Buenos días a todos y muchísimas gracias por esta invitación. Les pido que disculpen la demora: el hombre propone y Aeroparque y el tráfico de Buenos Aires disponen. Un neuquino perdido en Buenos Aires.

La exposición de Rubén (Etcheverry, presidente de Gas y Petróleo del Neuquén) es muy acabada, y en el libro de Rubén, hecho en compañía de otro ilustre redactor, el libro “Yeil”, ilustra acabadamente sobre las posibilidades de la provincia del Neuquén, la Cuenca Neuquina, que abarca otras provincias también.

Y queríamos en esta charla, además de agradecer a los organizadores y a los sponsors, ir directamente a los temas que nos proponen en esta reunión.

Rubén me decía que, en primer lugar, es de interés saber qué hace la provincia para crear un ambiente óptimo. En primer lugar, la provincia en los últimos cuatro años, quienes estamos con las responsabilidades de gobierno, hemos viajado mucho por el mundo, hemos ido a aprender, a escuchar, a ver lo que hacen en otros países y hemos invitado a muchos operadores para que se instalen y trabajen en la provincia del Neuquén. Ya Rubén se ha referido a algunas operadoras y a algunas empresas locales también, argentinas, que están trabajando en la provincia.

Además de estos congresos, de organizaciones de capacitaciones, hemos trabajado fuertemente en alentar a los inversores a desarrollar estos yacimientos no convencionales. Más de 200 pozos que han ido a horizontes no convencionales dan prueba de ello y creo que en la provincia de Neuquén tenemos un avance en años importante de trabajos ya realizados, que ponen de manifiesto una cuenca con óptimas posibilidades.

La geología ustedes la conocen, tienen información, la pueden recabar; pero dicho por los expertos en yacimientos no convencionales, la geología de la provincia del Neuquén es muy buena, tanto en la calidad de los yacimientos y la madurez de los mismos, como la calidad del petróleo que allí se obtiene. Esta geología no solamente viene acompañada por un don de la naturaleza. Es decir, no hay mérito por parte de los neuquinos en lo que hace a su naturaleza y a su geología; esto es un verdadero regalo y una verdadera bendición. Pero tenemos 94 años de historia en el petróleo.

Justamente el 29 de octubre de este año se cumplieron 94 años del descubrimiento del pozo 1 en Plaza Huincul, donde un grupo de perforistas, trabajadores, liderados por el ingeniero Cánepa y bajo los consejos de geólogos alemanes fueron a un lugar elegido, elegido por la ciencia y por la técnica de ese momento. Y a 605 metros de profundidad encontraron petróleo en Plaza Huincul. 94 años después nosotros nos sentimos con la responsabilidad de hacer ese trabajo de los pioneros. Esta gente tenía un equipo que se llamaba Patria y cuando estaban en los 550 metros, después de tres años de estar perforando, recibieron la orden desde Buenos Aires de no continuar. Y tres meses continuaron bajo su responsabilidad, sin recibir paga alguna, porque sabían que iban a encontrar petróleo; tenían la convicción y la fe de que así iba a ser. Y así fue.

Nosotros ayer en Aguada del Chañar occidental con Gas y Petróleo, por nuestra cuenta y solos. Digo solos porque estamos trabajando en una parte de Aguada del Chañar con Enarsa, donde hemos encontrado petróleo y gas en horizontes convencionales, y ahora vamos a ir a trabajar con ellos para desarrollar esa cuenca. Ahora, solos, hemos iniciado ayer un pozo en horizontes no convencionales, con una inversión importante, producto de una negociación con una operadora en la provincia; y Gas y Petróleo va a invertir 15 millones de dólares. Estamos definiendo si es en uno o dos pozos, con fractura o sin fractura. Pero ayer hemos arrancado y fue en homenaje a este primer descubrimiento. El descubrimiento se produjo un 29 de octubre y quisimos esperar un día más en honor a esas personas, para no superponernos; y el día 30 de octubre arrancamos con esta primera experiencia de una empresa provincial.

Es un esfuerzo, porque como provincia es un verdadero desafío encarar una perforación de estas características. Pero lo estamos haciendo de la mano de gente con mucha experiencia en la provincia de Neuquén, con empresas de servicios que han estado trabajando para los principales operadores.

Quiero también decirles que estos 94 años nos han dado una cultura en lo que hace a energía, en lo que hace a gas y petróleo. No es lo mismo trabajar en la provincia de Neuquén que en una provincia no petrolífera o no gasífera. Neuquén tiene cultura y tiene historia de gas y petróleo; tiene trabajadores, tiene empresas de servicios, tiene organización, tiene un idioma particular, tiene transportes, tiene camiones, tiene grúas. Está preparada para esta tarea, con 94 años de aprendizaje y de historia. Obviamente un aprendizaje que nos ha dolido en los últimos tiempos en lo que hace a declinación. La madurez de los yacimientos convencionales lleva a una declinación y a una baja de la producción. Estos cuatro últimos años, muy a mi pesar porque me toca administrar, la producción de petróleo y gas cayó un 25 ó 30 por ciento en la Cuenca Neuquina, en lo que estamos hablando de convencional. Y empieza a aparecer la producción ya no convencional de petróleo, a marcar también la producción no convencional de gas, a reemplazar esta caída que se está produciendo. Creo que el trabajo de escribir, de hablar, de dialogar, de presentarse en foros, seminarios, en capacitación, el centro Alejandría, todo tiene que ver también con un esfuerzo que está haciendo la provincia.

El segundo tema sobre el cual me decían que había interés en escucharnos es el marco regulatorio y los incentivos. Yo me voy a referir a los aspectos que tienen que ver con la provincia de Neuquén. El primer marco regulatorio importante es la Constitución del 94, que establece la propiedad de los recursos en cabeza de las provincias. Es decir que las provincias somos los titulares y los propietarios de los recursos de gas y petróleo. Esto es muy importante, porque fue una modificación del año 94 que terminó con una gran discusión y allí se zanjó. Los recursos del suelo y subsuelo, los recursos hídricos, son propiedad de la provincia.

También se había planteado en el año 94 dictar una nueva ley de Hidrocarburos. Llegó una ley corta de Hidrocarburos, que complementó la ley nacional de Hidrocarburos. Esa ley corta nos da a las provincias la calidad de contrapartes. Contrapartes como autoridad de aplicación, contrapartes en lo que hace a los plazos, contrapartes en lo que hace a los permisos de exploración, contrapartes en lo que hace a las licencias ambientales, contrapartes en lo que hace al régimen sancionatorio.

Es muy clara la ley de Hidrocarburos corta en lo que respecta a las facultades de la provincia. La Constitución tiene facultades delegadas y no delegadas. Dentro de las delegadas está la soberanía. La soberanía la ejerce la Nación, las provincias somos autónomas. La Nación sancionó la ley de Soberanía Hidrocarburífera, de expropiación del 51 por ciento de acciones de YPF, de las cuales en el reparto a la provincia del Neuquén, por sus reservas y su producción le corresponde el diez por ciento del total del paquete accionario.

Ahora bien, en el marco de esta ley de Soberanía Hidrocarburífera, nosotros hemos visto el decreto que mucho preocupó a los inversores, que es el 1.277. Yo soy, y estoy acostumbrado, a enfrentar los problemas. Yo sé que esto es motivo de debate de los inversores y motivo de preocupación. Para nosotros no es motivo de preocupación porque es un decreto reglamentario de la ley de Soberanía Hidrocarburífera que en nada mengua o quita valor a la ley de Hidrocarburos corta. El decreto 1.277 no derogó la ley corta, tampoco derogó, mucho menos, por supuesto, la Constitución del 94. Así que el decreto 1.277 es un régimen de registro de organización de las inversiones, pero las facultades de contraparte siguen siendo de las provincias. De esto no cabe ninguna duda.

Nosotros en este marco regulatorio hemos hecho uso de esta ley corta con todo éxito, con la Ley 2.615 provincial, la ley de extensión de las concesiones hidrocarburíferas, que las hicimos en el año 2009. Las concesiones vencían la mayoría en el año 2017, algunas en 2022. ¿Qué hicimos? Extender los plazos por diez años. Fuimos contraparte, cobramos el cash que se pagó para estas extensiones de plazo. Estuvimos en el orden de los 450 millones de dólares de ingresos como pago al frente y luego establecimientos un extra canon que, por encima de las regalías del 12 por ciento, establece tres puntos más, que pueden llegar hasta 6 en función de los precios que tengan el gas y el petróleo. Este extra canon representa para la provincia alrededor de 480 millones de pesos por año, o sea, unos cien millones de dólares.

En lo que hace a regulaciones esta Ley 2.615 fue importante por lo que decía Rubén. Las inversiones tienen que tener extensión en el tiempo para poder amortizarse. Y aquí está también el aporte que pueda hacer la provincia a los yacimientos no convencionales. Nosotros sabemos muy bien que la vieja geología acompañada por las nuevas tecnologías requiere tiempo. Muchos hablan de muchos años de producción de un pozo no convencional, hablan de 40 o 50 años y que, una vez que se estabiliza, puede convertirse en una factoría que produzca de forma uniforme durante todo ese tiempo.

Es bueno saber que la provincia de Neuquén –y así se lo hemos expresado a la empresa YPF y también a los inversores y a aquellos que tienen sus áreas (concesionadas) en la provincia del Neuquén- está abierta al análisis de los plazos; o bien en términos absolutos con la provincia como crear ubicación y contraparte de la Ley Corta, o bien con Gas y Petróleo del Neuquén como contraparte societaria como empresa pública provincial. Quiere decir que este tema está abierto, no está cerrado.

En lo que hace a licencias ambientales trabajamos con absoluta transparencia y rapidez. No nos demoramos con trámites burocráticos en todo lo que tiene que ver con licencias ambientales, porque hablaba de la cultura que tiene la provincia del Neuquén en materia de hidrocarburos.

En lo que hace a los aspectos macro económicos, son temas a resolver por el gobierno nacional. Es todo lo que tiene que ver con el tipo de cambio, con los valores en boca de pozo que fija el gobierno nacional. Por supuesto que son motivo de diálogo y muchas veces, de diálogos ásperos estos temas del valor en boca de pozo, porque en el tema del gas –sobre todo- forman parte de nuestros ingresos.

Los ingresos (de las provincias) por regalías están ligados a los valores en boca de pozo; y por esos es muy importante tener buenos valores en boca de pozo para que las regalías y los impuestos provinciales como los Ingresos Brutos, sean de peso.

Nosotros hoy tenemos en el tema del gas un retraso. Ya se lo hemos presentado a Nación, y creemos que la Nación está analizando seriamente la resolución de un problema que no sólo afecta a la provincia del Neuquén sino también de las empresas. Una empresa como YPF que hoy está nacionalizada, si la queremos llevar a buen término con un plan para los próximos cien días debemos generar un flujo de fondos adecuado para tener los recursos para este fin. Sobre todo porque sabemos que, en yacimientos no convencionales y dentro del Plan de los Cien Días de YPF, el 90 por ciento de las inversiones está focalizado en la Cuenca Neuquina.

Por último, tenemos los desafíos de inversión e infraestructura. En lo que hace a desafíos de inversión repito la vocación inversora de la provincia del Neuquén a través de la empresa Gas y Petróleo del Neuquén y la vocación inversora del Estado Neuquino de recibir inversiones de todas partes del mundo. Nosotros somos aquellos que pensamos que en lugar de tener en la provincia 20 (compañías) operadoras trabajando tendríamos que tener unas 200 operadoras trabajando. Es decir, que las puertas están abiertas a todos los capitales del mundo que quieran radicarse en la provincia del Neuquén.

Por otro lado, tenemos una cuenca hídrica que es muy importante para hablarlo o tenerlo en cuenta, porque para la explotación de yacimientos no convencionales hace falta mucha agua. La provincia del Neuquén tiene la cuenca hídrica más importante de la República. Algunos me dirán que es la provincia de Entre Ríos la que tiene más agua que Neuquén. Puede ser, pero lo comparte con otro país. Neuquén tiene la cuenca hídrica más grande -autónoma- de la República.

El 95 por ciento del agua de nuestra cuenca se vuelca al océano (Atlántico). Y aquí me quiero detener un poco. Porque el 5 por ciento restante se destina a consumo humano, a riego para agricultura, para forestación, fruticultura y vitivinicultura. Pero si ese 95 por ciento restante lo analizamos un poco, solamente restándole quizás no más de un punto de lo que se vierte al océano, tenemos el agua suficiente en lagos, en ríos y en embalses artificiales, tenemos el agua suficiente en Mari Menuco, en Barreales, en Chocón y en los ríos Neuquén, Limay, Colorado, Barrancas; tenemos agua suficiente para las tareas que tenemos que encarar.

Hablé de la cultura. No lo voy a repetir, pero tener esa experiencia y esos trabajos es importante; tener caminos, tener dos gasoductos a Chile, uno por Neuquén y otro por el sur de Mendoza que están prácticamente ociosos; tener un oleoducto a Chile, tener los gasoductos y oleoductos con capacidad ociosa hacia la Pampa Húmeda; creo que tenemos una infraestructura eléctrica única con la quinta línea que se inauguró hace poco tiempo. En infraestructura eléctrica, de servicios, de caminos, y en geología bendecida por la naturaleza y por Dios, creo que tenemos un marco de oportunidades brillante.

Ustedes me podrán decir, bueno, pero hay desafíos en lo que hace a precios, hay desafíos en lo que hace al régimen cambiario, en lo que hace a importaciones, a la aduana. Hay muchos temas a resolver, pero sin lugar a dudas frente a esas amenazas hay un mundo de oportunidades. Y esta industria es una industria que se desarrolla en el mediano y en el largo plazo. Estamos hablando de 30, 40 años de actividad. Entonces los invito a que miremos bien esas oportunidades. Nosotros estamos en línea, conversando con la empresa YPF. Para nosotros YPF ha sido la columna vertebral de la provincia de Neuquén. La provincia de Neuquén es la columna vertebral de YPF. YPF tiene una cantidad de acres importantes, entendemos que es una de las empresas más importantes del mundo en cantidad de acres en yacimientos no convencionales. Estamos trabajando en armonía, formamos parte del directorio, tenemos una expectativa en el diez por ciento de estas acciones, en el pacto que tenemos con Nación. Y además estamos trabajando juntos en la búsqueda de inversores.

No sé Rubén si hablaste sobre el pozo de ayer, pero este pozo para nosotros representa un primer paso y es revelar datos geológicos de Aguada del Chañar. Hemos denominado a este pozo Aguada Federal y vamos a tener la información disponible en 30 días, de un pozo que va a ir hasta casi tres mil de profundidad atravesando todo Vaca Muerta, que en ese lugar debe tener más de 200 metros de espesor. En poco tiempo más Enarsa va a hacer también sus pozos en el área central. Tenemos otra área oriental en Aguada del Chañar. Es un yacimiento donde también vamos a salir a buscar inversores. Vamos a buscar inversores que nos acompañen con capitales, con tecnologías, con conocimientos, con experiencia y, por supuesto, con aceptación de riesgos. La actividad hidrocarburífera es una actividad de riesgo. Pero con las tecnologías no convencionales y los yacimientos como el de Vaca Muerta, el riesgo geológico se minimiza y se empiezan a analizar las oportunidades de negocios que hay en el mundo en distintos horizontes geológicos no convencionales.

Nosotros los queremos invitar a participar en la provincia de Neuquén, a participar dentro de YPF, con YPF, no estoy autorizado para hablar en nombre de YPF, pero sí puedo decirles que hay mucho interés de YPF de encontrar nuevos inversores en la Cuenca Neuquina, para desarrollar un emprendimiento que necesita de miles y miles de millones de dólares.

Y por otro lado, vamos a participar también en áreas como ésta de Aguada del Chañar, de Gas y Petróleo. Nosotros estamos valorizando la empresa Gas y Petróleo. Es muy probable, también lo quería compartir con ustedes, que en la primera quincena de noviembre nos presentemos en la Bolsa para cotizar en bolsa con Gas y Petróleo del Neuquén. Sabemos que es una empresa que ya, no voy a adelantar el valor porque todavía no lo tenemos, pero son varios cientos de millones de dólares. Y queremos cotizar en bolsa como otras compañías. Esto también va a ser un hecho sin precedentes en la historia de la República Argentina.

Gas y Petróleo no compite con YPF, se complementan. Gas y Petróleo es una herramienta al servicio de la provincia y la tenemos pensada como un modelo hacia adelante de generar expectativas de producción, por parte de la provincia, asociada con capitales privados; y generar también oportunidades de negocios. Gas y Petróleo tiene 25 UTE (unión transitoria de empresas) con YPF en la provincia de Neuquén; y en total tiene 70 áreas donde participa como propietario absoluto o como socio en UTE con distintas compañías.

Creemos que es la herramienta hacia adelante. Pero no una herramienta para estorbar y molestar, sino para promocionar y para que sirva también para las futuras generaciones de neuquinos. Nosotros vemos en Europa cómo colapsan las cajas de jubilaciones, en Estados Unidos cómo han tenido problemas. Y queremos tener también en Gas y Petróleo una reserva, tener fondos fiduciarios, para los fondos de jubilaciones y pensiones de las futuras generaciones de neuquinos.

Tal vez el programa es muy ambicioso, pero en política hay que plantearse las cuestiones imposibles para lograr lo posible. Hablaba Rubén de círculos virtuosos y yo quiero terminar esta charla con ustedes, que después la continuaremos en el diálogo, diciendo que La Fontaine cuenta una fábula acerca de un marajá hindú que iba por sus propiedades, que no tenían límite, y un hombre de pueblo muy humilde lo insultó. El marajá se bajó y le dijo: ‘¿por qué me insulta?’ ‘Porque usted es millonario y no mira a los que no tenemos nada’. ‘Mire, preséntese mañana, a la salida del sol, y yo le voy a dar la oportunidad de tener tierras’. Se presenta este hombre, el marajá le da una pala y le dice: ‘todo lo que usted pueda cerrar en un círculo con una zanja de medio metro por medio metro, es suyo. Y todo lo que usted ve y tiene a la vista es mío. Así que inicie nomás, pero el trabajo lo tiene que cerrar y terminar cuando caiga el sol’. Bueno, este hombre abrió el círculo, llegó el mediodía, el sol brillaba intensamente, siguió abriendo el círculo, se hicieron las cinco de la tarde, se acordó de cerrar el círculo y cuando se acordó ya era tarde. Quiso cerrarlo con el máximo de sus esfuerzos, tuvo un infarto y moribundo, lo mira al marajá, y el marajá le dice: ‘tu ambición y tu codicia te han terminado. Ahora con dos metros por medio metro te va a sobrar’.

Lo que quiero decir es que el círculo virtuoso que tenemos que hacer nosotros con Vaca Muerta es saber que tenemos algo muy extenso en la provincia del Neuquén, pero muy concentrado, que es una bendición también, porque no lo tenemos tan desparramado como en Estados Unidos en distintos estados, sino que está muy concentrado en un área relativamente pequeña desde el punto de vista geológico. Vamos a hacer todo el esfuerzo para cerrar el círculo antes de que caiga el sol. Los tiempos corren, nuestros pueblos necesitan progreso, necesitan educación, salud, seguridad, justicia; y la única manera de llevar paz social a los pueblos es con trabajo, con desarrollo, con justicia, con inclusión social y con igualdad de oportunidades. Por eso los convocamos a todos los que quieran invertir en la provincia del Neuquén. Tienen las puertas abiertas y las garantías de que sus capitales van a ser respetados, y que vamos a ser celosos custodios de que el éxito sea el único objetivo que nos hermane como aliados en una tarea que es tarea común y tarea de todos. Muchas gracias.