(…) Muchas gracias, gracias a todos, gracias a los vecinos y al barrio, porque fue uno de los primeros barrios que nos abrió la puerta cuando empezamos a gobernar y nos dijeron: ‘por acá, necesitamos esto’. Entonces, estamos felices porque la única manera de transformar socialmente nuestros barrios es estando unidos.

La verdad es que aquella vez cuando entramos acá, vimos en el estado en que estaba esto y ver hoy cómo está, es un gran triunfo de todos los habitantes de este barrio, de ustedes. Este es un triunfo del esfuerzo, el trabajo, la responsabilidad, el compromiso, el coraje, la paciencia y la prudencia de cada uno de ustedes.

Estamos felices de haber podido reinaugurar esto hoy, en el mes en el cual estamos festejando los 112 años de vida de la ciudad de Neuquén capital.

Todos fuimos chicos como ellos. Todos algún día fuimos así como ellos. Tuvimos sueños y expectativas, y Neuquén nos dio una oportunidad. Ahora nosotros trabajamos para que ellos puedan tener las mismas oportunidades que tuvimos nosotros, para que los sueños de ellos también se hagan realidad.

Por eso, esto que sirva como ejemplo de que los neuquinos juntos podemos, porque los neuquinos sabemos cómo hacerlo. Pero no hay tiempo que perder; el tiempo pasa volando. Hay mucho por hacer. Y yo confío en ustedes, confío en el coraje, en la responsabilidad, en el amor, en que juntos -de la mano de la herramienta de la solidaridad- le vamos a ganar a la indiferencia.

Neuquén es todo por delante. Se ha hecho muchísimo, pero cada día que nos levantamos hay mucho por hacer. Se nos abren las puertas al desafío y quiero venir a decirles, aquí y ahora, que renovamos el compromiso de llevar adelante un gobierno de puertas abiertas, de la calle hacia los escritorios.

El otro día por primera vez hacíamos una firma digital de un decreto. ¿Saben para qué? Para que haya menos tiempo que perder en los escritorios y más tiempo al lado y a la par de cada uno de ustedes.

Estamos felices. Vamos por buen camino al incorporar, para llevar adelante un abordaje integral en nuestro gobierno, de las personas con discapacidad, de la mesa de la diversidad, de la mesa de las pymes, para generar y cuidar cada puesto de trabajo.

Lo único, chicos, que les va a permitir salir adelante, ser felices y formar una familia, como lo han hecho vuestros padres, es el trabajo. Para eso hay que educarse, hay que ir a la escuela y hacerles caso a los maestros; y en la casa hacerles caso a los padres. No es la droga y el alcohol; la droga y el alcohol no te llevan ni a la esquina. Es el deporte. Por eso necesitamos fortalecer el deporte, la cultura y la educación.

Y en este camino de este Neuquén que nos enseña, que es una escuela de vida, va a haber aciertos y errores. Pero siempre yendo de frente y para adelante. No hay posibilidades de crecer y desarrollarse haciéndole una zancadilla, una trapisonda o confrontando con el de al lado.

Neuquinos todos, los que vinieron de allá muy lejos y los que nacimos aquí, nos unimos y nos encontramos en esta hermosa ciudad para hacer una gran familia, la familia tuya, tuya, tuya, tuya y tuya, la familia de todos nosotros. Gracias por este logro y sigamos unidos trabajando, trabajando y trabajando, para hacer realidad nuevos sueños en nuestro querido Neuquén. Felicidades.