Unos 75 agentes del Sistema Público de Salud recibieron ayer por la tarde las certificaciones que los habilitan para colaborar con el equipo de atención socio-sanitario, en la recuperación de las habilidades de los abuelos y en consecuencia, mejorar su calidad de vida.

Concluyó ayer la capacitación para Acompañantes Domiciliarios de Adultos Mayores, organizada por el ministerio de Salud. Durante un acto que se celebró por la tarde en el auditorio Don Felipe Sapag del hospital Bouquet Roldan, 75 agentes concluyeron el último modulo del curso y recibieron sus certificados.

La formación para Acompañantes Domiciliarios estuvo organizada y dictada por la dirección general de Atención Primaria de la Salud y el Área de Adultos Mayores del ministerio de Salud, con la colaboración del personal de los hospitales Bouquet Roldán y Heller de esta capital, y el de Junín de los Andes. También participaron el ministerio de Desarrollo Social y otras instituciones.

El responsable del área de Adulto Mayor del ministerio de Salud, Martín Regeiro, explicó que “el eje central del curso fue abordar el cuidado del adulto mayor desde todas las visiones, desde un punto de vista social, físico y funcional, al tiempo que optimizar la autonomía y el autocuidado del adulto mayor”. Agregó que “el cuidador asiste al adulto mayor desde un primer nivel dentro de la asistencia y eso es un pilar fundamental para la atención en salud”.

A modo de evaluación, Regeiro manifestó que “la capacitación fue muy positiva y los participantes quedaron muy conformes“. Destacó el nivel de los docentes y de los capacitados “quienes tuvieron muy buena predisposición y conocimiento de lo que hacían”.

Del acto participó el director del hospital Bouquet Roldán, Néstor Gerez, quien felicitó y agradeció a todo el personal que hizo posible realizar la capacitación, así como también la responsabilidad y dedicación de los participantes.

El acompañante domiciliario de adultos mayores colabora con el equipo de atención socio-sanitario, apoyando sus acciones en los aspectos sanos, ayudando a recuperar sus habilidades remanentes, mejorando su calidad de vida, colaborando con la familia facilitando la comunicación y su reinserción social en la comunidad.

La capacitación comenzó el 2 de agosto y consistió en seis encuentros abordando temas tales como sociedad; vejez; redes sociales; biología del envejecimiento; envejecimiento activo; psicogerontología; y el rol del acompañante domiciliario. Asimismo, contaron con talleres anexos para tratar diabetes; cuidados paliativos; cuidados de enfermería en domicilio; entre otros. La intención desde el área es poder realizar este tipo de capacitaciones anualmente.