La Provincia recibió este atributo por el trabajo desarrollado dentro del programa de Mediación Comunitaria. La ceremonia se desarrolló hoy en el Congreso de la Nación.

La provincia del Neuquén fue distinguida hoy como Embajada de Paz, producto del trabajo desarrollado dentro del programa de Mediación Comunitaria, que es implementado por el gobierno y permite resolver controversias o conflictos entre ciudadanas y ciudadanos neuquinos mediante el diálogo.

El ministro de Gobierno, Juan Pablo Prezzoli asistió hoy al acto de entrega de este atributo en dependencias del Congreso de la Nación. Destacó la designación y explicó que “la Mediación Comunitaria es un servicio que se implementa en Neuquén desde el Estado provincial y que permite componer situaciones para -de esta manera- prevenir la violencia y evitar la judicialización de los conflictos entre vecinos que muchas veces es costosa”.

Explicó que “en los últimos tres años el gobierno de la provincia logró tres mil intervenciones con un 70 por ciento de acuerdos. Esto significa que más de siete mil ciudadanos neuquinos participaron de distintas mediaciones, logrando que en la actualidad vivan con mayor seguridad y paz, ya que -resuelto su problema- evitaron incurrir en alguna conducta que afectara sus propios bienes o sus vidas”.

Prezzoli se manifestó “feliz” de recibir hoy en dependencias del Senado de la Nación esta distinción para la Provincia y aseguró que “ello marca la senda para profundizar estas acciones, cuyo impulso a la iniciativa corresponde al gobernador Omar Gutiérrez y a la ley de Mediación Comunitaria aprobada por la Legislatura neuquina”.

“Ello nos convoca a seguir creciendo, a darle territorialidad al programa mediador y que hoy está a disposición de todos los municipios”, afirmó el ministro de Gobierno y adelantó que “ya son muchas las intendencias que se comprometieron y en la actualidad llevan adelante este trabajo articulado para profundizar la pacificación en la provincia”.

La Provincia recibió este atributo por el trabajo desarrollado dentro del programa de Mediación Comunitaria.

El acto se desarrolló esta mañana en el salón Manuel Belgrano del Senado. Los reconocimientos también alcanzaron al director del área, Nicolás Bavio y al mediador Facundo Ramírez, en este caso como Embajadores de Paz. El servicio de Mediación de la provincia recibió, asimismo, la Bandera de la Paz.

Por resolución aprobada por la Asamblea General de las Naciones Unidas el 15 de junio de 2007, se decidió declarar al 2 de octubre como Día Internacional de la No Violencia. En ella se reafirman los principios de paz, tolerancia, comprensión y no violencia. La fecha se eligió en memoria del nacimiento de Mahatma Gandhi, en homenaje al líder del movimiento de la Independencia de la India y pionero de la filosofía de la no violencia.

La distinción

Hace un mes, el 4 de septiembre, en reconocimiento a su trabajo en la resolución de conflictos, el área de Mediación de la provincia del Neuquén fue postulada como Embajada de Paz. La postulación fue oficialmente comunicada por el movimiento pacifista argentino que trabaja de manera coordinada con la Organización de las Naciones Unidas (Unesco), denominado Mil Milenios de Paz.

Las mediaciones se realizan a través de la dirección de Resolución Alternativa de Conflictos, que depende del ministerio de Gobierno y a cuyo trabajo le otorgó un fuerte impulso el propio gobernador Omar Gutiérrez.

Básicamente, procura que los vecinos puedan resolver sus diferencias a través del diálogo y sin necesidad de recurrir a instancias judiciales. Los problemas más habituales son aquellos que tienen que ver con las medianeras, los agravios o las mascotas.

En la carta enviada a Neuquén la presidenta de Mil Milenios de Paz, Inés Palomeque, destacó que esta institución lleva adelante la campaña “Mil banderas para mil escuelas, instituciones, organizaciones y personalidades”, destinada a despertar y legar conciencia de paz.

Cada año se designan nuevas embajadas, embajadores y embajadoras, que tienen “gran vocación de servicio y son fuente de inspiración y amor en distintos puntos del planeta”, destacó.

El proyecto contempla establecer Embajadas de Paz desde Antártida hasta Alaska. Precisamente, la primera se estableció el 25 de febrero de 2006 en la Escuela de la Base Esperanza Antártida.

“La Bandera de la Paz es un símbolo universal, que representa la unidad en la diversidad, para lograr un mundo mejor, auspiciando el respeto a todas las creencias”, destacó Palomeque.

Recordó, además, que “fue aceptada unánimemente por todos los países de América, el 15 de abril de 1935 en la Casa Blanca en Washington, firmándose el Pacto Roerich de la Paz, con el objetivo de preservar el acervo cultural de la humanidad.

Entre otras cosas, las instituciones y los embajadores tienen que comprometerse a “contribuir con la construcción de la cultura de paz y no violencia para todos los niños del mundo, en el marco del acuerdo firmado con Unesco”.

Con sede en la localidad bonaerense de Martínez, Mil Milenios de Paz surgió el 11 de noviembre de 1995, en el barrio de Núñez de la ciudad autónoma de Buenos Aires.

Se define a sí mismo como “un movimiento internacional, pacifista, asociativo y solidario de la sociedad civil, dedicado a contribuir al establecimiento de una cultura de paz en nuestro planeta a través del arte, cultura y educación para la paz”.