital regional- la necesidad de brindar una respuesta desde el sistema público de Salud a la comunidad.

Por tal motivo, desde el hospital Castro Rendón comunicaron que cualquier persona que quiera modificar sus hábitos mejorando su calidad de vida, puede acercarse a cualquier establecimiento de salud de la provincia en donde se le hará una evaluación, y si el paciente lo necesita, deberá ser derivado para recibir apoyo, consejería, y asistencia en el Centro Integral de Tratamiento de la Obesidad.

El director del hospital, Adrián Lammel, junto con Javier Sánchez Alipio, médico cirujano del establecimiento, hablaron sobre la importancia de abordar de manera integral e interdisciplinaria esta enfermedad crónica, y comentaron que hace un año se viene trabajando con un grupo de 12 pacientes. Asimismo, comentaron que como cierre de “un año intenso de trabajo y aprendizaje” se realizó -el pasado 15 de diciembre- la primera jornada de Tratamiento Integral de la Obesidad.

Del encuentro participaron profesionales de la salud de toda la provincia y contó con la presencia de profesionales de la provincia de Corrientes, quienes practicaron e instruyeron al personal a partir de la realización de las dos intervenciones. Las mismas fueron trasmitidas en vivo para luego concluir con un plenario, preguntas y conclusiones.

“En este marco realizamos las dos primeras cirugías bariátricas con técnica Manga Gástrica a pacientes obesos dentro del sistema público neuquino. Antes este tipo de intervención debían ser derivadas al subsector privado o incluso afuera de la provincia”, puntualizó Lammel y anunció que “las cirugías salieron muy bien, las pacientes evolucionaron favorablemente y a las 48 horas fueron dadas de alta. Para el año que viene tenemos que evaluar a los 10 pacientes del programa y ver quiénes pueden ser operados”.

En relación a las dos técnicas de cirugía bariátrica -Manga Gástrica y Bypass Gástrico-, Sánchez Alipio explicó que “si los pacientes no tienen seguimiento y controles periódicos no hay avances. Se debe -a través del grupo interdisciplinario- preparar al paciente, poner en condiciones, y después de la intervención es fundamental el seguimiento para que el paciente adopte conductas adecuadas” dijo.

“La cirugía bariátrica es una parte de un gran camino terapéutico contra la obesidad”, expresó el médico cirujano y aclaró que “debe ser acompañado por cambios de conductas como comer saludablemente y desarrollar actividad física, que son cuestiones que se deben abordar desde varios lugares: primero, desde un compromiso individual y segundo desde una mirada social, donde intervenga la familia, las instituciones educativas y los medios de comunicación”.

Centro de Tratamiento Integral

En relación a la conformación del Centro de Tratamiento Integral para la Obesidad, Lammel explicó que “ya iniciamos las acciones para acreditarnos y contamos con una disposición del hospital, y además se elevó un programa de trabajo a la subsecretaría de Salud que ya fue aprobado”. Adelantó que se están realizando los trámites para tener la acreditación a nivel nacional.

El Centro Integral se desarrolla dentro del establecimiento y cuenta con un equipo conformado por diversos especialistas -médicos clínicos, cirujanos, traumatólogos, nutricionistas, psicólogos, asistentes sociales, y enfermeros-. “Es importante destacar que todo el personal del hospital colabora y acompaña desde un punto de vista comunitario con este tipo de emprendimientos”, expresó el director.

Por otro lado, manifestó que “este es un hospital escuela y es necesario que se termine de instrumentar el Centro para continuar formando profesionales dejando la capacidad instalada, así como venimos haciendo con otros programas y áreas, como las de Cirugía de Cabeza y Cuello, Cardiopatías Congénitas, y Traumatología”.

Tipos de intervenciones

Los profesionales explicaron que la cirugía bariátrica es el conjunto de procedimientos quirúrgicos utilizados para abordar la obesidad. Dentro de estas cirugías encontramos dos procedimientos: el Bypass Gástrico y, por otro lado, la Manga Gástrica. Ambas intervenciones deben ser acompañadas de modificaciones reales de la alimentación diaria, y de ejercicio físico programado para que sean efectivas.

Estas dos técnicas utilizan métodos mínimamente invasivos o laparoscópicos, indicados para personas con obesidad clínicamente severa, y que han fracasado en conseguir descenso de peso y mejoría en su calidad de vida a través de tratamientos convencionales. Para acceder a la intervención, estos pacientes son evaluados estrictamente por un grupo multidisciplinario de profesionales.

La Manga Gástrica es una intervención quirúrgica. Es un nuevo procedimiento que induce a la pérdida de peso a través de la restricción de la entrada de la comida. Con este procedimiento, se remueve aproximadamente el 60 porciento del estómago a través del procedimiento laparoscópico, y así, el estómago toma la forma de un «Tubo o Manga».

Por otro lado, el Bypass Gástrico es un tratamiento quirúrgico que modifica al estómago y el intestino delgado con el objetivo de causar una pérdida de peso a raíz de dos razones: restricción de la ingesta calórica y mala absorción de las calorías. Consiste en reducir el tamaño gástrico con auto-suturadora quirúrgica cortando el estómago y dejando un reservorio de aproximadamente 20 ml. Luego se divide el intestino delgado para formar una «Y» y así cambiar el curso de las secreciones biliopancreáticas y además unir esta «Y» al reservorio gástrico para que el alimento siga por un curso diferente. La ingesta es restringida por la creación de una pequeña bolsa que sirve como estómago.