Se verifica la calidad de las aguas en distintos puntos del territorio neuquino atento a la situación de emergencia hídrica por sequía que está padeciendo la Provincia.

Debido a la emergencia hídrica que enfrenta la provincia por sequía, desde la subsecretaría de Recursos Hídricos se programaron muestreos adicionales para controlar la calidad de las aguas que fundamentalmente son fuente de abastecimiento a la población.

Esta tarea se lleva a cabo en conjunto con la Autoridad Interjurisdiccional de Cuencas de los ríos Limay, Neuquén y Negro (AIC) y el Departamento Provincial de Aguas (DPA) rionegrino. Y se suma a las inspecciones y monitoreos que habitualmente se realizan a los recursos hídricos superficiales y subterráneos, así como también a la verificación de las condiciones de vertido de efluentes cloacales e industriales en cumplimiento de la normativa vigente y de lo autorizado por la autoridad de aplicación.

Al respecto, la directora de fiscalización Área Metropolitana, Andrea García Tourn, explicó que “atendemos todas las situaciones que requieran del uso del agua o que puedan generar un impacto en el recurso hídrico tanto superficial como subterráneo”. Y agregó que “nos abocamos a hacer inspecciones en vertidos como así también los monitoreos de los mismos, para que respeten los valores guías establecidos en el Código de Aguas (Ley 899)”.

García Tourn detalló que “para la zona de la Confluencia, donde reside gran parte de la población de la provincia, se ha diseñado un programa de monitoreo intensivo desde aguas abajo de la presa de Arroyito, hasta la confluencia por el rio Limay y desde aguas abajo del Compensador el Chañar hasta la confluencia por el río Neuquén; es decir que extendimos la zona y bajamos la frecuencia – ya que se hará bimestral- del programa de monitoreo que llevamos ya más de 4 años de ejecución. Asimismo, entre estos muestreos se hará muestreo adicional para las tomas de agua para abastecimiento humano de las poblaciones ribereñas”.

Por su parte, el coordinador de fiscalización hídrica Manuel Lillo, sostuvo que se empezará a trabajar también en el norte de la Provincia. “Vamos a trabajar en la cuenca alta del río Neuquén, donde continuaremos con el monitoreo de la calidad de agua y de seguimiento y control del alga invasora Didymo (Didymosphenia geminata). En paralelo, junto con los municipios del norte estaremos monitoreando las tomas de agua que abastecen las localidades”, expresó. Lillo precisó que “está previsto en un principio que sea mensual, después eso puede ir variando dependiendo de los resultados que se vayan obteniendo”.

Por otra parte, también se está ajustando la nueva campaña de muestreo de agua para aptitud con contacto directo – recreacional- que todos los años se realiza en el marco de la Unidad de Gestión de Calidad de Agua.