En Zapala, se realizó el cierre del proceso de formulación del Plan de Mejora Competitiva que abarca los proyectos prioritarios. El clúster, integrado por productores y organismos públicos, es promovido por el gobierno provincial, a través del Centro PyME-ADENEU.

Organizaciones de productores y técnicos de diversos organismos públicos que integran el Clúster Caprino del Centro Neuquino definieron la prioridad de los proyectos que serán financiados a través del Banco Interamericano de Desarrollo. Se apunta a fortalecer institucionalmente al clúster, mejorar la producción primaria y el desarrollo del agregado de valor de la fibra procesada, entre otras. La provincia promueve la herramienta a través del Centro PyME-ADENEU, organismo dependiente del Ministerio de Producción y Turismo.

El pasado 26 de febrero se realizó el foro de cierre del proceso de formulación del Plan de Mejora Competitiva en la Planta de Procesamiento de Fibras de Zapala, que contó con la participación de referentes de las organizaciones de productores caprinos y de referentes de las instituciones que conforman el clúster, como Centro PyME-ADENEU, UCAR, Subsecretaría de Producción, INTA, SENASA y el municipio de Zapala.

Finalmente, el clúster priorizó los proyectos a desarrollar en el siguiente orden: fortalecimiento institucional; mejora de la capacidad de producción primaria; desarrollo del agregado de valor de la fibra procesada; incorporación, desarrollo y transferencia de genética angora; plan integral de producción y comercialización de carne y cuero; estudio de mercado de la fibra a nivel internacional; plan integral de comercialización del hilo; creación, registro y puesta en funcionamiento de la asociación de criadores; y desarrollo de un sistema de trazabilidad e información.

Los proyectos a financiar fueron definidos mediante un proceso en el que participaron el conjunto de los actores que componen el clúster. Anabel Lucero Idizarri, facilitadora del Centro PyME-ADENEU explicó que durante el foro “se realizó la presentación de las ideas y un taller en el cual pequeños grupos de productores y técnicos priorizaron los proyectos. Luego se decidió en plenario, la priorización final de los proyectos a financiar, con el fin de asegurar el consenso de todos los integrantes del Clúster”.

A su vez, evaluó que “la reunión fue productiva porque se logró un verdadero consenso sobre las ideas-proyecto”. Lucero Idizarri aclaró que “aquellos proyectos que no cuenten con el apoyo financiero de la herramienta seguirán siendo materia de trabajo para las instituciones públicas, organismos de ciencia y técnica y las organizaciones de productores integrantes del cluster y se buscarán otras fuentes de financiamiento que permitan concretarlos”.

Ya realizada la priorización de los proyectos se elevará el Plan de Mejora Competitiva a PROSAP y a continuación al Banco Interamericano de Desarrollo, que desembolsará 400.000 dólares para la ejecución de las diferentes iniciativas.

Flavio Castillo, presidente de la asociación Quiñe Nehuen de Loncopué concluyó que “la reunión fue satisfactoria, porque significó llevar a cabo algo en lo que los productores siempre insistimos, que cuando se llevan a tomar decisiones se nos tenga en cuenta”. Desde su rol, al igual que el resto de los representantes de las asociaciones “se trata de llevar la información a las asociaciones para que el resto de los productores estén al tanto de lo que puede llegar a pasar”.

Por su parte, Oscar Mardones coincidió en que “hemos tenido poder de decisión, por eso hago un reconocimiento a que se deben hacer así las cosas con los pequeños productores, respetando la decisión de ellos en cuanto a acciones para los productores. Hoy se han tomado decisiones para continuar elaborando esos proyectos que están en camino”. En cuanto a la funcionalidad del clúster, el presidente de la Asociación de Criadores de Cabras Angora consideró que el trabajo coordinado entre técnicos y productores permite que los proyectos tengan una mirada integral.

“A nivel regional se ve en Zapala, en el centro de Neuquén, organizaciones muy fuertes que discuten palmo a palmo, no solo con instituciones técnicas sino también con los gestores políticos”. El director de la Estación Experimental INTA Bariloche, Mauro Miguel Sarasola precisó que “cuando te vas a otras regiones ves mucha diferencia, porque aquí hay una tradición en la conformación de organizaciones y hoy podés ver el resultado, como la planta procesadora de fibras y la cooperativa en pleno funcionamiento”.

La participación de INTA Bariloche ha sido importante ya que “en producción animal somos referentes a nivel nacional e internacional en todo lo que es genética de caprinos, en tema de sanidad animal, nutrición y reproducción”, precisó Sarasola.

Sobre el clúster

La iniciativa comenzó en diciembre de 2014 y a partir de allí se trabajó en una caracterización del sector, en la identificación de oportunidades de mercado para cada uno de los productos, y en líneas de acción que permitan acortar la brecha entre lo que demanda el mercado y lo que ofrece el sector. “De este análisis surgieron los objetivos estratégicos y las ideas proyecto que permitirían lograr esos objetivos” explicó Lucero Idizarri.

A partir de la definición de los proyectos a financiar, serán ejecutados 400.000 dólares provenientes del Banco Interamericano de Desarrollo, gestionados por la Unidad para el Cambio Rural (UCAR) del Ministerio de Agroindustria de la Nación, a través del Programa de Servicios Agrícolas Provinciales (PROSAP). El Centro PyME-ADENEU promueve la herramienta en la Provincia y a su vez es facilitador del proceso, en el que participan instituciones públicas y organizaciones de productores que representan a 350 familias.