Un equipo técnico binacional analizará la solicitud del gobierno provincial para priorizar Pichachén. Así lo resolvió el Grupo Técnico Mixto, tras conocer los fundamentos de Neuquén para pedir que sea incorporado a la lista de pasos priorizados por Argentina y Chile. En 60 días se enviará una propuesta de desarrollo de pasos fronterizos a las dos Cancillerías.

El ministerio de Desarrollo Territorial informó que la provincia expuso ayer ante el Grupo Técnico Mixto (GTM) Binacional sus fundamentos para solicitar que Pichachén sea incluido en la lista de pasos priorizados. Esto permitiría agilizar los recursos asociados a vialidad, construcción y mejoramiento de complejos fronterizos y, a la vez, contribuiría a la integración social, económica y cultural de la Región del Biobío y el Norte neuquino.

El subsecretario de Planificación y Acción para el Desarrollo-Copade, Sebastián González; el intendente de Chos Malal, Rolando Figueroa; y el diputado provincial Néstor Fuentes fueron los encargados de exponer las razones provinciales y locales para fundamentar este pedido de priorización. Al final de la reunión ponderaron la predisposición de los diplomáticos a escuchar sus argumentos y hablaron particularmente este tema con el embajador argentino en Chile, Ginés González García.

Al cabo del encuentro, concretado en Santiago de Chile, los integrantes del GTM anunciaron que se conformará un equipo de especialistas para analizar tal solicitud y fijaron un plazo de 60 días para dar a conocer la propuesta de desarrollo de pasos fronterizos a las Cancillerías de los dos países.

Al respecto, el subsecretario González destacó que esa proposición “deberá incluir, además de los 13 pasos que ya están priorizados, propuestas de desarrollo de nuevos pasos como los presentados ayer; de manera tal que queden incorporadas aquellas vías solicitadas por las provincias argentinas y las regiones chilenas en los últimos años, en función del interés expresado por las poblaciones vinculadas a través de ellos”.

En particular, González mencionó el hecho de que el GTM decidiera revisar su metodología de priorización, fundada desde hace más de 20 años en fomentar el desarrollo de corredores binacionales, para contemplar las realidades regionales y considerar la importancia que le asignan los habitantes argentinos y chilenos a determinados pasos porque los vinculan históricamente desde lo cultural y lo social.

El subsecretario del Copade mencionó la importancia que adquiere para la provincia contar con un paso en el norte neuquino, ya que permite disponer de la conectividad que se requiere para implementar intercambios comerciales y turísticos. También se refirió al significado cultural e histórico que subyace al pedido de priorización de Pichachén, el cual le otorga una característica distintiva con respecto a otros pasos de Neuquén. Recordó, por ejemplo, que hay registros que confirman su utilización desde hace más de 200 años.

Destacó además las obras que el gobierno provincial implementó en el área de influencia de este paso, representada por los departamentos de Chos Malal, Minas y Ñorquín, como el asfalto de rutas, la construcción de tres nuevas hosterías y miradores turísticos; y expresó las necesidades de mejoramiento vial de la ruta provincial 6 que une El Cholar con el puesto Moncol, donde se hace el control aduanero y migratorio argentino.

Tras mencionar las obras que hizo el gobierno regional del Biobío del lado chileno del paso, el subsecretario del Copade finalizó su exposición solicitando la priorización de Pichachén, comunicando el compromiso de trabajar en el diseño de un cronograma de inversiones y pidiendo incluir en el acta que se evalúe la posibilidad de establecer un control integrado en el paso y modificar la legislación aduanera para el ingreso de todo tipo de categoría (turismo, tránsito vecinal fronterizo, transporte de cargas) durante todo el año, ya que hoy es sólo en temporada estival.

Por último, dejó constancia del interés neuquino en que se analice la posibilidad de contar con un establecimiento permanente de la aduana argentina en el paso para el control de cargas, ya que actualmente hay una representación de aduanas que sólo hace el control de turistas y el control de cargas se hace en Zapala.

La reunión del GTM fue presidida por el embajador argentino y contó con la participación de delegaciones de ambos países. Además del pedido de Neuquén por el paso Pichachén, las provincias de Mendoza y Santa Cruz expusieron sus razones para que se prioricen los pasos internacionales Las Leñas y Río Manso, respectivamente.

Conexión binacional

Argentina y Chile cuentan, a lo largo de su frontera, con un total de 58 pasos internacionales habilitados, de los cuales ocho se encuentran dentro del territorio provincial. Neuquén es la tercera provincia con mayor cantidad de puntos de conectividad formalmente establecidos. Le preceden en cantidad San Juan (13) y Santa Cruz (9).

A su vez, de esos ocho pasos internacionales, siete cuentan con la modalidad de habilitación permanente (Pichachén, Mamuil Malal, Carirriñe, Pino Hachado, Icalma, Hua-Hum y Cardenal Samoré) y uno con habilitación temporal (Copahue).

La demanda conjunta entre intendentes y alcaldes por inversiones en el paso Pichachén estuvo presente en cada una de las ediciones del Comité de Integración de la Región de los Lagos desde su creación. Este paso permite la integración de la Región del Biobío con la provincia del Neuquén y a través de ésta, con Río Negro y La Pampa.

Acerca de Pichachén

Pichachén es un paso comercial y turístico con gran potencialidad de ampliarse para el intercambio de productos derivados de la actividad forestal, agropecuaria, petrolera, minera e industrial. Se ha destacado en los últimos años por su crecimiento relativo en virtud del aumento del intercambio entre municipios y comunas a ambos lados de la cordillera. Su distinción como punto histórico de conectividad entre ambos países es un elemento de atracción turística y cultural.

Las localidades más cercanas a este paso son Antuco, a 45 kilómetros, y El Cholar, a 65 kilómetros. Sin embargo, su área de influencia alcanza a ciudades como Concepción (distante 221 kilómetros) y el puerto de Talcahuano (a 232 kilómetros) por lo que se estima que la población vinculada con el paso Pichachén asciende a 1,8 millones de habitantes.