“… ¿Dónde vamos a ir a vivir? ¿qué vamos a hacer? ¿qué vamos a construir?. Se discute mucho porque es el porvenir, porque es lo que cada uno quiere, son los sueños, las ilusiones. Y está bueno que se discuta; no son peleas, son discusiones, cambio de opiniones. Recién con Alicia cambiábamos discusiones, no discutíamos ni peleábamos, mucho menos. No tenemos tiempo para pelear, tenemos tiempo para proyectar, para programar, para hacer las cosas. Fíjense, enfrente tenemos la prueba más clara de que el camino se hace andando, y se hace con un primer paso. Y hemos dado pasos importantes; de la confrontación en las calles de antes, mencionaba Jorge (Salas) la confrontación más dura en la época de la dictadura. Después también hubo confrontación en las calles innecesaria en épocas de democracia. Hay que discutir para qué pelear, para qué perder el tiempo; las energías las tenemos que destinar a construir, y en este caso a construir la vivienda de cada uno. La vez pasada hicimos una reunión y hablábamos de 400 lotes; y dijimos, bueno, vamos a buscar los recursos a pesar de la escasez para nivelar el terreno, para hacer las cloacas, para que llegue el agua, ahora viene el tendido eléctrico. Esa tarea no tiene que frenarse; y lleva su tiempo, todo lleva su tiempo. Plantar un árbol lleva su tiempo, lleva tiempo que crezca y que dé frutos. Tener un hijo lleva su tiempo, acá tenemos la prueba clara, del ahijado, que tenemos que ir a conocer. Lleva su tiempo y lleva tiempo criarlo. Y todo lleva tiempo porque uno le pone el esfuerzo, le pone la dedicación y lo quiere modelar de acuerdo a lo que uno piensa. No hay ninguna posibilidad, y ustedes tienen testimonio de eso, ustedes saben muy bien porque seguramente lo habrán vivido, todos los macaneos que habrán sufrido. O les habrán prometido, les habrán dicho mañana tiene, les voy a dar una casa, no se preocupen. ¡Cuánto macaneo es! Porque nadie es mago que pueda decir: hágase una casa aquí. Y al otro día está la casa levantada, eso no existe. Entonces, si estamos hablando de 400 lotes, y ahora otros 308 lotes más, son 700 lotes. Fíjense, en cuatro años que pasaron construimos 4.000 viviendas. En estos cuatro años que transcurren, 6.000 viviendas, son 10 mil en total. Pero además son otros 10 mil lotes, cientos y miles de mejoramientos, plateas. O sea, seguramente vamos a haber llegado a más de 20 mil familias con alguna solución habitacional, tal vez no a todos con la casa, es imposible construir miles y miles de casas de la noche a la mañana. Pero hay una firme decisión de avanzar en loteos, de avanzar en plateas, de avanzar en viviendas. En las zonas rurales hicimos 400 viviendas en esos 4 años, y lo hicimos con el trabajo de la gente, no contratamos allí empresas. Lo hizo el Instituto de la Vivienda (IPVU) y el ADUS por administración, con la gente conduciendo el gobierno y la mano de obra del lugar. Bueno, pero no es solamente hacer la casa, porque si fuera hacer una casa por ahí en un año se construye. Hay que hacer cloacas, agua, luz, gas, infraestructura, abrir las calles, nivelar. Fíjense lo que decía recién Rodi (Rodolfo Kaiser) o Jorge (Salas), hay que levantar medio metro más de ya lo que está levantado, que hay más de un metro levantado. O sea que si esto se inunda, la calle se inunda, no se van a inundar los lotes, pero esto requiere una preparación previa.

¿Cuánto representa el movimiento de suelo? ¿Cuántas camionadas de tierra hay acá? Entonces esta tarea es la que significa que hay un pueblo que está de pie… Hola Víctor, ¿cómo estás? De pie, laburando, laburando desde la construcción; y para construir una casa hay que hacerle buenas bases. Hay que hacer columnas, hay que hacer vigas, hay que hacer buenas plateas. Entonces, hay que hacer bien el trabajo, no se puede hacer a las apuradas. Las cosas a las apuradas después salen mal. Así que acá estamos, yo quiero decir que hemos concretado con la Cooperativa 127 Hectáreas y le damos al presidente la seguridad de contar con 350 mil pesos del el Instituto Provincial de Juegos de Azar (IJAN) porque están aquí presentes para 12 mejoramientos habitacionales en los barrios San Lorenzo y Valentina Sur.

Así que fíjense algo, un detalle, qué importante es lo que les voy a decir ahora en cuanto al destino de las casas. Nosotros no somos los que decidimos en estos 708 lotes a quién se le da el lote o a quién se le da la casa, lo pide la Cooperativa por el trabajo mancomunado y participativo y solidario de todos, no es que el gobierno dice esta casa se la dan al puntero tal, aquella otra al MPN por esto y por aquello. No, nosotros ni sabemos, ni metemos la cuchara en los nombres.

Les puedo asegurar que si ustedes me dicen ¿conoce usted a quién se le da los 708 lotes aquí? No, eso es una decisión democrática y popular de la Cooperativa como organización de base, decide de acuerdo a las necesidades que ha captado entre la gente, y hay que tener confianza y fe en las organizaciones de base y en las organizaciones populares intermedias. Mucho se nos criticó, se nos decía no.. se equivoca el gobernador, la decisión de quién es propietario de la casa debe ser del gobierno provincial. ¿Y por qué? ¿Por qué tiene que ser así? Nosotros hemos elegido otro estilo, esto es un gobierno participativo, un gobierno abierto, un gobierno democrático, por eso es que nosotros confiamos en las organizaciones de base y en las cooperativas. Por supuesto que no en cualquier cooperativa, porque a veces se organiza una cooperativa y salen y engañan a la gente. Entonces hay que tener mucho cuidado, tienen que ser organizaciones de base bien organizadas, tienen que estar bien conducidas, bien lideradas, con transparencia y con participación de cada uno de los socios cooperativos, o mutuales como hemos hecho, o sindicatos u organizaciones intermedias. Y ahí es donde viene el control popular, el control de cada uno de ustedes, ustedes son los que tienen que saber cómo funciona cada organización de base. Pero si el gobierno se dedicara solamente a sortear las casas o ver a quién le llevaría un tiempo enorme, y un tiempo de confrontación y de pelea que es innecesario.

Por eso la democracia, el pueblo, como decía Omar, confía a través de su voto la conducción de un gobierno, pero es bueno que el gobierno también confíe en las organizaciones que forman parte de esa sociedad. Yo felicito a la Cooperativa 127 Hectáreas, porque de un lugar de lucha construimos un lugar de trabajo y de vivienda digna, porque desde un lugar donde se peleaba se convirtió en un lugar de debate y de discusión franca, abierta. Y así como Alicia que recién me decía apúrese gobernador necesitamos soluciones rápidas, tiene razón hay que apurarse, hay que gestionar, el tiempo pasa muy rápido en una gestión de gobierno, necesitamos respuestas ágiles. Muchas veces nos faltan los recursos, pero la mayoría de las veces lo que falta son los proyectos o lo que falta son los planos. Nosotros estamos trabajando con mucha dedicación, con mucha fuerza, con mucha pasión.

Sabemos que vivimos un presente lleno de dificultades, cómo no va a haber dificultades si es tiempo de lucha. Pero la provincia de Neuquén está llamada a tener tiempos de mayor progreso, de mayor desarrollo. Gracias a Dios y a la naturaleza, la provincia de Neuquén tiene recursos naturales y ha sido bendecida con recursos naturales como el gas, el petróleo, los ríos. Bendecido con su pueblo y bendecido con un porvenir y con un progreso que los jóvenes saben que hace presente; y el presente se llama educación, capacitación, preparación para afrontar ese desafío que está a las puertas de la provincia de Neuquén. Un desafió de desarrollo y de despegue y de progreso. Y nos toca seguramente una transición. Vamos a tener un año 2013 de estrechez económica, de estrechez financiera, vamos a hacer honor a nuestras obligaciones. Lo que no podemos hacer es dar rienda suelta a cuanto reclamo se nos haga. Nosotros no podemos responder a todos los reclamos, vamos a responder en la medida de nuestras posibilidades. Pero sí le vamos a pedir mucha seriedad y mucha responsabilidad a todos los dirigentes sociales, dirigentes sindicales, dirigentes políticos, de la oposición, de nuestro propio partido, que sean capaces de estar a la altura de los acontecimientos de un Neuquén de progreso que se viene y no poner palos en la rueda. La escuela pública tiene que estar abierta, no puede estar cerrada porque es el futuro de nuestros chicos. Podemos discutir, como recién discutíamos con Alicia sobre los plazos y los tiempos, lo que no podemos hacer es cerrar la escuela pública; no podemos cerrar el hospital público, no podemos cerrar una oficina pública; no podemos cerrar las calles ni cortarlas, porque estamos en un camino de construcción. Estamos cumpliendo con nuestras obligaciones, lo hacemos con mucho esfuerzo. Nos hemos endeudado como provincia y como sociedad para cumplir con las obligaciones. Esas deudas las vamos a pagar porque estamos seguros del progreso de Neuquén. Neuquén va a producir más gas, va a producir más petróleo, pero tenemos que darle el tiempo a YPF y a Gas y Petróleo de Neuquén para que ese momento llegue. Quiero en esta transición asegurarles que vamos a hacer todo lo que esté a nuestro alcance para garantizar la seguridad, el acceso a la vivienda, salud y educación, como igualdad de oportunidades para todos los neuquinos. Y quiero en esta oportunidad entregarle a Jorge el decreto 1.800 de este año, de octubre, por el cual se amplía en 12 hectáreas más las tierras concedidas en administración, custodia, vigilancia y progreso a la Cooperativa 127 Hectáreas para 300 lotes más. Y sé que estas 12 hectáreas, éstos 700 lotes están en buenas manos. Jorge, a tu equipo, a vos, muchas gracias por el trabajo que hacen y a todos los cooperativistas, a los que integran la cooperativa les deseo éxitos y que los plazos sean rápidos, que se cumplan rápidamente, así cada uno puede disfrutar de su vivienda. Un abrazo para todos.