El subsecretario Ricardo Esquivel fue invitado a exponer ante la comisión de Medio Ambiente del Concejo Deliberante capitalino para informar sobre la obligatoriedad del uso de sistemas de tratamiento de efluentes cloacales en industrias y urbanizaciones.

El subsecretario de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Ricardo Esquivel, manifestó ayer a los concejales que integran la comisión de Medio Ambiente del Concejo Deliberante neuquino la preocupación del gobierno provincial por las urbanizaciones próximas a la costa de los ríos Neuquén y Limay que no cuentan con un sistema de tratamiento de líquidos cloacales adecuado y aprobado por el Ente Provincial de Agua y Saneamiento (EPAS).

El funcionario, que depende del ministerio de Energía, Ambiente y Servicios Públicos, manifestó que los sistemas de tratamiento mediante pozos ciegos no se permiten más, dado que saturan las napas freáticas y producen un importante vector de afectación ambiental en perjuicio de la calidad de los recursos hídricos existentes.

Esquivel fue invitado por la comisión presidida por Juan Pablo Prezzoli, con el objeto de informar sobre los alcances de la disposición SSAyDS 811/12 y el decreto 1485/12 de aplicación en el ámbito provincial y referidos a la obligatoriedad del uso de sistemas de tratamiento de efluentes cloacales en urbanizaciones e industrias asentadas en lugares que no dispongan de instalaciones o sistemas de servicios cloacales.

Luego de informar sobre los alcances de dicha normativa, Esquivel expresó a los ediles que el municipio debe abstenerse de aprobar más urbanizaciones y loteos cercanos a la costa de los ríos Neuquén y Limay que no cuenten con un sistema de tratamiento de líquidos cloacales adecuado y aprobado por el EPAS.

El funcionario puso de relieve el caso del barrio Rincón de Emilio, donde una parte de la urbanización no cuenta con red cloacal y las viviendas tienen como sistema de tratamiento pozos ciegos absorbentes que se filtran a una napa freática poco profunda y a través de ella los líquidos llegan al río Neuquén.

Esquivel sostuvo que esta problemática es de alta preocupación del gobierno provincial, y reconoció que ella se debe a la gran expansión inmobiliaria que se registra en los últimos años en la región y en otras zonas de la provincia.

En relación con la disposición SSAyDS Nº 811/12, Esquivel y los técnicos Juan Vassallo y Gladys Marchese manifestaron que para resolver la problemática ambiental en urbanizaciones costeras a los ríos Neuquén y Limay se debe trabajar en forma concurrente con el municipio de la ciudad de Neuquén, ya que no es un problema que se pueda resolver unilateralmente, debido a que ambas jurisdicciones deben colaborar para minimizar la afectación al recurso hídrico provincial.

Los concejales coincidieron de forma unánime en la necesidad de formar una comisión de trabajo interinstitucional entre la provincia y la municipalidad, con el objetivo de avanzar en políticas de acción y consenso concretas para la solución de esta problemática de alto riesgo, que constituye una real amenaza a la calidad de las aguas de los ríos Neuquén y Limay, coincidiendo en que el deber principal es la preservación, protección y resguardo del preciado recurso hídrico.