Buenas noches a todos, señor intendente de la ciudad de Neuquén (Martín Farizano), señores intendentes de las ciudades que nos acompañan; señor ministro (de Desarrollo Territorial, Leandro Bertoya), subsecretaria (de Turismo, Alicia Lonac), senador mandato cumplido Pedro Salvatori; diputados provinciales; a todos los actores del sistema turístico provincial, hoteleros, operadores, de las concesiones, a todos aquellos que están con las agencias de viajes, representantes:

Realmente es un día feliz para la provincia del Neuquén, porque el turismo es uno de los pilares estructurales sobre los cuales queremos asentar el desarrollo de la provincia. Para eso quiero hacer un especial reconocimiento a todos los que trabajan en esta tarea desde lo público y desde lo privado.

Ustedes escucharon en boca de cada uno de los operadores de tres centros de esquí y dos parques de nieve: las novedades turísticas que tenemos, todo el esfuerzo que se hace, el esfuerzo que significa luchar contra las adversidades de la montaña, las adversidades de la naturaleza, donde la provincia va a poner todos los sistemas al servicio del turismo.

El sistema vial para mantener los caminos abiertos; el sistema bancario para facilitar todos los financiamientos que tienen que ver con el trabajo turístico; el sistema de salud para una atención médica adecuada, tanto a residentes como a turistas; el sistema de seguridad, para la seguridad en las rutas y para también seguridad en los distintos destinos.

La provincia del Neuquén aspira a que este esfuerzo que hace la actividad privada, que hacen todos los inversores, el esfuerzo que hace la provincia, sea acompañada también por los demás dirigentes. Es un acompañamiento que hacen todos los ciudadanos. Los ciudadanos de cada una de las localidades que han repasado las bondades turísticas de su región, están aportando el afecto, el cariño, la solidaridad, el trabajo, las esperanzas de inversiones y de nuevas oportunidades y de igualdad de oportunidades en esta actividad, pero es fundamental contar también con la solidaridad y con la responsabilidad de todos los dirigentes.

Y me refiero particularmente a que es muy corto el tiempo de la temporada invernal, y también es muy corto el tiempo en la temporada de verano, donde tienen depositadas sus expectativas cientos y cientos de agentes y de recursos que tienen que ver con lo turístico. Dieciocho mil ochocientas (18.800), plazas va creciendo la provincia del Neuquén, diez por ciento por año, va creciendo en pernoctes, va creciendo en oferta turística, crece en oferta aérea para tener interconectada la provincia con un esfuerzo muy grande, de la provincia y del Tesoro provincial, que es el dinero de todos los neuquinos. No es el esfuerzo del gobernador sino que es el esfuerzo de todos los neuquinos.

Pero este esfuerzo tiene que estar acompañado por responsabilidad y por cumplimiento del contrato social. Si se espera estos momentos importantes, que son ansiados y esperados por todos los sectores de la actividad, para que algunos aprovechen estas circunstancias para sacar ventaja, no le sirve a la provincia, no le sirve a la sociedad en su conjunto. Por lo tanto, el turista que quiere venir a estos lugares quiere encontrar un clima de paz, un clima de cordialidad, un clima de descanso. Y quien está también trabajando en esta actividad necesita esa paz social para poder ofrecer sus servicios y también para encontrar en los turistas la respuesta adecuada a tantos esfuerzos, a tanto riesgo, a tanta dedicación, a tanta espera.

Es por eso que, así como hago un reconocimiento a todos los que están trabajando en la actividad turística, hago también un llamado a todos los dirigentes políticos, dirigentes sindicales, dirigentes de las organizaciones de la sociedad, para que se actúe con responsabilidad. El corte de ruta, la usurpación, la toma de edificios públicos, la revuelta para obtener ventajas, en lo que hace a reclamos al Estado provincial o al Estado municipal, no le sirve a la actividad turística.

Necesitamos construir la paz, y necesitamos generar previsibilidad al turista que viene a buscar un ambiente tranquilo para el, para su mujer, para sus hijos. Y para que después cuando vuelva a su casa transmita, en esta transmisión del mensaje del lugar pacifico, del lugar apacible, del lugar lindo, del lugar cordial, a sus vecinos, a sus amigos, a sus parientes para generar ese efecto multiplicador que hace que vaya creciendo el turismo.

Por lo tanto, estamos seguro que vamos a contar con esa responsabilidad, estamos seguros que la ciudadanía tiene esperanza, que todos los reclamos al Estado se canalicen por vías pacificas, por vías de mediación lógica, y no por la utilización de las herramientas de la violencia, de la ruptura del contrato social (aplausos).

Los destinos turísticos están abiertos, que hay una gran esperanza en este pilar fundamental que es el turismo. La provincia del Neuquén también ha hecho un gran esfuerzo en el marco de una crisis profunda, que no la desconocen todos los actores de la sociedad, sino que tratan de superarla. Una crisis que el segundo semestre seguramente va a encontrar su rebote, y que en el año 2010 nos va a encontrar a todos recordando los efectos de la crisis, pero mientras tanto, para atravesar la crisis hay que ser guapos, hay que tener coraje, hay que tener grandeza, solidaridad, y no ser especuladores, observadores o negadores de la crisis.

Y saber que estos momentos y estos tiempos difíciles, que son los mas difíciles de la historia de la humanidad en lo económico, en lo financiero, tienen que ser una buena oportunidad para rescatar los valores fundamentales de la condición humana, que son justamente el trabajo, el esfuerzo, la responsabilidad, la solidaridad, trabajar por la igualdad de oportunidades, trabajar por el progreso, y trabajar fundamentalmente por el ser humano y por el cuidado de nuestro planeta tierra, que lo merece para que podamos seguir brindando estas bellezas neuquinas, patagónicas, andinas y cordilleranas, a todos los sectores de la sociedad. Muchísimas gracias.