Señor intendente y amigo (Héctor Barros), señores concejales, señores ministros, subsecretarios, querido pueblo de Tricao Malal, docentes, alumnos, personal del hospital, de Vialidad, del municipio, de la provincia, fuerzas de la Policía, de Gendarmería, señor director y amigo del Banco Provincia del Neuquén, señor Ricardo del Campo; a todos ustedes mis mejores deseos en este nuevo aniversario. Aniversario previo al centenario donde la Nación cumple sus 200 años. Así que el año que viene, si Dios quiere, acepto este desafío de estar celebrando con ustedes el centenario de Tricao Malal y al mismo tiempo el bicentenario de la Revolución de Mayo. Revolución de Mayo que nos tiene que traer el recuerdo de todos los valores, de todos los ideales, que iluminaron a quienes nos legaron la Nación que hoy tenemos. Y, como en todo momento de dificultades, es bueno recrear mirando para atrás, en los fundadores de la Nación, todo el sacrificio y el esfuerzo que hicieron para que hoy nosotros podamos disfrutar de esta libertad y de esta República.Y al mismo tiempo, he recibido un presente de manos de una vecina esforzada, no vidente. Demuestra el sacrificio, el esfuerzo, la tenacidad y la fe para superar las adversidades. Así que recibí el presente con mucho afecto, con mucho cariño, y va a estar en la Casa de Gobierno decorando alguna pared de mi despacho, para recordar siempre en esta imagen de este regalo y este presente, a Tricao Malal, a todos ustedes; en especial a las manos de una mujer que lo hizo con todo su amor, con todo su cariño y con todo su esfuerzo.

Muchas son las realidades que nos tocan vivir hoy. En Tricao Malal, en particular, estamos viendo cómo, con recursos nuevos, se pueden hacer obras. Me alegro que el intendente (Héctor Barros) haya realizado obras, como con la red de agua, la ciclovía, la pasarela; obras que tienden a mejorar la calidad de vida de todos los habitantes de Tricao Malal. Estos recursos fueron posibles gracias a la extensión de los plazos de las concesiones hidrocarburíferas, que durante este año y el año que viene nos van a representar una cifra importante para volcarla, como obliga la ley que aprobó las negociaciones, en obras y en equipamientos.

Yo sé que Tricao Malal necesita obras y equipamientos. Y, a medida que vayan entrando los recursos, vamos a ir haciendo realidad los requerimientos y las demandas en cada una de las localidades de la provincia.

Como ustedes vieron, firmamos un convenio con el Banco Provincia del Neuquén. Agradezco aquí la presencia de ustedes y agradezco en su persona a todo el directorio del Banco, que sé que ha tomado una decisión importante, porque así como hace con Tricao Malal lo ha hecho con otras localidades de la provincia: Zapala, Cutral Co, Caviahue, Huinganco. En muchos lugares de la provincia donde la extensión de los servicios del Banco era necesaria.

El Banco Provincia del Neuquén tiene en estos momentos una cartera de créditos del orden de los cuarenta mil créditos dados: prendarios, hipotecarios, personales, tarjetas de crédito; por el orden de 400 millones de pesos en toda la provincia, a distintos vecinos y vecinas de la provincia. Y además el Banco de la Provincia del Neuquén, por primera vez en la historia, puede mostrar un balance que le da una muy buena ganancia, del orden de los 36 millones de pesos, producto de una buena gestión, del trabajo, de toda la gente que está en el Banco. Y que estos beneficios se vuelquen a la comunidad es muy importante.

Cada empresa, y las empresas públicas también, tienen que tener presente siempre el principio de la responsabilidad social empresaria. Y es una responsabilidad social empresaria del Banco tener presencia en todo el territorio de la provincia para hacer realidad el federalismo hacia adentro y generar un desarrollo equilibrado en todo el territorio provincial de manera que no haya neuquinos de primera, segunda o tercera categoría; sino que todos los neuquinos tengamos todos los mismos derechos y también las mismas obligaciones.

Hoy decía, en Villa Curi Leuvú, que es muy importante este concepto de que el ciudadano debe integrar al reclamo legítimo, tenaz y apasionado de sus derechos, también el tenaz, apasionado y legítimo cumplimiento de sus obligaciones. Sobre todo en tiempo de crisis. Recordábamos también las inclemencias del tiempo el año pasado. Ustedes se acuerdan: poblaciones aisladas, problemas con pobladores aislados, no paraba de llover. Después paró de llover y no llovió más.

No paraba de llover y el Curi Leuvú nos generó realmente muchos problemas, de comunicación, de incomunicación, de transporte de gas, de transporte de mercadería, de transporte de personas. Y en esta eventualidad hubo un pueblo que estuvo unido. Unido frente a la adversidad, unido frente al llamado de la naturaleza; un pueblo que aceptó el desafío con solidaridad, con entereza, con grandeza.

Y frente a estas emergencias, como la que vive hoy el mundo con la crisis económica global, tenemos que tener nosotros, los argentinos y los neuquinos, el mismo concepto de solidaridad, de trabajar en equipo, de olvidar diferencias partidarias y olvidar diferencias sectoriales. De postergar legítimos reclamos sectoriales. Saber que son momentos de mucha prudencia, de mucha austeridad. Y momentos de mucha tensión. Tenemos que estar muy atentos.

No sabemos cómo terminan estos problemas del mundo. Es un sistema económico que estalló, un sistema económico al que lo agarró un terremoto y que lo destruyó de una manera tal que no va a aparecer más este sistema económico. Un sistema económico, si se quiere, perverso, apoyado mucho en la codicia, en el individualismo, en el egoísmo, en la ganancia fácil, en la economía virtual; olvidando que el sistema económico, el dinero y el crédito tienen que estar al servicio de la producción, del trabajo, de mejorar la calidad de vida de la gente, del transporte, del comercio. Seguramente pronto, y en muy poco tiempo, el dinero y el sistema económico volverán al cauce real que tienen que tener, que es dar apoyo a la economía real, a la economía que significa progreso; pero progreso de todos, donde no pueda haber exclusión social. Porque, en el sistema económico anterior, se había generado un sistema donde 350 familias, las más poderosas del mundo, tenían el mismo ingreso que 2500 millones de habitantes. Esto en algún momento se tenía que terminar.

Lo mismo que un sistema económico que está generando de cara al 2100 un planeta, con nuestro ambiente que está soportando y no va a poder soportar más el calentamiento global. Por lo tanto, necesitamos reaccionar a tiempo. ¿Y quiénes nos pueden enseñar a reaccionar a tiempo? La gente que más sabe, por supuesto, pero fundamentalmente nuestros mayores y los chicos. Tenemos mucho que aprender de ellos. Lo decíamos hoy en Villa Curi Leuvú, ellos tienen mucha información para darnos. Ellos nos tienen que dar mucha información de ellos, de sus valores, de sus ideales, de lo que ellos quieren, de lo que ellos ven. Porque nuestra visión está empañada y nuestra creatividad está empañada por todo lo que hemos vivido, por todo lo que hemos ido, tal vez, mal aprendiendo. Así que mirándolos a los chicos, mirando a nuestros viejos y a nuestros abuelos, creo que tenemos mucho para hacer en el planeta Tierra. Y tenemos mucho para pedir de energía y de luz a Dios, para que nos ilumine en el camino de la verdad, en el camino de la justicia, en el camino de la sabiduría; para encontrar caminos correctos y no dejando a las futuras generaciones un desastre, sino dejarles una perspectiva de vida real, efectiva y que este de acuerdo con la dignidad del ser humano.

Quiero en este día de Tricao Malal, en este cumpleaños, también decirles que estamos dispuestos a trabajar hombro con hombro con el intendente, con las autoridades municipales, donde la capacidad de gestión de cada uno tiene que ser puesta a prueba. Puesta a prueba porque en los momentos difíciles es cuando tienen que ir a hacerse del liderazgo responsable.

Yo les pido a todo el equipo del gobierno provincial y a todo el equipo del gobierno municipal, con el intendente a la cabeza, que son momentos de mucha gestión: gestión en Nación y gestión en provincia. Es necesario trabajar sobre cada expediente, es necesario trabajar sobre cada obra.

Veo con mucha alegría cómo, por ejemplo, el intendente ha logrado que el EPEN (Ente Provincial de Energía del Neuquén) tenga un proyecto para el pueblo nuevo, un proyecto de 400 mil pesos para darle luz y energía eléctrica a todos los habitantes del pueblo nuevo aquí en Tricao Malal. Y este proyecto se va poner en marcha rápidamente porque se consiguieron los recursos. Están los 400 mil pesos para hacer esta obra.

Y, al mismo tiempo, al haber estado el intendente en las gestiones con (la subsecretaría de) Vivienda, Vivienda va a licitar en las próximas semanas dentro del plan que nos ha dado Nación para la provincia. Entendemos que vamos a construir alrededor de 6 mil viviendas en toda la provincia. Para Tricao Malal, hay un módulo de 20 viviendas, más los módulos que está construyendo el intendente. Entonces, de esta manera, vamos a seguir generando y recreando trabajos todo el año 2009 para ir enfrentando una situación difícil.

Las situaciones difíciles no se enfrentan hablando de la crisis, no se enfrentan siendo pesimistas frente a los problemas, no se enfrentan siendo voluntaristas frente a los reclamos, no se enfrentan con reclamos que el gobierno no puede dar respuesta; sino que se enfrenta con acciones concretas, con acciones reales, aceptando la realidad de que nos toca vivir.

Y la realidad que nos toca vivir es una realidad de recursos escasos, Si hay algo que va a ser escaso en el 2009 es el dinero. Por eso lo tenemos que cuidar tanto en la familia, como en el municipio, como en las empresas, como en la provincia y en la Nación también. Tenemos que ser muy cuidadosos con el recurso dinero porque va a ser escaso. Por un lado, tenemos que defender las fuentes de trabajo en la actividad privada, tenemos que ir a socorrer a toda la actividad privada para que no peligre su trabajo y su empleo. Y, en la actividad pública, tenemos que asegurar que los sueldos sean pagados en término; sueldos, aguinaldos y cargas sociales.

Por eso hoy decía en Villa Curí Leuvú que los reclamos gremiales tienen que estar enmarcados en la realidad que vive la provincia. Nosotros somos administradores del dinero de la sociedad y no inventamos dinero ni vivimos en una isla donde podemos generar dinero propio. El dinero que recaudamos es de la coparticipación federal de impuestos, de la recaudación provincial de impuestos y de las regalías hidrocarburíferas, donde el petróleo bajó de 140 dólares a 40 (por barril).

Entonces tenemos que tener mucho cuidado, porque tenemos menos recursos que el año pasado. El año pasado, se nos pidió un aumento de sueldo y lo dimos. Pudimos darlo para amortiguar la inflación que hubo el año pasado. Este año, se nos pide un aumento de sueldo pero no sabemos cuál va a ser la realidad económica que vamos a tener por delante, ni los recursos que vamos a tener por delante. Entonces, yo no puedo asumir un compromiso que a fin de mes no lo pueda pagar porque va a ser peor.

Decía hoy y lo repito aquí, donde voy a dar el ejemplo del Domuyo, que es un poco más alto, tiene 4.700 metros de altura. Tal vez, si me desafían a subirlo a pie, con algo de entrenamiento y con algún tiempo, puedo llegar a la cima. Ahora, si lo tengo que subir en bicicleta, seguro que no llego a la cima. Entonces, no puedo las cosas imposibles. Que no se le pida al gobierno, al gobernador, cosas imposibles o, como decimos en derecho, obligaciones de cumplimiento imposible. Se nos pueden pedir obligaciones que podamos cumplir. Para eso pedimos mucha prudencia, mucha templanza, mucha sabiduría y la mesa de diálogo. En la mesa de diálogo podemos discutir. Con ATEN, tenemos que discutir muchos temas de la educación: suplencias, licencias, adscripciones, todo lo que tiene que ver con el funcionamiento de la escuela, infraestructura, edificios nuevos, todo lo que tiene que ver con el material pedagógico y didáctico, con el equipamiento de las escuelas. Lo mismo en los hospitales, en (la dirección provincial de) Vialidad, en el EPEN o en el EPAS (Ente Provincial de Agua y Saneamiento), para no particularizar.

Y lo que no hay que olvidar es que lo que le demos a un sector de la administración pública se lo tenemos que dar a todos los otros sectores. Y después se lo tenemos que dar a los municipios. Entonces, no es que un sector pueda en estos momentos difíciles resolver sus problemas y no ver que existen otros sectores que tienen problemas; sobre todo hoy el sector de la actividad privada, que no tiene la estabilidad que tiene el empleo público.

Entonces, quiero en este día, desde Tricao Malal, llevar a la discusión reflexiones sobre el año que nos va a tocar vivir. En un año difícil, donde en el mundo se están perdiendo millones y millones de trabajos por día, tenemos que cuidar el trabajo, tenemos que cuidar la escuela pública, el hospital público. Y esto no es renegar de derechos y principios que están establecidos y son constitucionales. El derecho a peticionar a las autoridades existe. El derecho legítimo a pedir aumento de sueldos existe. El derecho de huelga existe. Pero hay que conjugar todos los derechos con lo que decía antes de las obligaciones que tenemos como ciudadanos, sobre todo cuando enfrentamos tormentas, terremotos o crisis. En este momento, tenemos que ser solidarios. Y seguramente, con solidaridad, trabajo y empeño, vamos a atravesar la crisis y vamos a salir adelante.

Y volviendo al trabajo del intendente y el trabajo que tiene que hacer el equipo de gobierno, el intendente logró la confección de dos proyectos. Son proyectos, aclaro, que no tienen todavía dinero: la ampliación de la red de gas para Tricao Malal y la ampliación de las cloacas para Tricao Malal. Estos dos proyectos ya están hechos. Uno lo hizo el EPAS y el otro lo hizo Hidenesa (Hidrocarburos del Neuquén Sociedad Anónima). Y esta es la primera gestión que hay que hacer para buscar los recursos. Ahora hay que lograr que Nación o la provincia obtenga los recursos, ya sea por endeudamiento externo. A fin de mes vamos a estar en Colombia, en la reunión del Banco Interamericano de Desarrollo, y seguramente algunos recursos podremos conseguir.

De esa manera, teniendo proyectos y teniendo las ideas claras, ideas claras que tienen que surgir del consenso popular, del consenso ciudadano. El intendente tiene que consensuar con su pueblo, con su gente, cuáles son las obras prioritarias y las obras importantes. Después hacer los proyectos, después buscamos los recursos y después se ejecuta la obra.

En este sentido, quiero decirles que hay que seguir con los ideales, hay que seguir con los objetivos, hay que seguir con los proyectos, hay que seguir con el trabajo cotidiano. Las crisis se enfrentan con solidez, con coraje, con mucha fe en Dios pero también con mucha fe en uno mismo para salir adelante. Hay que mirar para adentro, buscar energías, mirar al costado y ver las energías de la gente que nos acompaña. Si los que nos acompañan no son del todo buenos, buscar otros que los reemplacen. Buscar energías en la gente, en el ciudadano común, y buscar en el sentido común del ciudadano la verdad y la respuesta a todos los problemas.

Querido pueblo de Tricao Malal, en este nuevo aniversario, les quiero dejar muchas felicidades. Y quiero invitarlos a compartir esta mesa grande de la provincia de Neuquén, esta mesa que hoy es la mesa del esfuerzo. La provincia de Neuquén ha dado todo de sí para el desarrollo de cada una de sus familias. Hoy, la provincia de Neuquén y sus familias, y sus habitantes, tienen que estrecharse en un abrazo de afecto y de cariño para defender la provincia, para defender nuestro territorio y para hacer una Nación indestructible. Muchísimas gracias.