Así lo anticipó el gobernador Jorge Sapag ayer en Buenos Aires. El objetivo del proyecto es propiciar la construcción de torres aerogeneradoras de 2 megawatts en distintos puntos de la provincia.

El gobernador Jorge Sapag anunció el diseño de un plan a través del cual se prevé aprovechar el desarrollo de los hidrocarburos no convencionales para la obtención de energía eólica a gran escala. El anuncio tuvo lugar en el marco del último almuerzo del año del Club del Petróleo, que se realizó ayer al mediodía en el Marriott Hotel de la cuidad autónoma de Buenos Aires.

En la ocasión, el mandatario aportó detalles sobre la propuesta, que prevé la instalación de un molino por cada 10 pozos de recursos no convencionales, cuya perforación demandará alrededor de 100 millones de dólares. “Nuestra intención es que esta propuesta, financiada por las petroleras, se destine esencialmente a abastecer el consumo eléctrico interno de cada yacimiento no convencional, además de proveer energía a otros campos e inyectar el excedente a la red provincial”, precisó Sapag.

De esta manera podrán conformarse uno o más parques eólicos en suelo neuquino. “Neuquén posee una gran ventaja para que ello ocurra, ya que cuenta con cinco líneas de alta tensión y transporte eléctrico asegurado”, señaló el gobernador y agregó que“es un proyecto que hoy está en plena etapa de diseño, al igual que la Red Azul, un sistema de acueductos orientado a suministrar el recurso hídrico a distintas locaciones hidrocarburíferas. La idea es propiciar la construcción de torres aerogeneradoras de dos megawatts (Mw) cada una en distintos puntos de la provincia”.

El mandatario afirmó que en una primera etapa se prevé perforar cerca de 1.000 pozos no convencionales en la provincia, con lo que podrían montarse unos 100 molinos que sumarían una capacidad estimada de 200 Mw. “Será clave el rol del polo tecnológico que estamos construyendo en Cutral Co y Plaza Huincul, adonde se van a fabricar torres aptas para la aerogeneración, lo que se constituirá en el puntapié inicial de este proyecto”, expresó.

Dicha labor estará a cargo de Invap, cuyo desarrollo científico y técnico deberá ser respaldado por las operadoras. “Con este impulso a la generación de energía limpia y alternativa, apuntamos a consolidar nuestro compromiso con la responsabilidad social y el cuidado ambiental”, aseguró Sapag.

“En definitiva, el recurso eólico está. Estamos realizando mediciones en distintas áreas de la provincia y los resultados preliminares son muy buenos”, indicó y remarcó que se trata de una alternativa importante cuya concreción tendrá lugar en cuanto se definan las inversiones.

Para finalizar, Sapag remarcó las crecientes perspectivas en relación al shale: “No es casual que haya tantos interesados en el rubro y que ya tengamos propuestas de inversión que rondan los 2.000 millones de dólares”, dijo.