Con el acento puesto en el autocuidado para el control de esta enfermedad, se conmemora el 7 de mayo en todo el mundo.

Con motivo de conmemorarse mañana, 7 de mayo, el “Día Mundial del Asma”, el ministerio de Salud de la provincia recuerda que un adecuado tratamiento médico y seguimiento garantiza el control de la enfermedad, permitiendo desarrollar una vida saludable sin limitaciones. El asma no tiene cura definitiva pero se pueden prevenir los ataques evitando factores de riesgo como la exposición al humo de tabaco, obesidad y contaminación ambiental.

Al respecto, el ministro Rubén Butigué dijo que es “es importante explicar que el asma es una enfermedad del sistema respiratorio debida a una inflamación crónica de los bronquios, que produce síntomas repetidos de tos sibilante o “pitos” en el pecho, y dificultad respiratoria. Es una de las Enfermedades Respiratorias Crónicas (ERC), al igual que la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), y la rinitis, entre otras que comprometen al pulmón y/o a las vías respiratorias”.

Asimismo, explicó que “en el Sistema Público existen equipos de profesionales que, desde la atención primaria de la salud (APS), trabajan y acompañan a los pacientes que padecen asma” y señaló que “luego de los estudios correspondientes y el diagnóstico oportuno se le garantiza el tratamiento y seguimiento de la enfermedad y se le provee de la medicación necesaria para llevar adelante el tratamiento y así estar controlado y no hacer una crisis”.

Cesar González, médico clínico con especialización en neumonología del Hospital Horacio Heller, explicó que “en primera instancia, cuando un persona asiste al consultorio con sintomatología de la enfermedad, se debe preguntar si tiene antecedentes de alergia o no. Luego se le realizan los estudios para ver a qué elemento del ambiente le tiene alergia y si no reacciona ante ninguno, se infiere que el paciente no es alérgico pero si asmático, entonces en este caso se le determina un tratamiento”.

En relación a los determinantes que pueden ocasionar la enfermedad, Gonzáles detalló que además de la alérgica, puede haber asma ocupacional que tiene que ver con el ambiente laboral, es decir aquellos sectores que trabajan con productos agrícolas, agroquímicos, plástico, caucho o aserraderos. Precisó que hay asma inducido por el ejercicio, en donde chicos o adultos se someten a una actividad extrema, y que “lo lógico es evaluar qué tipo de actividad pueden realizar y que sea ajustada al tratamiento, porque es bueno practicar actividad física”.

 

Un día especial

De acuerdo al lema «Puedes Controlar tu Asma», desde el 2007 por la Global Initiative for Asthma (GINA), el primer martes del mes de mayo de cada año se alienta a concienciar a la población sobre la carga que supone dicha enfermedad y la posibilidad de tenerla bajo control, llevando una vida saludable sin limitaciones.

En relación al lema de este año, González dijo que “a los pacientes asmáticos se les proporciona un tratamiento preventivo a través de broncodilatadores, antihistamínicos y corticosteroides, usados mediante nebulizadores o inhaladores llamados paf”.

Asimismo, manifestó que “es necesario hacer prevención desde el primer nivel de atención, y es sumamente importante que la persona que padece asma se conozca y sepa cuáles son los factores de riesgo, porque de esa manera tiene controlada su enfermedad con el autocuidado”.

Además de los factores de riesgo hereditarios, existen otros que son modificables como: el tabaquismo, la exposición a polvo y productos químicos, la obesidad, y la contaminación ambiental, entre otros. A raíz de esto es necesario alentar a la población a que mantenga hábitos saludables.

Se considera que una persona tiene el asma controlada cuando no presenta síntomas, como tos por las mañanas o al correr; puede dormir bien sin despertarte; no necesita medicación de alivio; no tiene ataques y puede hacer todas las actividades deportivas y de tiempo libre que desee.

 

Estadísticas y estudios

A nivel mundial, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), la prevalencia es de 300 millones de casos aproximadamente, y las muertes asociadas ascienden a 250 mil al año.

En el año 2002, el Isaac (Estudio Internacional de Asma y Alergias en Niños), que es un programa de investigación epidemiológica único en el mundo creado en 1991 para investigar el asma, la rinitis y el eczema en los niños, realizó un estudio en varias provincias.

 

Neuquén

En la ciudad de Neuquén el estudio fue dirigido por Gustavo Zabert, médico clínico neumólogo, con el objetivo de determinar la prevalencia de asma, rinitis y eczema en los escolares. Se entrevistaron a 6.417 chicos, de dos franjas etarias, una de 6 a 7 años y la otra de 13 a 14 años.

El resultado del análisis de datos fue el siguiente: del grupo de 6 a 7 años, un 7,2 por ciento presentaba diagnóstico de asma y un 14,8 por ciento presentaban síntomas relacionados a la enfermedad. En el grupo etáreo de 13 a 14 años se constató que un 8,5 por ciento presentaba diagnóstico de asma y un 10,2 por ciento tenía síntomas.

“Este tipo de estudio en colegios es una estrategia de diagnóstico precoz de la enfermedad para ver la prevalencia, porque se engloba gran cantidad de población en un solo lugar”, dijo González. Asimismo, explicó que “con este estudio se comprobó que existe una relación entre asma, rinitis y eccema, es decir entre el asma y las alergias. Por este motivo, es tan importante tener en cuenta los factores alergénicos del ambiente y modificar los que se puedan, como son los pelos de animales, ácaros de polvo, humo de tabaco, y cambios bruscos de temperaturas, entre otros”.