Dijo que la medida contra la empresa no afectó el funcionamiento del yacimiento y que están garantizadas las fuentes de trabajo. Opinó que “habría una serie de irregularidades que la Justicia misma tiene que corregir”.

El gobernador Jorge Sapag se refirió este miércoles por la tarde al embargo que la Justicia Federal impuso sobre la empresa Chevron. El mandatario lamentó “que un tema que viene de Ecuador afecte a una empresa que está radicada en la provincia de Neuquén”. Sin embargo, aclaró que los puestos de trabajo están garantizados y opinó que en el embargo “hubo un apresuramiento”. Señaló que estuvo reunido con directivos de Chevron quienes le manifestaron que no reconocen la legitimidad de la sentencia ya que “se habría obtenido por medios ilícitos”.

Las declaraciones fueron efectuadas en rueda de prensa, luego del acto por la entrega de lotes para viviendas en la zona de 127 Hectáreas La Sirena.

Al ser consultado si el embargo a la empresa Chevron podría afectar a Neuquén, el gobernador dijo que “se trata de una demanda no del Estado ecuatoriano, es una demanda de particulares que incorporaron firmas a eventuales e hipotéticos damnificados de comunidades indígenas”.

Y agregó que estuvo con la gente de Chevron y “me manifestaron que esa sentencia se habría obtenido por medios ilícitos, ilegales, no reconocen la legitimidad de la sentencia, no le ocurrió a Chevron, digamos, el juicio fue contra Texaco, una empresa que fue después adquirida por Chevron; creo que ha habido un apresuramiento, el juez federal que intervino en la causa para autorizar el embargo porque son empresas independientes, Chevron casa matriz que es Chevron Argentina, creo que hay una serie de irregularidades que se van a corregir. Se ha apelado, estoy seguro, ahora ha intervenido otro juez, se ha corrido al juez que intervino, y que esto se va a corregir”.

Sapag también dijo que “por su puesto que el embargo que ordenó el juez federal argentino afectó el 40 por ciento de los ingresos de Chevron. Chevron trabaja en El Trapial asociado con la Corporación Financiera Internacional que es el brazo financiero del Banco Mundial, Chevron tiene el 85 por ciento y la Corporación Financiera tiene el 15 por ciento”.

Sin embargo aclaró que la situación “por ahora no afecta la operación ni afecta el funcionamiento del yacimiento. Y estoy seguro de que la Justicia Federal va a corregir este embargo que, a mi modo de ver, dicho por los abogados de la empresa Chevron, habría una serie de irregularidades que la Justicia misma tiene que corregir”.

Por último, el mandatario expresó que “nosotros vamos a estar muy atentos. Lamento que un tema que viene de Ecuador afecte a una empresa que está radicada en la provincia de Neuquén, nosotros vamos a garantizar el funcionamiento de la fuente de trabajo, hemos dado garantías a Chevron de que en la República Argentina hay seguridad jurídica y en la provincia de Neuquén también, de manera que ellos puedan seguir trabajando y esto no afecte a quien es el principal productor de petróleo del país”.