Jerarquizan a los jueces de paz y les suman competencias

octubre 28, 2009

La ley Nº 2659 reunió a los jueces de paz de toda la provincia en una categoría única como funcionarios del poder Judicial, lo que implica un aumento presupuestario de casi 4 millones de pesos. También  asumirán trámites que hoy se atienden en juzgados de primera instancia.

Por medio de la ley Nº 2659, vigente desde el 16 de octubre pasado,  los jueces de paz de toda la provincia fueron unificados en una sola categoría como funcionarios del poder Judicial, lo que implica un incremento presupuestario de casi 4 millones de pesos. Junto con esa jerarquización, incorporarán en su competencia trámites judiciales de menor complejidad.

La ley provincial Nº 2659, sancionada por la Legislatura el 15 de setiembre de este año y publicada en el Boletín Oficial el 16 de octubre, unificó todas las categorías de jueces de paz en una sola  y también jerarquizó ese cargo, elevándolo del escalafón administrativo al rango de funcionario del poder Judicial.  Además, la norma contempla la inclusión en el ámbito de los juzgados de paz de causas denominadas “de menor cuantía”, que hoy están en la órbita de los juzgados de primera instancia.

El 10 de setiembre del año pasado, el gobernador Jorge Sapag, la vicegobernadora Ana Pechen y el entonces titular del Tribunal Superior de Justicia (TSJ), Ricardo Kohon,  asumieron el compromiso de impulsar estas modificaciones ante los jueces de paz titulares y suplentes de toda la provincia, durante un encuentro que se realizó en el Espacio Duam. En esa oportunidad, los propios magistrados expusieron las particularidades de su función y  solicitaron un proyecto de  ley para que se los jerarquice.

Cómo se implementará la  jerarquización

El actual presidente del TSJ, Oscar Massei, señaló que, ante la escasez de recursos del gobierno provincial, la jerarquización que se aprobó “ha quedado en la ley delegada a que el Tribunal lo va a ir cumpliendo en la medida en que tengamos presupuesto, porque significa un importante impacto”.

Agregó que esta condición se debe a que el proceso “tiene un impacto presupuestario importante, porque pasan a ser de la categoría de funcionarios y hoy estaban más ligados, hasta hoy, al tema de escalafones administrativos”.  Según detalló, está previsto realizar la jerarquización en dos pasos: primero, se elevará a todos los magistrados a una categoría específica como funcionarios “y después, a una categoría mayor, que es la que culmina la carrera de los jueces de paz”.

Precisó que “el impacto presupuestario, en la primera etapa, está en más de un millón de pesos y, en la segunda etapa, a los números de hoy, está en dos millones y medio de pesos; o sea que es un impacto, teniendo en cuenta lo que es el presupuesto judicial, muy importante”.

 ”Estamos elaborando el presupuesto (de 2010) en este momento para elevar a la Legislatura y  vamos a hacer una previsión; no a partir de principios de año pero sí a partir de mediados de año, en junio, estaríamos previendo nosotros el primer salto”, anticipó.

Ampliación de competencias

 El titular del TSJ informó que, en la ley Nº 2659, la jerarquización “va ligada a un incremento en las competencias que tienen los jueces de paz”, que se espera implementar durante el próximo año.  Dijo que, para esta modificación,  ya “estamos trabajando en una capacitación” con los responsables de los juzgados de paz.

Adelantó que “va a haber un número importante de trámites judiciales que los vamos a sacar de la órbita de los jueces de primera instancia en toda la provincia y los vamos a pasar a los jueces de paz”, tales como “juicios ejecutivos sobre montos menores”.

“Tenemos en el ámbito de los jueces de primera instancia un sinnúmero de causas de menor cuantía, que así se llaman, que realmente no tiene razón de ser que se tramiten en ese lugar, donde se aleja a la gente de la justicia y es toda una situación a la que puede darse otra solución por intermedio de la mediación, la conciliación y demás”, argumentó.

Comentó que otra de las razones para esta medida es que el juez de paz “es una persona que tiene un conocimiento mucho más acabado de lo que pasa en una comunidad y realiza un trámite mucho más oral, verbal y actuado; donde el juez  logra una conciliación o, en un procedimiento rápido, dicta sentencia, dando lugar a que la acreencia pueda resultar efectiva lo más rápido posible”.

Esta modificación está incluida en el artículo 19 de la ley Nº 2659, que dice: “El Tribunal Superior de Justicia queda expresamente facultado para modificar y ampliar la competencia de la justicia de paz, con el fin de implementar progresivamente un sistema de tramitación de causas de menor cuantía en todo el territorio provincial, conforme con los principios y procedimientos establecidos en la ley Nº 887 (que regula el funcionamiento de los juzgados de paz en Neuquén)”.

Razones de la unificación

Massei explicó que en Neuquén, “desde que somos provincia, existían juzgados de primera categoría, de segunda categoría y de tercera categoría; siguiendo los lineamientos de los municipios de primera, segunda y tercera categoría”. Añadió que, “si bien eso inicialmente pudo tener su fundamento, se entendió que todos los jueces cumplen la misma función, haya 500 habitantes o 20.000″, por lo que correspondía unificar esos rangos.

A partir de la vigencia de la ley Nº 2659, indicó, “los que eran de categoría segunda y tercera pasaron todos a ser jueces de primera categoría”,  con igual remuneración, y quedó  sólo una distinción entre titulares y suplentes (JP-1 y JP-4). En el caso de los jueces recategorizados, la unificación significó un incremento salarial.

Remarcó no obstante que este cambio se produce “siempre manteniendo la figura del juez de paz lego, no letrado, porque ésta es una impronta que nosotros vamos a seguir respetando”. Según aclaró, los jueces de paz no son profesionales del derecho y, para cubrir ese cargo, los municipios proponen una terna al TSJ, que resuelve el nombramiento en base a un análisis de los antecedentes de los postulantes.