Se trata de 13 familias que se beneficiaron con el Régimen de Regularización Dominial de la ley provincial 2660 y residen en diversos barrios neuquinos.

Este mediodía se entregaron 13 escrituras a vecinos de Neuquén capital que se sumaron al Régimen de Regularización Dominial establecido por la ley provincial 2660. Los beneficiarios pertenecen a los barrios Unión de Mayo (2), Islas Malvinas (2), Villa Florencia (2), Belgrano (1), Villa Farrel (2), Limay (1), Provincias Unidas (1), Nuevo (1) y Progreso (1).

El gobierno de la provincia puso a disposición de la comunidad una oficina especial para iniciar los trámites de escrituración de viviendas y regularización de lotes urbanos, en aquellos casos en que los dueños originales de los inmuebles fallecieron y no realizaron el trámite de sucesión, por lo cual los adquirientes tienen dificultades para escriturar dentro del régimen ordinario.

Los trámites se cumplimentan a través de la Unidad de Regularización Dominial, de acuerdo a lo establecido por la ley provincial Nº 2660 de Régimen de Regularización Dominial, cuya autoridad de aplicación se encuentra bajo la órbita del ministerio de Desarrollo Territorial.

En general se trata de familias que cuentan con boleto de compraventa pero por múltiples factores no pudieron concretar la escritura traslativa de dominio: fallecimiento del anterior titular o desaparición de la persona jurídica – cooperativa o empresa- que les vendió, entre otras causas.

La coordinadora general del ministerio de Desarrollo Territorial, Yolanda Maiolo, presidió el acto de entrega y señaló que desde la Unidad de Regularización Dominial se trabaja “para que los vecinos logren este título que en un principio es precario, pero que luego de los 10 años se transforma en definitivo”.

Además informó que “personal de la oficina de Regularización Dominial hace dos meses que recorre los barrios de Neuquén capital para que el vecino no tenga que venir hasta el centro”. En esta misma línea, indicó que “se visitaron localidades del interior y de a poco vamos abarcando todo el espectro de la provincia para acercarles este beneficio que es anhelado por todos los vecinos de Neuquén”.

Por su parte, Mirta Navarrete, directora provincial de la Unidad de Regularización Dominal, explicó que “quienes quieran adquirir este beneficio tienen que ser poseedores del inmueble anterior a diciembre de 2005, tener boleto de compraventa o algún documento que acredite que el vecino vive ahí a partir de esa fecha, nomenclatura catastral y mensura del lote, entre otros requisitos”.

Asimismo, destacó que el organismo provincial tiene convenios con escribanos y “los trámites se realizan a costos muy bajos. Hoy una escritura tiene un valor muy alto porque depende del valor de la tierra y la ubicación. En nuestro caso, la Unidad realiza los trámites a un costo fijo para todos”.

El jueves 29, el personal se apostará en el Barrio Progreso y del 6 al 9 de junio habrá un nuevo cronograma que se dará a conocer por los medios de comunicación. “La idea es abarcar toda la provincia, por esto también esteremos viajando los próximos días al interior”, concluyó.

Trámites

Los trámites se cumplimentan a través de la Unidad de Regularización Dominial de acuerdo con lo establecido por la ley Nº 2660. Esta unidad fue creada para normalizar los estados de dominio de lotes urbanos que presentan dificultades para la obtención de los títulos definitivos dentro del régimen ordinario.

El trámite para los interesados difiere si el terreno es privado o municipal. En el primer caso, el municipio local no interviene; en caso contrario se pide la expedición de ese terreno y de los derechos que tiene la municipalidad para que la persona pueda escriturar. Al autorizarlo, se inicia el trámite. Una vez entregada la escritura, el organismo provincial no tiene más intervención. Si aparece alguna persona para oponerse a la titularidad pasa a ser una gestión judicial.

Con la finalidad de corroborar la información fehaciente que brinda el interesado a la Unidad, se creó la Comisión de Fiscalización, para que visite la vivienda del futuro beneficiario y verifique que esté viviendo en el lugar. De esta manera se corrobora su situación socio económica, se sacan fotos del inmueble y se verifica que está viviendo permanentemente en su vivienda única como residencia familiar. Una vez realizado este procedimiento, el vecino firma en conformidad y queda registrado en el expediente. En el caso que no haya una construcción de vivienda, el expediente pasa a archivo.

Es indispensable que haya una construcción que esté habitada en carácter de vivienda familiar y la persona que quiere escriturar tiene que estar viviendo en el inmueble. Si se verifica ese lugar y se encuentra que vive otra persona, el trámite tampoco prospera. Lo mismo sucede cuando se acercan al lugar y se encuentran negocios o departamentos en alquiler.

En el caso de la persona que realizó la compra del inmueble sólo con boleto de venta sin escrituración, puede presentarse ante la Unidad si demuestra que está viviendo permanentemente en su vivienda única y como residencia familiar en un terreno que no está a su nombre. Sólo de este modo puede prescribirse como titular. Se deben entregar los boletos de compra venta o algún documento que acredite que la persona compró ese terreno.

Una vez que se cuenta con todos los papeles presentados por el interesado, la Unidad Dominial solicita informes al Registro de la Propiedad del Inmueble respecto de quién es el titular que figura como dueño de la vivienda. Se pide a Catastro la titularidad de ese inmueble y al Instituto Provincial de Vivienda y Urbanismo (IPVU) que constate que el interesado no sea adjudicatario de ningún otro inmueble.

Mientras se realiza este procedimiento, al dueño que figura en el registro del inmueble se le informa a través de cédulas de notificación que hay una tercera persona que quiere prescribir y se le establece un plazo para que se oponga. Al mismo tiempo se publican edictos en el Boletín Oficial y en los diarios regionales para informarle de la situación.

Una vez realizado este proceso administrativo, la ley establece un régimen de regularización dominial para los ocupantes que acrediten con anterioridad al 31 de diciembre de 1999 la posesión pública, pacífica y continua de lotes privados destinados como único fin a vivienda única y permanente de grupo familiar.

Finalmente, al vecino se le otorga una resolución del ministerio de Desarrollo Territorial para que luego pase por una escribanía y se gestione la escritura.