Inés Rigo de Ragni y Dolores Noemí López Candan de Rigoni, Madres de Plaza de Mayo filial Neuquén y Alto Valle recibieron el Doctorado otorgado por la Universidad Nacional del Comahue.

El gobernador Omar Gutiérrez participó del acto por el cual la Universidad Nacional del Comahue (UNCo) entregó el título Honoris Causa a dos integrantes de la Asociación Madres de Plaza de Mayo, filial Neuquén y Alto Valle: Inés Rigo de Ragni y Dolores Noemí López Candan de Rigoni.

El acto se desarrolló después de las 19 en el Aula Magna y estuvo encabezado por el rector de la UNco, Gustavo Crisafulli.

La Asociación Madres de Plaza de Mayo, nació hace 40 años, en plena dictadura militar, para exigir la aparición con vida de sus hijos.

Contó además con la participación organizaciones de la sociedad civil, estudiantes y vecinos. Acompañaron el intendente de la ciudad, Mariano Gaido; el ministro de Ciudadanía, Ricardo Corradi Diez y la subsecretaria de Derechos Humanos, Alicia Comelli.

El Título de Doctor Honoris Causa, fue otorgado por el Consejo Superior de la Universidad Nacional del Comahue por Ordenanza 0548, el 25 de noviembre 2019. La propuesta de reconocimiento a estas dos mujeres fue elaborada por la secretaría privada del rectorado y aprobada por una unanimidad en la sesión del Consejo Superior.

Las Madres iniciaron su búsqueda junto a otros familiares de detenidos desaparecidos, hasta que, en 1982, después de una visita de Hebe de Bonafini, se convirtieron en la primera filial del interior del país.

Entre los fundamentos de la ordenanza se destaca que ambas mujeres “debieron transgredir el orden, desafiar el statu quo para organizarse. Romper lógicas patriarcales de dominación y buscar alternativas para escapar tanto al control estatal como al impuesto por el mandato cultural y social».

Agrega que “en la región, las Madres -hoy referenciadas en Inés Ragni y Dolores Rigoni- fueron el centro articulador de esta lucha” y recuerda que “cada tercer jueves del mes se realiza en el Monumento a la Madre de Neuquén capital y la Marcha de la Resistencia del 10 de diciembre, que en forma ininterrumpida llevan a cabo desde hace 38 años”.

La decisión de la UNCo se sostiene en el hecho de “otorgar el Doctorado Honoris Causa a estas Madres y con ello a la organización que representan, resulta una obligación indelegable para el Consejo Superior de la Universidad Nacional del Comahue. Es no solo reconocer su trascedente y meritorio ejemplo sino también honrar y hacer efectivo el mandato de nuestro estatuto que en sus bases declara que “la Universidad es una comunidad de profesores, alumnos, no docentes y graduados. Procura la formación integral y armónica de sus componentes e infunde en ellos el espíritu de rectitud moral y de responsabilidad cívica y sostiene la plena vigencia de los derechos humanos».

El acto se desarrolló después de las 19 en el Aula Magna y estuvo encabezado por el rector de la UNco, Gustavo Crisafulli.

Sobre la asociación

La Asociación Madres de Plaza de Mayo, nació hace 40 años, en plena dictadura militar, para exigir la aparición con vida de sus hijos. En la ciudad de Neuquén comenzaron a reunirse en la Catedral junto al obispo Jaime de Nevares, la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos y Familiares de Desaparecidos, de esta organización comenzaron a viajar para encontrarse con otras madres que buscaban a sus hijos en todo el país.

En agosto de 1980, se realizó la primera manifestación por los desaparecidos de la zona donde cada madre utilizó un pañal-pañuelo y como ellas mismas decían: “antes que nada pañal para identificarnos entre la multitud”.

Ellas comenzaron a escribir los nombres de sus hijos e hijas para romper el silencio del Estado y la ceguera voluntaria de la sociedad y finalmente bordaron en sus pañuelos “aparición con vida, como consigna y como cuestionamiento al sistema, ante las desapariciones de ese momento, pero también las de hoy sin esclarecer.

En 1982 se consolidaron como la primera filial de la Asociación Madres de Plaza de Mayo y desde el comienzo mantienen los tres principios generales de la Asociación: la socialización de la maternidad, exigiendo justicia por los y las 30.000 desparecidos; la independencia de los partidos políticos, pues sus hijos tenían múltiples ideologías y participaciones políticas, y la independencia económica.

Estos principios le dieron -desde hace más de 40 años- la libertad de opinar y accionar libremente, ganándose el respeto de todas las fuerzas democráticas.