El arte, la cultura y la gastronomía de estos lares dejaron su impronta en la ciudad de Buenos Aires. El público disfrutó de destacadas y consagrados artistas, cocineros y artesanos.

La Casa del Neuquén en Buenos Aires se lució con una gran variedad de actividades en la 10º edición de la Noche de las Provincias. La institución, ubicada en Maipú 48, abrió sus puertas al público de 18 a 23 con espectáculos musicales, gauchescos, cocina en vivo y exposición de ponchos mapuches.

Se pudo disfrutar de la presentación del payador chosmalense Juan Manuel Parada Curbelo, quien deleitó con sus improvisaciones y versos.

Luego, la música recorrió un amplio repertorio de diferentes épocas que abarcó el jazz, rock, pop, disco, boleros, bossa nova y música argentina. Las interpretaciones estuvieron a cargo del grupo conformado por Josefina Gorelick en voz, Lio Biondelli en dirección y saxo, Juan Savizki en guitarra, Agustín Sánchez en bajo y Martín Vicente en batería. Posteriormente Fernando Sosa cerró la grilla musical e hizo bailar a todos los presentes.

En la agenda de actividades también se destacó la ceramista Fernanda Morono quien realizó una producción en vivo. Recibida en Cerámica en el Instituto Condorhuasi, Morono charló con los asistentes y explicó la técnica que utiliza para sus trabajos.

Hubo muestra de cerámica en vivo.

El arte siguió de la mano del artista multifacético de Cutral Có, Emanuel Gutiérrez Paredero. Durante la velada pintó una obra que obsequió a la casa neuquina como recuerdo de su participación. Gutiérrez Paredero exhibe una muestra en el lugar llamada “Florilegio” que estará allí hasta fines de enero.

La danza también se hizo presente con la cautivante actuación de la bailarina, docente y coreógrafa Julieta Castillo también de Cutral Có.  Formada en flamenco en el Instituto Andalué y en danzas árabes en Arabian Dance School, Castillo integró la Arabian Dance Company con la obra Marcado a Fuego. Su performance de danza árabe deslumbró a los presentes.

Además, la casa del Neuquén dispuso de un espacio para el Ente Provincial de Termas del Neuquén (EPROTEN). Sus representantes presentaron la Revista “Experiencia Copahue”, un nuevo medio en el que se puede encontrar información relacionada con la historia de los recursos termales, las propiedades de los tratamientos y el cronograma de los eventos.

Asimismo, hubo momentos de relax y spa con cosmética facial a través de las cremas de Laboratorios Caviahue.  La gente probó los productos y recibieron asesoramiento sobre los mismos.

Quienes visitaron el edificio también pudieron apreciar la exposición de ponchos mapuches. Entre ellos los de la artesana y tejedora de la comunidad Linares del paraje Aucapan, Silvia Tropan, y el de la joven de 22 años Yaqueline Tropan de Junín de los Andes, quien confeccionó su primer poncho a los 16 años.

En lo que respecta a la gastronomía, el embajador de la Cocina Neuquina, Nahuel Sepúlveda de Chos Malal, brindó una clase magistral en vivo. El experto ofreció exquisitas barritas de Ñaco y deliciosas empanadas de chivito.

Productos típicos de la gastronomía neuquina formaron parte del evento.

En el evento hubo degustación de vinos y sidras, y sorteos de estadías turísticas, productos regionales y de Artesanías Neuquinas Sociedad del Estado.

La Noche de las Casas de las Provincias contó con el acompañamiento de NeuquénTur SE, Termas de Copahue, Centro Pyme-ADENEU, Artesanías Neuquinas y el COPADE. La Casa del Neuquén es un organismo dependiente de la Secretaría General y de Servicios Públicos del Gobierno del Neuquén.