Ambos ministerios firmaron un convenio para sumar a las huertas protegidas al proceso de rehabilitación integral de la salud de los pacientes.

Con la presencia del gobernador Omar Gutiérrez, los ministerios de Producción y Turismo y de Salud y Desarrollo Social firmaron este mediodía un convenio para implementar un programa de huertas protegidas para la promoción, prevención y rehabilitación de la salud integral mediante el trabajo de la tierra y las posibilidades de producción que abre las diferentes acciones de la agricultura urbana. El convenio fue suscripto por los titulares de ambos ministerios, José Brillo y Ricardo Corradi Diez, respectivamente.

El programa se llevará adelante con la coordinación y ayuda del Programa de Desarrollo Agroalimentario (PRODA), que depende de Producción y Turismo.

El trabajo común entre ambas carteras incluye el desarrollo de programas cooperativos de intervención hortícola-terapéutico, investigación y extensión en áreas de interés mutuo; la puesta en funcionamiento de unidades productivas en los diferentes centros asistenciales del área provincial de Salud; el acompañamiento técnico a través de los equipos de profesionales que se desempeñan de manera  específica en cada área (equipos psico-sociales y técnico-productivos) y la capacitación permanente y formación del personal afectado; entre otras.

El programa se llevará adelante con la coordinación y ayuda del Programa de Desarrollo Agroalimentario (PRODA).

El convenio tiene una duración de tres años, a cuyo término se renovará automáticamente por períodos iguales y sucesivos si ninguna de las partes comunicara su intención de darlo de baja seis meses antes de la fecha de expiración del período respectivo.

El acto de firma del convenio se realizó este mediodía en el hospital Heller de Neuquén capital. Su director, Víctor Noli, ponderó el programa de fomento de las huertas y recordó que ese centro de salud tiene una huerta protegida cuyo desarrollo fue posible gracias a la colaboración constante del PRODA, “que nos permitieron progresar gracias a sus insumos, logística y a la claridad profesional y humana de sus técnicos” destacó.

Las huertas protegidas terapéuticas son unidades de producción de agroalimentos, orientadas a la prevención, rehabilitación y promoción de la salud integral, atendiendo aspectos productivos pero también físicos, psicológicos y sociales, procurando así una mayor calidad de vida. En términos generales, la actividad hortícola reporta un bienestar físico y anímico ampliamente valorado. El trabajo diario en la huerta, la vinculación con la tierra, el lazo social que se establece entre pares, la reafirmación de prácticas saludables, son de hecho actividades que reconfortan y contribuyen de modo positivo en el plano subjetivo y en las dinámicas grupales.

En la actualidad existen varias experiencias de huertas protegidas en distintas instituciones sanitarias neuquinas: en los centros de salud de Mariano Moreno de Neuquén y del barrio Sarmiento I en Centenario, en los hospitales Heller de Neuquén,  de Centenario, Cutral Co y Plaza Huincul; y en convenio con el Instituto Austral de Salud Mental (IASAME).