El gobernador asistirá mañana al acto por el 105 aniversario de la ciudad de Neuquén

septiembre 11, 2009

El gobernador Jorge Sapag encabezará a las 11, junto al intendente Martín Farizano, la ceremonia central que se realizará junto al monolito que recuerda el traslado de la capital a la ciudad.

monolito inaugural

El gobernador Jorge Sapag, junto al intendente Martín Farizano, presidirá mañana el acto central conmemorativo del 105 aniversario de la capitalidad de Neuquén. La ceremonia se realizará a las 11 junto al monolito que recuerda el traslado de la capital provincial a la ciudad, ubicado en avenida Argentina, frente al Palacio Municipal.

Durante el desarrollo del acto, que se iniciará con la entonación de los himnos nacional y provincial, acompañada por la Banda de Música de la Policía provincial, el mandatario provincial y el jefe comunal colocarán ofrendas florales al pie de dicho monumento y pronunciarán un discurso alusivo a la fecha en la que allá por 1904 el entonces gobernador Carlos Bouquet Roldán decide mudar la capital del territorio a la Confluencia de los ríos Neuquén y Limay.

El programa de festejos por el nuevo aniversario de la ciudad se inició el viernes 4 con la celebración del Día del Inmigrante y continuará hasta fines de septiembre con actos, espectáculos y actividades deportivas, culturales y recreativas, entre las que se cuentan el acto central y desfile cívico y militar, que se hará mañana a partir de las 16 en la calle Mitre, entre la avenida Olascoaga y Tierra del Fuego.

Historia de la capitalidad

En 1862 la ley nacional 28 del 13 de octubre, dispuso la nacionalización de los territorios del país que no estaban comprendidos por las provincias ya existentes.

Transcurrieron cinco años y la ley 215 estableció la frontera sur en la ribera norte de los ríos Neuquén y Negro desde la cordillera hasta el océano, pero esto se concretó recién a través de la ley 947 del 4 de octubre de 1878 y de la Conquista del Desierto.

El mismo año y por ley 954 se creó la Gobernación de la Patagonia, cuya capital tuvo asiento en Mercedes de Patagones (hoy Viedma). Para luego, por ley 1.265 del 24 de octubre de 1882, la Gobernación se dividió en los territorios de La Pampa y de la Patagonia, siendo el límite entre ambos los cursos de los ríos Agrio, Neuquén y Negro.

Nuevamente en 1879 el Gobierno central encomienda al General Julio Argentino Roca, lo que luego se denominó la “Campaña al Desierto” teniendo como objetivo principal el sometimiento de los aborígenes y la anexión definitiva de estos territorios al gobierno central. Arribando Roca en junio de 1879 funda el Fortín Primera División, sobre la margen sur del río Neuquén hoy Cipolletti.

Este asentamiento dio lugar a que -poco a poco- se instalarán pioneros y nuevos pobladores en la zona, hasta que en 1899 con la llegada del Ferrocarril se dio fuerte impulso a la región.

El actual territorio neuquino quedó de esta manera seccionado, hasta que la ley 1.532 del 1 de octubre de 1884 estableció los límites definitivos. En mayo de 1902 con la finalización de las obras del puente ferroviario sobre el río Neuquén se inaugura también la estación Neuquén. A la sazón el cruce sobre el río se realizaba en balsa. En aquel entonces la capital del Territorio del Neuquén estaba situada en el extremo norte, casi en el límite con Mendoza, en Chos Malal.

Una decisión de Bouquet Roldán

El 19 de mayo de 1904, por decreto del Poder Ejecutivo Nacional, se dispone el cambio de la capital del territorio neuquino de Chos Malal a la ciudad de Neuquén. Por la misma norma, el Territorio queda dividido en doce Departamentos. El 12 de septiembre de ese mismo año, el gobernador Carlos Bouquet Roldán mudar la capital del territorio a la Confluencia de los ríos Limay y Neuquén.

Es importante destacar que no existió acta de fundación ni decreto para trazar el pueblo. En 1902, con la llegada del ferrocarril por primera vez a la Estación Neuquén, comienza el desarrollo económico y demográfico de la localidad. El movimiento de cargas y el transporte de personas contribuyeron a la instalación de comercios y al incremento de la infraestructura urbana. Una huella de su origen como ciudad ferroviaria es el cambio en los nombres de las calles a la altura de los rieles.

La mayor parte de las tierras próximas al área ferroviaria de la futura capital eran propiedad de Casimiro Gómez (de Buenos Aires), quien a su vez fue uno de los principales proveedores de arneses y monturas del ejército nacional. Para establecer la ciudad, Gómez vendió esas tierras.

El 12 de septiembre de 1904, el entonces gobernador del territorio neuquino, Carlos Bouquet Roldán, dispuso el traslado de la capital desde Chos Malal a Neuquén. La decisión se fundamentaba en que la zona de la Confluencia resultaba un lugar estratégico en cuanto a las comunicaciones entre la cordillera y los puertos del Atlántico. Además, confluían en ese sitio tres ríos navegables y la punta de rieles del ferrocarril.

En 1904, se realizó la obra del Chateaux Gris, un chalet de madera donde funcionó la gobernación en los primeros años de la ciudad. La empresa que lo construyó fue John Wright. Los materiales fueron transportados por el Ferrocarril del Sud en forma gratuita desde Plaza Constitución (casi 100 toneladas en materiales). Luego de 1929, cuando la gobernación se trasladó a su sitio actual-que hasta ese entonces era la comisaría-, el Chateaux Gris albergó las oficinas del Juzgado de Paz, la municipalidad, el Registro Civil y la oficina de bosques. En 1950 fue demolido.

En 1910 se inician las obras que darían lugar al sistema de riego de El Valle acrecentando la actividad en la zona y Neuquén se fue convirtiendo en una de las más importantes ciudades de la zona.

El territorio del Neuquén, que desde 1915 ya estaba organizado políticamente en dieciséis departamentos, fue elevado a la jerarquía de provincia a través de la ley 14.408 sancionada el 15 de junio de 1955.

Ya en 1920 Neuquén concentraba casi por completo la actividad administrativa provincial y nacían a su alrededor otros pueblos y colonias principalmente agrícolas.

La finalización de las obras del puente sobre el río y la unión de las ciudades de Neuquén y Cipolletti significaron la definitiva integración de Neuquén a la región y la confirmación de su situación de liderazgo zonal.

La ciudad capital hoy

La ciudad de Neuquén se encuentra en la confluencia de los ríos Limay y Neuquén, a 1178 kilómetros de la ciudad de Buenos Aires. Por su intenso desarrollo comercial, movimientos culturales y políticos e intensa vida nocturna, es considerada la ciudad más importante y desarrollada de la Patagonia.

Además, es una de las ciudades con mayor crecimiento demográfico del país. Su población actual está estimada en 265 mil habitantes, mientras que en 1970 eran 45 mil. De acuerdo con el último Censo Nacional de Población, Hogares y Viviendas, que se realizó en 2001, la población alcanzaba las 203.190 personas.

Gran parte de la expansión urbana de Neuquén se produjo a raíz de asentamientos ilegales. De los 48 barrios en los que está dividida la ciudad, 14 nacieron como ocupaciones. Además, desde el municipio se calcula que hay aún alrededor de 60 tomas de terrenos sin regularizar, donde viven cerca de 4.500 familias.

La actual intendencia de la ciudad se encuentra a cargo de Martín Adolfo Farizano, quien asumió en diciembre de 2007, por un frente de distintas fuerzas políticas que lo llevaban como candidato. En las últimas elecciones municipales, que se realizaron el 23 de agosto de este año, hubo 167.988 habitantes en condiciones de votar.

El Concejo Deliberante de la ciudad de Neuquén está conformado por 18 bancas, las cuales integran seis comisiones: Servicios Públicos; Acción Social; Legislación General, Poderes, Peticiones, Reglamentos y Recursos Humanos; Obras Públicas; Ecología y Medio Ambiente, y Hacienda, Presupuesto y Cuentas.

Según las últimas estadísticas oficiales, correspondientes al año 2003, había 444 industrias radicadas en la ciudad y alrededor de 4 mil comercios (230 mayoristas y 3.813 minoristas). Por otro lado, en Neuquén capital existen 314 templos correspondientes a 133 denominaciones religiosas, según el padrón municipal de cultos.

En cuanto a las actividades económicas, las empresas ligadas a la explotación petrolera y las relacionadas con la construcción y los servicios representan la mayor parte de las fuentes de empleo. Además, en el Parque Industrial de la ciudad, se encuentra una diversidad de asentamientos fabriles: metalúrgicas, madereras, cerámicas y materiales de empaque; entre otros. Por otra parte, la proximidad de los ríos contribuye al desarrollo de cultivos intensivos de frutales (principalmente manzanas y peras).

Atractivos turísticos

La ciudad cuenta con el Parque Central, un paseo que abarca la antigua estación de trenes y el ex galpón de carga del ferrocarril, reciclado como la sala municipal de exposiciones y arte Emilio Saraco. Dentro de ese espacio, se encuentra el Monumento a los Caídos en Malvinas, inaugurado en 2006.

También se puede recorrer la Catedral, ubicada sobre la avenida principal. Frente a ella, todos los fines de semana, se instala la Feria Artesanal de Neuquén, con cerca de 200 puestos estables. Al norte de la ciudad, por la misma avenida, está el Balcón del Valle, un mirador que ofrece una vista panorámica de la ciudad y las localidades vecinas. Y, a pocos metros de allí, funciona el Observatorio Astronómico, con tres telescopios de imagen compuesta que permiten observar el sistema solar y estrellas lejanas.

Además, la capital provincial ofrece a los visitantes y pobladores tres museos para recorrer:

– El Museo Nacional de Bellas Artes de Neuquén, que está instalado en un gran edificio, con sistemas de seguridad y de control de temperatura y humedad. Se inauguró para el centenario de la ciudad, el 12 de septiembre de 2004, y tiene dos tipos de muestras: la correspondiente al patrimonio y las itinerantes. Fue la primera delegación del MNBA fuera de la ciudad de Buenos Aires.

– El museo histórico municipal “Dr. Gregorio Álvarez”, emplazado en el Parque Central, que ocupa un antiguo edificio perteneciente al ferrocarril (sala de máquinas), totalmente restaurado. Cuenta con datos y elementos de paleontología, arqueología, la Campaña del Desierto, la primera gobernación del Territorio, la historia de la ciudad y folklore local.

– El museo de la ciudad “Paraje Confluencia”, erigido en tres casas que fueran la Colonia Nº6 del personal de tráfico del viejo barrio Ferroviario. Estas viviendas son las únicas que hoy se conservan como exponentes de las formas constructivas de los ferrocarriles ingleses de principios del siglo XX. El museo, ubicado en la intersección de las calles Córdoba e Independencia, alberga una biblioteca, sala de lectura y tres salas para exposiciones permanentes y temporarias. Allí se presentan elementos, hechos y acontecimientos de los pueblos que habitaron la zona hace unos 10.000 años.