El fuego se originó el sábado a raíz de un fogón que no fue apagado debidamente. Las llamas afectan entre 25 y 30 hectáreas de un cerro empinado frente al camping municipal El Verde.

El ministro de Seguridad, Trabajo y Ambiente, Jorge Lara, informó que se encuentra “rodeado” el incendio desatado el sábado por la tarde en Moquehue. Aseguró que “el fuego fue iniciado a partir de un fogón que prendieron algunas personas y que no fue apagado debidamente, lo que generó que el viento lo disperse por gran parte del bosque”.

Según precisó, “las llamas afectan la ladera de un cerro muy empinado que se levanta frente al camping municipal El Verde, a la salida de Moquehue”. Y agregó que “hasta el momento, el fuego alcanza una superficie de aproximadamente 25-30 hectáreas de bosque nativo, con presencia de lengas, coihues y araucarias”.

Debido a la pronunciada pendiente de la montaña, el ministro explicó que “es muy difícil acceder hasta los focos ígneos que se encuentran dispersos en varios puntos”. Sin embargo, sostuvo que confían en la merma del viento para ayudar a contener el incendio.

“Se está trabajando intensamente. Creemos que está rodeado, pero es bastante complejo porque hay focos dispersos, y cuando ´explota la resina´, como le dicen en la jerga, vuela mucho y esparce el fuego. Hay mucha caña colihue seca que es lo que va trasladando los focos de un lugar a otro”, dijo.

Lara detalló que se encuentran trabajando en el lugar unos 90 brigadistas de incendios provinciales y unas 10 camionetas con choferes afectados. Además, colaboran con las tareas de extinción dos helicópteros del Plan Nacional de Manejo del Fuego. También precisó que hay personal de Defensa Civil, que hace la logística de las carpas, y una brigada de Corfone.

“Estuve anoche en el lugar viendo toda la logística y está todo en orden. El incendio se está rodeando para que no se expanda, pero no está ni apagado ni controlado. Si bien los helicópteros apagan o enfrían, hace falta que suba gente a la montaña, lo que se torna complejo porque no hay caminos internos, no se pueden abrir picadas por la pendiente, hay mucha roca y el bosque está metido en el medio”, indicó Lara.

Finalmente, dijo que no hubo que hacer evacuaciones dado que es una zona netamente de montaña sin presencia de habitantes.