Se asiste con la entrega colchones, chapas y rollos de nylon a pobladores de distintos barrios que ayer fueron afectados por la tormenta de agua y granizo. Persisten los inconvenientes en la ruta 237 y el Comité de Crisis continúa trabajando.

Autoridades y agentes comunitarios del ministerio de Desarrollo Social realizan desde hoy temprano el relevamiento zona por zona y familia por familia, de los sectores más afectados por las precipitaciones que ayer se registraron en la ciudad de Neuquén. Se evalúa la situación en general, se visualizan las necesidades y se actúa en consecuencia, tanto en la entrega de elementos como chapas, nylon y colchones, así como de módulos alimentarios y una pormenorizada evaluación del estado sanitario y habitacional de las familias.

El ministro Alfredo Rodríguez y la subsecretaria de Gestión y Desarrollo Social, Olga Guzmán, confirmaron que en la tarde de ayer “un equipo de profesionales y operadores de la cartera social salió a asistir a la población ubicada en los sectores barriales de esta capital que presentaban mayores dificultades luego de la lluvia, como Toma 2 de Mayo, 7 de Mayo, Gregorio Álvarez, Cuenca XV, Toma Norte 1, Sector Bella Vista, Gran Neuquén Norte, Sector Altos de Neuquén, Cuenca XVI y Sector Belén”.

Olga Guzmán dijo que “el contacto con la gente de la zona Oeste de la ciudad fue permanente desde el primer momento, y así continuará durante toda la jornada de hoy viernes y en el transcurso del fin de semana”.

Agregó que ayer “se asistió con colchones, cortes de nylon para resguardarse en sus casillas y chapas para poder cambiar las que se rompieron por la tormenta de granizo”.

El ministro Rodríguez reiteró que las instalaciones del edificio de Desarrollo Social, ubicado en Teodoro Planas al 1.400, “continúan cerradas debido a la inundación de casi todas sus dependencias, a las roturas en techos y cielorrasos y los inconvenientes en las conexiones de agua y luz”.WEB-Temporal lluvia 01

Confirmó que tanto él como las responsables de ambas subsecretarías, esto es, Encarnación Lozano de Familia, Niñez y Adolescencia y Olga Guzmán, de Gestión y Desarrollo Social, así como profesionales, personal técnico y operadores están trabajando desde las delegaciones que la cartera posee en distintos barrios de la ciudad de Neuquén.

Comentó además que “durante las precipitaciones de ayer se afectaron computadoras, expedientes y sectores de archivo de información” y por indicación de la subsecretaría de Obras Públicas de la provincia “no es aconsejable ingresar al edificio para trabajar”.

Agregó por último que “también se recibió ayuda desde el ministerio de Desarrollo Social de la Nación, que envió colchones y chapas”.

Se normaliza la situación en sectores afectados por la tormenta

La directora provincial de Defensa Civil, Vanina Merlo, confirmó que luego de la intensa lluvia y granizo de ayer la situación “se va normalizando” y precisó que los sectores más afectados fueron el Oeste de la ciudad capital, principalmente en el sector de bardas y cañadones, en el centro de la ciudad donde los inconvenientes tuvieron que ver con el escurrimiento del agua afectando el tránsito en calles de la ciudad; y en zonas ribereñas del Sur.

Ayer se constituyó el comité de crisis integrado por referentes del ministerio de Desarrollo Social, Ejército, Policía, Bomberos y Defensa Civil. Se concretó un trabajo conjunto con el municipio neuquino y se tomó contacto con los supermercados que presentaban dificultades en su infraestructura.web graniso copia copia

Merlo informó que “conforme se desataba la tormenta se hizo un seguimiento del pronóstico alertando a las diferentes áreas de gobierno para tomar las medidas preventivas”; al tiempo que destacó “el trabajo coordinado con los organismos nacionales, provinciales y municipales. Una metodología de trabajo que, ante una inclemencia climática como la que se vivió ayer, obtuvo excelentes resultados”.

Informó que en total fueron 50 las familias autoevacuadas, “a las que se las asistió y se las acompañó en la jornada, muchas de las cuales ya se encuentran hoy de regreso en sus domicilios”.

En cuanto al hipermercado ubicado en J.J. Lastra al 2.400, Merlo dijo que fue uno de los primeros comercios afectados al caerse parte de la mampostería. Allí se constituyeron las autoridades municipales de Comercio, Defensa Civil provincial y municipal y Bomberos de Policía.

Se definió la clausura preventiva e inmediata evacuación del predio, en función a los informes técnicos que brindó personal de seguridad del comercio y Bomberos, debido a la cantidad de agua que se acumuló en los techos y que suponía un riesgo importante. “La reapertura del predio la definirá Obras Públicas del municipio, puede demorar de dos a tres días, dependiendo de cómo evolucionen las obras que se realizan en el lugar”, sostuvo la funcionaria.

Inconvenientes en la ruta nacional 237

Por otro lado, el director provincial de Vialidad, Juan Carlos Schenk informó hoy que surgieron inconvenientes por el corte en la ruta nacional 237, ya que “todo el flujo de tránsito se empezó a derivar por la ruta provincial 17, que está en obra”. Explicó que en esa vía provincial “tenemos habilitados unos desvíos, y si todo ese tránsito se iba por la 17, iba a colapsarlos e iba a hacer imposible absorber a todos esos vehículos”.

Dijo que por ese motivo, cuando ayer por la tarde se produjo el corte en la ruta 237, “con la policía y Vialidad nacional coordinamos derivar todo el tránsito desde Collón Cura-Rinconada-Zapala, que den toda la vuelta” y agregó que esta medida tiene vigencia hasta que Vialidad nacional habilite nuevamente el desvío en la 237.

Schenk comentó que se recomendó no circular con vehículos chicos en la ruta provincial 17 porque “los desvíos están en zona de cuneta” y toda el agua de la lluvia fue a la cuneta. “Los vehículos 4×4 o especiales no tienen problemas para pasar”, dijo y expresó que tampoco sería recomendable que se intensifique el tránsito en esa zona.

El director informó que en la ruta nacional 237 existe un puente en reparación, que sufrió roturas en “el último temporal de hace seis o siete meses” y que “estaba próximo a habilitarse”. Por esos trabajos, Vialidad nacional habilitó un desvío, que se cortó con la tormenta de ayer. “Ellos hoy ya habilitarían ese desvío y se normalizaría la situación de la 237. Ahí nosotros sí podríamos decir que la 17, para el tránsito que tiene, no tendría inconvenientes”, sostuvo.

Por último, recomendó a quienes transitan por los caminos de la provincia que “hasta tanto no se regularice la situación y se habilite el desvío en la 237, los que vienen de Bariloche o Piedra del Águila y quieren ir a Neuquén, que vayan por Collón Cura-Rinconada-Zapala; van a hacer más de cien kilómetros más, pero es la única vía segura para transitar. Y el que va desde Neuquén por el camino inverso, en Arroyito, en vez de ir hacia Villa El Chocón, que tome hacia Cutral Co”.