En lo que va del año se realizaron 282 ecografías, de las que tres casos resultaron positivos. La hidatidosis es una enfermedad parasitaria que se transmite de los animales al hombre.

Con el fin de prevenir la hidatidosis en zonas rurales, desde enero pasado se realizaron un total de 282 ecografías en niños y niñas que asisten a escuelas rurales en la zona de Aluminé. El rastreo ecográfico se enmarca dentro de las acciones del programa de Prevención de la Hidatidosis, dependiente del departamento de Salud Ambiental del ministerio de Salud, para detectar, tratar y realizar un seguimiento de los pacientes.

Esta actividad en la Zona Sanitaria II es realizada por el médico Paulo Butín, quien recordó que desde agosto del año pasado viene ejecutando la actividad de rastreo. “Hemos realizado 918 ecografías en nueve meses, las que se encuentran registradas en el Sistema Integral Provincial de Salud (SIPS)”, detalló el profesional. La primera acción fue en Quintuco, área rural de Bajada del Agrio.

Butín explicó que el rastreo se realiza en todas las zonas sanitarias de la provincia, y que este año comenzó en las áreas rurales de Aluminé con un total de 282 ecografías, detectándose tres casos positivos.

Asimismo, en enero se visitó el paraje Quillén donde realizaron ecografías a 21 niños; en Poi Pucón a 15 niños y en Abra Ancha a un total de 16 niños, todos con resultados negativos. En Ñorquinco, durante febrero se realizaron ecografías a 8 niños y en Kilka a 12 niños, sin casos positivos.

Durante este mes, el médico del hospital de Loncopué visitó y realizó el rastreo en Carrilil, donde se efectuaron un total de 82 ecografías, de las cuales dos dieron positivas; en Ruca Choroy se hicieron 124 ecografías, registrando un nuevo caso positivo; y en Poi Pucón se controló a 4 niños.

En el informe, Butín agradeció a los directivos y compañeros del hospital de Loncopué y de la Zona Sanitaria II, que le permiten realizar estas salidas a otras áreas.

Programa provincial

El programa de Prevención de la Hidatidosis del ministerio de Salud está basado en la Atención Primaria de la Salud (APS) y está integrado por profesionales, agentes sanitarios, coordinadores de Salud Ambiental y Zoonosis.

Los objetivos son: reducir la tasa de infección equinococócica canina; controlar la población canina total –rural y urbana–; establecer un sistema de vigilancia ambiental a través de la búsqueda activa de coproantígenos en materia fecal de perros y concretar la articulación entre la subsecretaría de Salud, los municipios y otras instituciones provinciales y nacionales.

La enfermedad

La hidatidosis es una enfermedad parasitaria del grupo de las zoonosis, es decir del tipo de enfermedades que se transmiten de los animales al hombre. Sin embargo, en la cadena de transmisión, la responsabilidad y los cuidados del hombre cumplen un papel fundamental.

La aparición de los síntomas en las personas puede llevar varios años. La hidatidosis produce síntomas que se manifiestan como problemas hepáticos, respiratorios, renales, entre otros, según donde se encuentren localizados los quistes hidatídicos característicos de la enfermedad. Estos quistes son parecidos a bolsas llenas de agua y generalmente requieren tratamiento quirúrgico.

Para protegerse es necesario tomar algunos recaudos con los animales como desparasitarlos regularmente, no darles achuras crudas, no permitir que entren dentro de las huertas y que no se alimenten de las bolsas de basura.

Asimismo, es importante lavarse bien las manos luego de acariciar o jugar con los perros, y antes de comer y lavar bien las frutas y verduras antes de comerlas.

Ante cualquier duda se puede concurrir al Centro de Salud más cercano o consultar al médico de cabecera.