Se trata de una experiencia piloto para luego poder continuar el proceso completo en Neuquén. La empresa concesionaria ya adquirió parte del equipamiento para la puesta en marcha de la Planta de Procesamiento de Pescado de Piedra del Águila.

Comenzaron los primeros embarques de truchas producidas en el embalse Piedra del Águila, a cargo de la empresa “Idris Patagonia S.A.”, teniendo como destino final los mercados de Estados Unidos y Japón. Los peces fueron sembrados en 2020, parte de los cuales fueron adquiridos en el Centro de Ecología Aplicada del Neuquén. Luego de haber alcanzado su peso óptimo, se exportan a Chile, previo paso por planta de proceso “Manila S.A.” de Bariloche donde son eviscerados. Posteriormente son exportados a Puerto Montt, Chile, donde son fileteados para ser finalmente despachados a los mercados destino.

Cabe destacar que no hay registros previos de envío de pescado fresco desde Argentina a Chile proveniente del cultivo.

La Planta de Procesamiento de Pescado de Piedra del Águila, de la cual “Idris Patagonia S.A.” es concesionaria, será la infraestructura que permita en el futuro la realización del proceso de fileteado y valor agregado, y consolidado en la Provincia del Neuquén. La obra civil fue finalizada por el gobierno provincial a través del Centro PyME-ADENEU, organismo dependiente del Ministerio de Producción e Industria. Es una planta modelo de 800 metros cuadrados que no tiene antecedentes en el país, y que permitirá sumar valor agregado a la producción que ya se hace en Piedra del Águila y Alicurá, sin la necesidad de realizar traslados extensos para la faena.

“Idris Patagonia” invirtió en un novedoso sistema de hidrolizado para la planta, que permitirá obtener un producto de valor agregado a partir de los desechos del proceso.

El proceso productivo de la trucha se desarrolla en 5 etapas: la recepción de ovas, la generación de juveniles, el engorde en los embalses, el procesamiento y la comercialización.

“Idris Patagonia S.A.”  iniciará el proceso en Santo Tomás, donde se encuentra instalado un hatchery, un predio cuarentenario modelo, que cuenta con tecnología de punta en materia de recirculación de agua. En este lugar se recepcionarán las ovas adquiridas por la empresa y se trasladan luego a la piscicultura para finalizar el engorde en el lago de Piedra del Aguila. Previamente, SENASA se encarga de certificar la ausencia de enfermedades en las ovas.

La empresa informó que recientemente fue certificada para producción integral, en decir hatchery y engorde, libre de antibióticos. La firma espera recibir en el establecimiento la primera importación de ovas a partir de junio.

Para la etapa productiva, la empresa contrató hasta el momento a más de 30 personas de Piedra del Águila, y sumó un set de jaulas de 30 metros de lado, lo que permitirá brindarle mayor bienestar a los peces y lograr una eficiencia productiva superior. Manteniendo siempre el monitoreo subacuático de la alimentación evitando así pérdidas de alimento.

La exportación del 100 por ciento de lo producido alcanzará el presente año unas 200 toneladas y se espera multiplicar por 10 el volumen para 2022. El vínculo comercial con los mercados externos se realiza a través de “Mar Andino”, una empresa chilena que lleva adelante emprendimientos de este estilo en Perú y cuenta con mercados desarrollados en todo el globo, principalmente Estados Unidos, Canadá y Japón.