Se trata de aportes no reintegrables destinados a productores de manzanas, peras y frutas de carozo exceptuando cereza. Los mismos se otorgarán a fruticultores que tengan hasta 20 hectáreas -con un máximo de 2.500 pesos por hectárea- para labores culturales, especialmente cosecha.

El ministro de Desarrollo Territorial, Leandro Bertoya, anunció este martes en conferencia de prensa un aporte de 4 millones de pesos no reintegrables a productores de hasta 20 hectáreas -a razón de 2.500 pesos por hectárea- para labores culturales, especialmente cosecha.

El anuncio se realizó en las instalaciones de la cartera provincial, con la presencia del ministro de Economía y Obras Públicas, Omar Gutiérrez; el presidente del Banco Provincia de Neuquén S.A (BPN), Marcos Kopman; y el presidente del Instituto Autárquico de Desarrollo Productivo (Iadep), Claudio Garretón.

La medida beneficiará a unos 180 productores y los interesados deberán certificar el cumplimiento de los requisitos ante el Centro PyME- Adeneu, ubicado en la esquina de Chaneton y Sarmiento de esta ciudad. Los mismos deberán haber adquirido emisores de feromonas para el control de Carpocapsa, utilizando la técnica de confusión sexual (TCS) (en el caso de pepita) y no poseer deudas ni presentar litigios judiciales con la provincia de Neuquén y no tener solicitudes de loteo de sus establecimientos productivos.

El ministro Bertoya señaló que además de este instrumento financiero, “hay que destacar la infraestructura. La provincia se ha endeudado con organismos internacionales en beneficio del sector frutícola. Creo que es la actividad donde más inversiones se han realizado en los últimos años, y es el sector que no ha hecho aportes tributarios. Esto es una muestra más de la voluntad del gobierno provincial de acompañar al sector”, sostuvo.

El funcionario provincial informó que el anuncio consistió en “una batería de propuestas para todos los fruticultores, que se compone de dos partes. La primera es un aporte no reintegrable de 2.500 pesos por hectárea, hasta 20 hectáreas, que ante los escasos recursos hemos hecho foco en pequeños y medianos productores”. La segunda comprende “una línea de financiamiento con tasa subsidiada a través del BPN, en donde están disponibles unos 40 millones de pesos anuales para financiar la cosecha y todas las tareas culturales que el productor considere necesarias de llevar adelante”.

En ese contexto sostuvo que actualmente “hay un muy buen precio de la fruta en el mercado, así que tenemos muy buenas expectativas para que esta cosecha continúe con los mismos valores que hacen que la actividad sea rentable”.

Bertoya coincidió con su par de Economía y Obras Públicas, Omar Gutiérrez, al sostener que “el Estado está presente en infraestructura”. Citó como ejemplo el frigorífico de San Patricio del Chañar, que “fue a fondo perdido, en obras de electrificación, de riego, sanidad y exenciones tributarias que le dan una especial atención al sector frutícola, en ingresos brutos, en sellos y en impuestos inmobiliarios. Con estas acciones, nosotros creemos que el Estado provincial ha llegado a su máximo esfuerzo”, manifestó.

Por último, convocó a los productores a que “se inscriban y tomen este aporte en el Centro PyME- Adeneu o se remitan al BPN, donde están todas las garantías disponibles para la actividad”.

Finalmente, aclaró que la totalidad de los productores son beneficiados, “salvo aquellos que tengan un loteo en su chacra o tengan juicio con el estado provincial”.

Por su parte el ministro de Economía y Obras Públicas, Omar Gutiérrez, aseguró que “los aportes están disponibles. Hay un trámite administrativo que los productores deben realizar en el organismo correspondiente, en este caso en el ministerio de Desarrollo Territorial, y una vez realizado podemos realizar los desembolsos”.

Bajo esa misma línea informó que “los fondos están reservados como lo ha solicitado el gobernador Jorge Sapag para que el ministro Bertoya lleve adelante la operatoria lo más rápidamente posible”.

Se otorgaron 425 millones de pesos a cuestiones estructurales del sector

Durante la conferencia de prensa, el subsecretario de Producción, Javier Van Houtte, realizó una exposición en la que detalló que el gobierno provincial ya lleva destinados más de 400 millones de pesos al sector frutícola para atender cuestiones estructurales.

Van Houtte detalló que con la Ley 2595/08 de Premio Estímulo a Productores, más el crédito a empresas para compra de insumos, sumó 2,5 millones de pesos anuales aproximadamente y unos 3 millones de pesos en fondo permanente.

En cuanto al Ente Compensador Agrícola (ley 2507/08) hay un compromiso anual de 3 millones de pesos y un fondo actual 6 millones, más 17 millones que son aportes a efectivizar de la provincia. Además de los fondos para financiar dispenser por 4,5 millones de pesos, de los cuales 2 millones provienen del gobierno provincial.

Obras de infraestructura

Entre los proyectos más destacados se encuentra el sistema de riego y drenaje Centenario y Vista Alegre por 104 millones de pesos, el sistema de riego y drenaje San Patricio del Chañar que tiene un costo de inversión de 169 millones de pesos y la reciente obra inaugurada de electrificación en el valle de Añelo con 39 millones de pesos de inversión.

A estas construcciones se agregan los aportes al programa regional de Carpocapsa (Prosave) por 700 mil pesos anuales, la exención al Impuesto Inmobiliario por 500 mil pesos anuales y un subsidio de la tarifa eléctrica en frigoríficos para empresas de un millón de pesos, aproximadamente.

El subsecretario de Producción mencionó además el estudio de promoción de mercado interno para peras y manzanas por 300 millones de pesos, el fortalecimiento de las cámaras de productores frutícolas por un millón y medio de pesos; el financiamiento para diversificación (vitivinicultura, frutos secos, olivos) y el subsidio de tasa por 22 millones de pesos.

Finalmente, detalló los fideicomisos para maquinaria agrícola que contaron con el financiamiento del Consejo Federal de Inversiones (CFI) por 3,4 millones de pesos y la construcción de dos frigoríficos en San Patricio del Chañar y Centenario que fueron ejecutados por el ministerio de Agricultura de la Nación por 8 millones de pesos.