La educación al servicio de la gente

abril 25, 2011

Alumnos del colegio San José Obrero de Neuquén presentarán dos proyectos en la feria de ciencias Innova 2011. Adrián Zúñiga, del Departamento de Mecánica Industrial del establecimiento explicó que “el aspecto innovador de la enseñanza en el colegio consiste en incluir los proyectos de aprendizaje y de servicios solidarios dentro de la currícula”.

El Colegio San José Obrero participará de la feria de ciencias Neuquén Innova 2011 que se realizará del 19 al 21 de mayo en el Espacio Duam de la ciudad de Neuquén. Alumnos del colegio presentarán dos proyectos, por un lado el Proyecto Escuela-Taller y el Proyecto de Fabricación de Piernas Ortopédicas, ambos de alto contenido social.

La feria que contará con la participación de 60 expositores de los ámbitos académicos, público, privado y de la sociedad civil, es organizada por la Subsecretaría de Planificación y Acción para el Desarrollo (Copade) y cuenta con la colaboración de la Secretaría de la Gestión Pública y Contrataciones del Estado, el Centro PyME- Adeneu y el Consejo Federal de Inversiones (CFI).

En relación con la feria de ciencias Neuquén Innova 2011 que próximamente se realizará en la ciudad de Neuquén, Adrián Zúñiga, jefe general de Enseñanza Práctica, dijo que “la feria nos va a permitir difundir nuestra tarea en la sociedad, como así también intercambiar inquietudes con otros centros educativos que hayan adoptado este sistema educativo de servicio solidario. Para esto, el alumno tiene que descubrir que uno debe cumplir un rol importante dentro de la sociedad de la que forma parte”.

Zúñiga, que además es Encargado de Proyecto Coordinador de Talleres del Departamento de Mecánica Industrial del colegio explicó que “el aspecto innovador de la enseñanza en el colegio consiste en incluir los proyectos de aprendizaje y de servicios solidarios dentro de la currícula”. “Nosotros creemos que los procesos de aprendizaje en general son todos buenos, pero mejoran significativamente si se les da un enfoque solidario, por eso creemos que este aspecto debería estar incluido dentro de las currícula de todas las escuelas” sugirió.

“Los alumnos presentarán sus realizaciones como los principales protagonistas del proceso educativo” y aclaró que “esto nos llevó a cambiar el concepto de que los chicos no son sólo destinatarios de saberes”.

Sobre los proyectos que presentará el área de Mecánica Industrial del colegio San José Obrero en Neuquén Innova 2011, Zúñiga explicó que “generalmente los proyectos surgen a través de algún docente que tiene la capacidad de ver algo que está faltando en la sociedad, alguna necesidad en la sociedad y ver que se puede hacer en pos de mejorar eso, siempre teniendo en cuenta la idea de mejorar la calidad educativa de los alumnos que estudian y egresarán de la institución”.

A raíz de eso han surgido los dos proyectos en lo que estamos trabajando hoy dentro de la escuela, que son “Fabricación de Piernas Ortopédicas” y “Escuela-Taller”, ambos de alto contenido social.

“La idea del proyecto fue originalmente que los alumnos fabriquen piernas ortopédicas y que se puedan entregar gratuitamente a personas necesitadas, sin intención de competir en el mercado. También se trata de que se produzca un ida y vuelta, y que los chicos conozcan a la persona que recibirá este elemento y vean lo que han logrado brindando esa ayuda”, manifestó.

Piernas Ortopédicas: Cómo surgió el proyecto

“Me arriesgo a decir que las piernas ortopédicas que realizamos nosotros son mejores que las que están en el mercado porque tienen mayor durabilidad”, aseguró Zúñiga.

“Las piernas ortopédicas que hacemos no responden a un diseño propio” dijo, pero aclaró que “el carácter innovador tiene que ver con que el proyecto forma parte del plan de estudios de la escuela y los chicos tienen que descubrir que cuando egresen de la escuela el mercado laboral es amplio y pueden también ser solidarios con lo que hacen”.

El coordinador del área dijo que el prototipo fue colocado a una persona que había desgastado otras piernas ortopédicas. De esa manera se probó la durabilidad de la prótesis y descubrieron que funcionaba. “A partir de allí surgió la inquietud dentro de la escuela de hacer algo y nos dirigimos al Centro de Rehabilitación del Hospital Bouquet Roldán, nos dieron su aval para continuar proveyéndolos”, comentó.

Ventajas

“Enseguida hice un diseño planteado en aluminio con unidad de tobillo y rodilla, y lo planté montado sobre rodamientos. Esto fue hace 5 años, todavía este señor sigue usando la pierna, pudo comprar otra pierna de otra calidad pero está tan acostumbrado al diseño nuestro que me enumeró las ventajas que tiene la de aluminio: es más liviana, la puede bloquear porque tiene un sistema para que quede rígida, puede hacer natación y no se oxida por el agua”.

“Dentro de los conceptos de fabricación, las mejoras que se le realizó al diseño original tiene que ver con el desgaste, porque se puede fabricar una pierna ortopédica que se rompa y que continuamente se le deba cambiar algún repuesto y de esa manera abastecer el mercado de fabricación, o bien, fabricar una pieza para que no se rompa o que dure mucho más tiempo”.

“Por ejemplo, nosotros hacemos los bujes lubricados para que el usuario los pueda lubricar, en cambio el mercado ofrece los bujes autolubricados. Cuando se gastan hay que comprar la unidad de rodilla y esto activa el mercado, pero se produce una contradicción porque teóricamente a la gente que el hospital le entrega las prótesis no las pueden pagar”.

El precio de una pierna ortopédica varía según la complejidad, pero van desde 6 mil pesos en adelante. “Ahora estamos para entregar 4 piernas ortopédicas al hospital Bouquet Roldán para que sean entregadas de manera gratuita” informó el docente.

Por su parte, los alumnos que trabajaron en el proyecto, Ángel Toro, Brian Agostinelli y Jorge Gil, se mostraron satisfechos entusiasmados con la posibilidad de presentar sus trabajos en Neuquén Innova 2011.

Piernas Ortopédicas: Proyecto de Exportación

Un grupo de alemanes se han interesado en el proyecto y les han financiado los materiales para hacer 30 piernas ortopédicas, de las cuales cuatro ya están terminadas para entregar al hospital Bouquet Roldán y alrededor de 20 se encuentran en proceso, algunas con unidad de rodilla y otras sin esa unidad. Además el proyecto se comenzó a hacer en Alemania para abastecer de piernas ortopédicas a personas de otros países.

A su vez un grupo de odontólogos del país europeo que también se interesaron en el proyecto compraron “un centro mecanizado de un valor de casi 90 mil dólares para que podamos fabricar mayor cantidad de piernas ortopédicas. Nos pidieron que fabriquemos 300 piernas gratis para entregarlas acá”. Para nosotros es un aliciente porque esta máquina nos permitirá utilizarla para producir en beneficio de la escuela” informó.

Escuela-Taller: Un proyecto de 15 años

El Proyecto Escuela-Taller se realiza desde hace 15 años y consiste en elegir una comunidad del interior de la provincia para que los alumnos del colegio puedan aplicar los conocimientos de mecánica industrial aprendidos en la escuela y enseñárselos a chicos de las comunidades. Un grupo de alumnos voluntarios se dispone a enseñar materias de su currícula acompañados por profesores que coordinan el encuentro. “O sea que el alumno de quinto año se transforma en docente de la gente de las comunidades”, expresó Zúñiga. Y aclaró que “lo principal de este proyecto es que los chicos descubren que la formación de la escuela no solo sirve para entrar en una empresa a trabajar, sino que también sirve para ayudar a gente que lo necesita”.

“Normalmente estamos con alumnos que han tenido inconvenientes y el hecho de descubrir que son capaces de aprender y de enseñar, para ellos es un crecimiento importantísimo y eso es lo más lindo que traemos de allá”, enfatizó.

El proyecto se realiza en cuatro años. Los primeros tres años en la comunidad de origen y el cuarto año los chicos de la comunidad vienen a perfeccionarse a la escuela de la ciudad de Neuquén capital en todo lo que es maquinas industriales y producción en serie.

“El proyecto ya fue implementado en comunidades mapuches de Colipilli, Tricao Malal, Los Catutos, y ahora lo estamos haciendo en la Comisión de Fomento de Villa Puente Picún Leufú” indicó.

Anunció que en septiembre próximo se hará otra experiencia de Escuela Taller en Cochico, una comunidad lindante con la provincia de Mendoza.

Colegio San José Obrero

El colegio, de formación religiosa, nació en el año 1969 con el patrocinio del obispo Jaime de Nevares. Además del área de Mecánica Industrial, el colegio cuenta también con los departamentos de Carpintería, Electricidad y Automotores.

A la escuela asisten alrededor de 700 alumnos. En el área de Mecánica Industrial los chicos realizan un ciclo básico de 4 años y después tienen un año donde se especializan en tornería “donde se dedican más a la mano de obra y a la producción”, explicó Adrián Zúñiga.

Alrededor de 30 alumnos trabajan en los proyectos desde los 13 años a los 19 años en el nivel medio y en el post primario que van desde los 16 años hasta adultos.

El colegio consta de dos aulas talleres con equipos didácticos.

El área de Mecánica Industrial consta de 4 sectores (Tornería, Fresadora y Limadora, Metalúrgica, y el sector de Programación de equipos de control numérico). Los docentes involucrados en los proyectos son Roberto Fernández; Daniel Permicuarini, Daniel Pérez, Orlando Membribe.

“La idea es que los chicos salgan de aquí capacitados para insertarse en el mercado laboral, la Escuela tiene una bolsa de trabajo por eso se los prepara y la Escuela les brinda un apoyo para ubicarlos dentro de empresas locales metalúrgicas y petroleras en general. Además el colegio se ha transformado en un centro de capacitación de oficios” finalizó el docente.