El ministerio de Salud compró recientemente por 360 mil pesos una Estación de Trabajo de Anestesia para el hospital Castro Rendón, que permitirá brindar una mayor accesibilidad de los servicios de salud a la población. Hoy, el hospital provincial realiza cirugías oncológicas, de cabeza y cuello, cardiovasculares infantiles, traumatológicas de miembro superior o de cadera y cirugías con compromiso nervioso y cerebral, que antes se derivaban a centros de complejidad de Buenos Aires.

El ministerio de Salud de la provincia adquirió una Estación de Trabajo de Anestesia para el hospital provincial Eduardo Castro Rendón. El monto invertido fue superior a los 360 mil pesos. Esta compra se enmarca dentro de las políticas que lleva adelante la cartera sanitaria que, de forma permanente, adquiere nueva tecnología para brindar una mayor accesibilidad de los servicios de salud a la población.

En la actualidad, en el hospital Castro Rendón se realizan cirugías oncológicas, de cabeza y cuello, traumatismos graves, cardiovasculares infantiles, traumatológicas de miembro superior o de cadera, cirugías con compromiso nervioso y también cerebrales, que hasta hace poco tiempo se derivaban a Buenos Aires.

La inversión que realizó el gobierno provincial se hizo a través del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). El nuevo equipamiento es marca General Electric, modelo S/5 Avance.

Con referencia a la nueva incorporación, el director del hospital Castro Rendón, Adrián Lammel, dijo que “con esta nueva estación se mejora la accesibilidad de cirugías programadas para los niños, tanto pediátricos como neonatales sobre todo de aquellos de muy bajo peso”.

Detalló que “para realizar la adquisición, desde el nosocomio se realizaron consultas a otros centros de salud del país como el hospital Garrahan” y añadió que “no hay en el país muchas estaciones de esta magnitud, son muy pocas y en la zona no hay”.

“Uno de los problemas que teníamos eran las mesas de anestesia con varios años de antigüedad y como éste es un hospital general tanto de adultos, pediátrico y neonatológico, necesitamos mesas de anestesia especiales, que son de altísima complejidad”, dijo el director.

Lammel informó que “la necesidad de incorporar este tipo de tecnología fue canalizada a través del ministro Rubén Butigué, que autorizó la incorporación de dos mesas de anestesia: una de altísima complejidad que ya fue comprada y otra de alta complejidad que está en trámite para ser adquirida”. Especificó que “la estación de trabajo es una máquina compleja que integra cuestiones como los gases, las drogas, el monitoreo de la parte pulmonar y cardíaca; da un margen de seguridad, por las alarmas que tiene y por su precisión”.

Por otra parte, el jefe del departamento de Servicios Quirúrgicos del hospital Castro Rendón, José Luis Cormenzana, dijo que “la importancia de la adquisición de este carro de anestesia es que ahora se accede a la posibilidad de tener dos cirugías simultáneas de pacientes de altísima complejidad”.

 

Cirugías

Refiriéndose a estas cirugías que se realizan en el hospital provincial, Adrián Lammel dijo que en la actualidad “las listas de espera se han reducido, ya que estamos dando respuestas de mayor calidad a cirugías complejas que antes se derivaban afuera”.

Sostuvo que “durante muchos años en este hospital las cirugías de urgencia siempre fueron más que las programadas” y eso “es un indicador de que se está funcionando más ordenadamente”.

Cormenzana comentó que “el gran avance de la medicina hace que las instituciones no puedan acompañar ese adelanto y en general se van quedando, pero Neuquén –a través de la cartera de Salud- está siguiendo ese avance tecnológico muy de cerca, situación que no se repite en muchos lugares del país”.

“Muchas cirugías que antes se derivaban a Buenos Aires o a centros de mayor complejidad, hoy se hacen acá y con equipos propios”, subrayó Lammel y explicó que en algunos casos “viene un equipo de Buenos Aires y trabaja en conjunto con el personal local, permitiendo que el paciente se quede en su lugar y deja capacidad instalada local”.

Julio Zabala, a cargo del servicio de Anestesiología del hospital, dijo que en la actualidad se resuelven no sólo los problemas de la provincia. “En este momento estamos operando pacientes de Tierra del Fuego a través del Programa Nacional de Cardiopatía Congénita, que han elegido nuestro hospital para dar respuestas; también hemos tenido pacientes de Chubut, Río Negro y La Pampa”.