Bueno, realmente una mañana, un mediodía muy agradable, muchísimas gracias por la presencia a todos ustedes, a todos los docentes, alumnos, a los trabajadores. A las autoridades de la fundación, muchas gracias por estar aquí.Estoy emocionado porque fue una sorpresa en primer lugar, para mí, el homenaje a mi padre, no sabia nada, así que muchas gracias.

Tengo un par de anécdotas de mi padre vinculadas al tema de trabajo. Mi padre a los veintiséis años era presidente de la Comisión de Fomento Pueblo Nuevo, que después fue Cutral Co y que antes había sido el Barrio Peligroso; así lo llamaban porque era donde se alojaban los trabajadores petroleros de Plaza Huincul, y allí tenia sus actividades mi padre.  Un día lo fue a ver al administrador Rapallini (Francisco, administrador interino de YPF, 40´), esto me lo contó mi madre, hace unos días. Ella, a pesar de sus noventa y tres años, no se acuerda de lo que pasó hace un rato, pero se acuerda con detalles de lo que pasó hace años. Me contaba que lo fue a ver Elías al administrador Rapallini en Plaza Huincul, y le pidió que abriera el camino entre Cutral Co y Plaza Huincul para que los camiones pudieran traer a los obreros a trabajar a Plaza Huincul, donde era el Octógono en ese momento. Donde más arriba, en el morro, estaban los ingenieros, más abajo los técnicos, más abajo los administrativos, los operarios en frente de la ruta y los trabajadores al Barrio Peligroso. Entonces, mi padre, que venia del Barrio Peligroso y formaba parte del ese barrio, le pidió a Rapallini abrir la calle, y él le dijo: “de ninguna manera, esa calle no se abre, porque en Pueblo Nuevo (Cutral Co) no va a haber ningún pueblo. No queremos un pueblo ahí”. Entonces mi padre le dijo: “a  usted lo que falta es patriotismo y algo más…”, le dijo que le faltaba algo más…  y esa tarde, volvió a lo que hoy es Cutral Co, y les dijo a todos los muchachos, a todos los trabajadores: “Bueno, cada uno agarra una pala y una carretilla; esta noche, después de las doce, cuando todos estén durmiendo en Plaza Huincul, les vamos a meter cincuenta operarios en Plaza y cincuenta operarios en Cutral Co, y le vamos a abrir el camino, le guste o no le guste”. Y eran médanos, jarillales, alpatacos y espinillos… y bueno, a la mañana, cuando salió el sol, estaba el camino abierto, y vino Rapallini furioso.

Después, vino a Neuquén a quejarse con el entonces interventor, se llamaba (Enrique) Pilotto, el gobernador de Neuquén, del territorio nacional, y Pilotto se encontró con la denuncia de Rapallini: “tengo un anarquista, un obrero que me anda haciendo lio y me abrió un camino”. Y bueno, el administrador se fue contento pensando que el gobernador lo iba a sancionar. Pilotto se fue a Cutral Co, a ver qué había pasado, vio el camino, vio el progreso, vio el motivo, la razón de ser, y no solamente que lo felicitó a mi padre, sino que se comió un asado con él, inaugurando oficialmente el camino. Ese camino es hoy la Avenida Carlos H. Rodríguez, que comunica Plaza Huincul con Cutral Co.

Y me contaron ayer, en San Martín de los Andes, una anécdota que yo no conocía de mi padre. El actual intendente electo de San Martin de los Andes (Juan Carlos Fernández), con quien ayer estuve reunido, me dice: “vos sabés que un día fuimos a pedirle a tu padre palta para hacer el techo del patio de la escuela, para que los chicos pudieran hacer gimnasia, y nos consiguió, pongamos a valor de hoy, cien mil pesos”, entonces le dijeron “bueno, con esto vamos a techar el patiecito…”, entonces, él les dijo “no, muchachos. Yo tengo experiencia. Yo, cuando era presidente de la Comisión de Fomento, organizaba kermeses, rifas. Con esos cien mil pesos compren un auto, armen una rifa, van a sacar trescientos, cuatrocientos mil pesos”; entonces, me dijo el intendente,  “y bueno, hicimos eso. Nos llevó mucho más tiempo, porque para vender tantas rifas les llevó su tiempo…” pero hicieron un gimnasio en lugar de techar un patio.

Estas son anécdotas que van escalonando el camino del progreso. Yo me acuerdo que cuando era presidente de Comisión de Obras Públicas, en el Senado, en el ‘64 consiguió plata para hacer tres puentes en Neuquén, y uno de ellos lo hicieron sobre el río Agrio en Las Lajas. Y ese puente, vos lo cruzabas y no iba a ningún lado, claro, era el futuro trazado de la ruta 40 que después se hizo y ya estaba el puente hecho. Pero ese puente estuvo veinticinco años antes que la ruta.

Y para terminar con mi padre porque si no los voy a cansar, él siempre me decía “no piense nunca en pequeño, siempre piense en grande”. O sea, pensar en grande significa pensar en una provincia grande, en una provincia de progreso. Y aquí, ustedes, Víctor (Carcar) con todo lo que pensó de la escuela de capacitaciones, el centro de capacitación, y también Héctor (Motter) con toda la conducción, con todo su equipo, con toda su gente, pensaron en grande. Y pensar en grande es poder competir en Inglaterra, en Londres con nuestros chicos, con nuestros jóvenes, con nuestra gente. Competir en habilidades, en capacitación, pensar en grande significa darle herramientas a cada uno, para que cada uno construya su trabajo, su dignidad, su familia. Pensar en grande significa buscar igualdad de oportunidades, una democracia inclusión donde no haya una sola familia postergada. Creo que, por eso les agradezco el homenaje, si cabe alguna reflexión para mi, hacia mi corazón, es esto nunca dejemos de pensar en que la provincia de Neuquén tiene que ser una gran provincia con una sociedad totalmente incluida, en la que todas tengan oportunidades de progreso. Creo que estamos en ese camino, creo que tenemos por delante cuatro años fundacionales, y digo fundacionales porque se abre una etapa nueva para la provincia de Neuquén y ojalá que en esa etapa nueva podamos todos, con diferencias de opinión y con matices en la diversidad, estar unidos, detrás de un objetivo en común que es la grandeza de la provincia.

Yo los felicito a los profesores, a los alumnos, a los 300 hombres y mujeres que han salido de aquí capacitados, realmente es lo que necesitamos hacer en la provincia de Neuquén. Siempre digo que un país, o una provincia que no tenga educación, trabajo, alimentos y energía no tienen independencia, no tiene soberanía y no tiene justicia social. Creo que allí tenemos que trabajar mucho y la provincia de Neuquén tiene mucho para decir en esos cuatro puntos. En esto estamos trabajando fuerte, ojalá este mes de diciembre, Dios quiera, sea el mes del anuncio de Chihuido. La Presidenta de la Nación (Cristina Fernández) es la que tiene que hacer este anuncio. Ya están todos los papeles firmados, hemos recorrido todos los pasillos, todos los bancos, todas las instituciones financieras, ya está todo firmado, preparado, para que la Presidenta diga “luz verde”.

Y tenemos muchas cosas más por hacer, ya esta pronta a realizarse la autopista Plottier-Arroyito, estamos haciendo la comunicación de la autovía con la ruta 7, muchos pasajes urbanos como el de Zapala, pasos fronterizos como el de Pino Hachado y el de Tromen (actual Paso Internacional Mamuil Malal), viviendas, tenemos un desafío mucho más grande que estos cuatro años Creo que vamos a lograr hacer más viviendas y más mejoramientos que los que hicimos en estos cuatro años, tenemos un porvenir de obras públicas interesantes, tenemos todas las obras del Prosap (Programa de Servicios Agrícolas Provinciales), para trabajar en la electrificación rural, en mataderos. Hay un sinfín de tareas para escuelas especiales, todas las obras de los bonos que obtuvimos y conseguimos monetizar en el exterior. Así que tenemos mucho trabajo por delante, tenemos que ir concretando las licitaciones, es decir, llevan su tiempo… a mi me pasa lo mismo, que aprueban el dinero para la obra y después viene la licitación, los papeles, los proyectos, lleva su tiempo. Lo importante es saber a donde uno quiere llegar y ustedes si que saben a donde quieren llegar, por eso los vamos a acompañar. Me parece muy bien esta iniciativa de tener en este estudios, todo lo que tiene que ver con soldaduras, así que vamos a trabajar, no vamos a dar plata para una rifa, sino que vamos a procurar, como estamos hablando recién, más o menos un presupuesto de 400, 500 mil pesos en herramientas, en construcción. Así que tenemos que preparar las notas correspondientes y me las hacen llegar a mí, vamos a monetizarlo, o bien a través de fondos de lotería que tenemos disponibles para todos los temas que tienen que ver con educación, citemos el proyecto y la nota me la preparan hoy mismo, lo vamos a monetizar.

Además estamos muy cerca de firmar una nueva prórroga, la última, con la empresa Chevron. Si Dios quiere, esta semana se reúne el directorio de la Corporación Financiera Internacional para ver si aprueban el modelo de convenio que les hemos presentado.  Si es así vamos a contar con recursos, esos recursos también se van a volcar a obras y equipamientos en toda la provincia del Neuquén, así que vamos a iniciar el año con la posibilidad de tener estos recursos, porque además una de las exigencias que pusimos fue que si firmamos el convenio que fondos ingresen en el mes de diciembre, así que si Dios quiere, vamos a poder iniciar un montón de obras. Ya estuve en Zapala con la gente que está terminando el gimnasio y la comisaria, me pedían mas obras. Vamos a arreglar el aeropuerto, vamos  a hacer ahora mismo un hangar, para helicópteros y también  para los aviones de vuelo a vela que han elegido a Zapala como centro, dicen que es uno de los mejores lugares del mundo para hacer vuelo a vela, así que vamos a mejorar el aeropuerto, lo vamos a aponer en condiciones, va a ser el aeropuerto alternativo de Neuquén y de Chapelco también, vamos a hacer un edificio para autobombas y vamos a mejorar la pista, así que hay mucho trabajo por delante.

Sabemos bien que en esta responsabilidad pública, nunca hay una línea de llegada, cada objetivo que se logra es un punto de partida. Y este punto de partida, este centro de capacitación, que ustedes han concretado y formalizado tiene ahora un nuevo objetivo que ampliar los distintos oficios y actividades y me parece muy bien. Y para el Neuquén que viene, en estos cuatro años, creo queda en claro que tenemos recursos disponibles de gar y petróleo para que la república se abastezca de ese gas y petróleo. Vamos a tener mucha actividad, mucho movimiento y vamos a necesitar muchos centros de capacitación en técnicas, oficios, profesiones y queremos que nuestros jóvenes y nuestra gente, nuestros mayores también, tengan la posibilidad de la capacitación que es la única manera de acceder a los nuevos trabajos que se vienen en toda la provincia. Estar capacitados y preparados porque, repito, si se concretan todas las inversiones en gas y petróleo que nosotros  esperamos, el impacto va a ser muy grande, no quiero abundar en un tema que, si ustedes buscan el diario Rio Negro de ayer, van a ver un artículo del ingeniero Rubén Etcheverry donde resume muy claramente, en dos páginas cual es el Neuquén que se viene en los próximos tres, cuatro años, comparando con fenómenos similares que han ocurridos en otros lugares del mundo. Y ojalá esta nueva riqueza fluya y se distribuya equitativa y solidariamente sobre todos los habitantes de la provincia para su bienestar, su progreso y mejorar la calidad de vida. Nuevamente gracias por este homenaje, muy emocionado por el homenaje a mi padre, siempre  cuando se trata de los seres queridos todos vibramos en lo más profundos de nuestro ser. Y el amor que yo tenia por mi padre es el amor de un hijo, más allá de sus cualidades públicas o de su trayectoria pública es el amor de un hijo a su padre y que ustedes hayan pesado en mi padre me llena profundamente el corazón de alegría, muchas gracias por este gesto y gracias a todos ustedes.