Implementan registro voluntario de jugadores compulsivos en las salas de Neuquén

enero 10, 2012

Forma parte del Programa de Promoción y Orientación hacia un Juego Responsable, que lleva adelante el gobierno provincial neuquino.

La referente del Programa de Promoción y Orientación hacia un Juego Responsable, dependiente del Instituto Provincial de Juegos de Azar, Wanda Leitner durante una entrevista mantenida este martes por la mañana se refirió al registro voluntario de jugadores compulsivos.

Al respecto dijo el registro surgió como una “necesidad y consecuencia”, y explicó que se comenzó a implementar la autoexclusión, se fue sala por sala y como cada una lo manejaba de acuerdo a su propia política se decidió unificar los criterios, hacer un acta de autoexclusión y darle un marco legal que lo avale, como una resolución.

“La autoexclusión es voluntaria y consiste en que la persona tiene varios pasos a cumplir”, dijo y explicó que “si uno ve que está en problemas puede solicitar un test de autoevaluación conformado por 20 preguntas, que se pueden encontrar en cada Sala de Juegos o en el Departamento de Juego Responsable, esta evaluación permite tener idea de donde uno está situado”.

Leitner expresó que “si la persona contesta la mayoría de las preguntas por si, significa que ya está en problemas, que no hay control, lo que puede hacer es solicitar ser autoexcluida. La autoexclusión significa que la persona se presenta en la Sala de Juegos con el Documento Nacional de Identidad (DNI), le sacan una fotografía, le leen el acta y la explicación de la misma”.

Asimismo remarcó que una vez realizada la autoexclusión la persona no podrá ingresar a ninguna sala de juego, tampoco a los baños, a las confiterías ni a los hoteles de aquellos que los tengan. Y destacó que están “bastantes conformes con los resultados porque la gente entendió que es una medida seria y que funciona en todas las salas”.

Luego informó que se está capacitando a la gente que involucra el programa sobre el funcionamiento on line del sistema y explicó que cada sala tiene su clave, el personal baja el acta, lo completan, lo firma la persona, lo cargan y se tiene instantáneamente la información.

Con la información obtenida comentó que primero se distribuye a todas las salas, segundo se la pone en un registro “ya sea por la sala, por género y por edad, el registro es sanitario porque tiene que ver con la salud”. Y tercero se hace un seguimiento de la persona, se pone en contacto con la persona, se charla y se busca que comience un tratamiento.

Manifestó que la información de las personas que están registradas es anónimo, es una información confidencial y se maneja con mucho cuidado, “con el criterio de poder ayudar más a las personas que están en problemas, el fin es ese, poder tenerlas localizadas, poder hacerles un seguimiento, poder alcanzarles un tipo de ayuda, orientación o de derivación“.

Antes de finalizar la entrevista Wanda Leitner dijo que “el equipo que lleva adelante el programa está compuesto por una licenciada en psicología con especialidad en Deporte, una estudiante de psicología avanzada y un sociólogo. Este es un programa de atención primaria, es decir no hacemos asistencia pero tratamos de derivar un tipo de asistencia ya sea pública, privada, individual o grupal”.