El subsecretario de Energía, Minería e Hidrocarburos, Gabriel López, destacó que en el marco de la ley nacional 27007 se presentaron 8 proyectos de no convencionales. En total se iniciarán 11 proyectos que a largo plazo tendrán una producción 27 veces mayor que la actual en la provincia.

La provincia del Neuquén contará en 2016 con 5 mil millones de dólares de inversión en la actividad hidrocarburífera, que corresponden principalmente a proyectos de explotación no convencional presentados y aprobados durante 2015. Los datos surgen de los balances y proyecciones efectuados por la Subsecretaría de Energía, Minería e Hidrocarburos de la provincia.

El subsecretario del área, Gabriel López, especificó que esto significa “arrancar con 300 pozos más nada más que de la actividad no convencional”. La inversión se distribuye a razón de “mil millones de dólares en proyectos en etapa piloto, 2 mil millones de dólares en Loma Campana y 500 millones de El Orejano”, que se suman a la que aporta la tendencia “en declive pero estable de los convencionales”.

Indicó que a partir de 2013, con la ley que aprobó el acuerdo de YPF con la provincia para el desarrollo de Loma Campana “se empezaron a presentar más proyectos de desarrollo de no convencionales y el despegue fue el advenimiento de la nueva ley 27007, que tipificó la concesión no convencional de hidrocarburos y la exploración de hidrocarburos no convencionales”.

“Entonces, al contar con una figura legal que te permita desarrollar, representar y pedir una concesión se propició un marco jurídico apto para la presentación de proyectos. Hay 8 presentados en 2015 de los 11 que están en marcha”, agregó.

Se trata de una expectativa muy favorable para la provincia en el contexto internacional actual, ya que “todos esos proyectos significan dentro de la totalidad de (el yacimiento) Vaca Muerta en Neuquén el 8,6 por ciento. No llegan ni al 10 por ciento de su potencial, de lo que tenemos para avanzar”.

A largo plazo habrá un 50 por ciento más de pozos productivos en la provincia

El funcionario explicó que los compromisos de inversión aprobados tienen dos etapas: una etapa de piloto de cinco años y una de desarrollo de 35 años, incluida la etapa de piloto. “Dentro de la etapa piloto tenemos previsto perforar 284 pozos, por un monto de 4 mil millones de dólares”, indicó.

Una vez concluida la etapa piloto “viene el plan nacional de desarrollo, porque los pozos piloto son aquellos pozos donde las empresas adoptan diferentes metodologías de perforación, de terminación con distintos productos incluidos en la estimulación hidráulica y obtienen información. Después en base a ella definen qué largo va a tener la línea horizontal, cuántas etapas de fractura: en definitiva establecen el pozo tipo a partir del cual van a ser todos los pozos siguientes”.

En esa etapa de desarrollo nocional está previsto realizar 7500 pozos. “Hoy la provincia debe contar con unos 7 u 8 mil pozos productivos y hubo 13 mil en toda su historia, así que estamos hablando de un 50 por ciento más pozos que los que hay en existencia”, dijo.

Si bien “esto no es hoy o mañana sino para los próximos 35 años, la producción de estos 11 proyectos a largo plazo son 27 veces y medio la producción actual de Neuquén. Son valores muy importantes que parecen exagerados pero son los valores del plan de desarrollo”.

Según la serie histórica de la actividad no convencional, en 2012 se perforaron 101 pozos; en 2013, 200 pozos; en 2014, 310 pozos y en 2015, 300 pozos. “Que esta tendencia disminuya es muy poco probable, con lo cual creo que en cinco años podemos estar hablando de 500 pozos, que es una cifra muy interesante”, dijo.

Y resaltó que gracias a que se trata de plazos largos, a 20 años, “dan la posibilidad de planificar y ejecutar la infraestructura a la que deben proveerla, porque se necesita infraestructura de transporte y de ductos” para el buen rendimiento de la actividad.