Señor Jefe de Policía, señor subjefe, integrantes de la plana mayor y del Consejo (Consejo Provincial de Seguridad), señores comisarios, subcomisarios, integrantes, efectivos de la policía de la provincia de Neuquén, familiares que hoy nos acompañan, funcionarios provinciales, municipales y de los tres poderes del Estado.Es un verdadero honor estar hoy aquí en este día de recambios presente en la vida institucional de la policía de la provincia de Neuquén, institución que nació con la provincia misma sobre la base de la policía territorial fundada en sus valores, en sus principios, en los objetivos de cuidar la vida y la seguridad de los ciudadanos y vela r por la paz, el orden y la justicia.

Es una fecha muy importante, en primer lugar para hacer un reconocimiento a quienes hoy dejan sus espacios de responsabilidad en manos de otras personas, al trabajo cotidiano, a los desvelos, a los sin sabores y también a los éxitos y a los momentos que han sido útiles para la sociedad en su conjunto y para la provincia. Y al mismo tiempo sirve para hacer un balance que en las acciones en cada una de las áreas ha dejado acciones favorables y otras que deben ser corregidas o complementadas.

Al recibir a las nuevas autoridades, a los nuevos superintendentes, es también un momento importante para desearles éxito en su tarea, para desearles también que en esta nueva tarea encuentren el acompañamiento y la unidad de toda la fuerza, de sus superiores, y de los subordinados, porque esta tarea debe ser una unidad monolítica en los valores, en los principios, en el origen, unidad en el apoyo a la Constitución Nacional y Provincial y las leyes, unidad en la defensa de los derechos fundamentales, unidad en la defensa de la causa del ciudadano y unidad en la defensa de nuestra querida provincia de Neuquén.

Cuando se asoma esta nueva responsabilidad, también es el momento propicio para recabarle a toda la organización policial, que obedezcan y respeten a las nuevas autoridades en todo lo que se decida en cumplimiento de los objetivos, y fundamentalmente en cumplimiento de la constitución y de las leyes.

Decía el ministro (César Pérez) que hay tres ejes fundamentales, y no los voy a reiterar, que nosotros queremos potenciar. Para dar cumplimiento a estos ejes fundamentales hay que trabajar responsablemente y hay que contar con recursos presupuestarios. Yo se de todas las privaciones que ha tenido la policía de la provincia de Neuquén en materia de equipamiento, pero se de la multiplicación que con la firme voluntad y la férrea decisión de seguir cumpliendo con el deber que realiza cada uno de ustedes en los barrios, en el interior, en las calles de las ciudades y en las zonas rurales.

Creo que este año 2009 como decía el ministro, con los recursos producto de las renegociaciones de las concesiones hidrocarburíferas, vamos a poder dar por fin respuesta a muchos de los requerimientos en materia que tiene que ver con la seguridad de ustedes mismos y la seguridad de los ciudadanos que tiene que ver con la logística, con el apoyo y las comunicaciones.

Ustedes como integrantes de la fuerza saben muy bien lo que significa cumplir con el deber cuando se tiene o no se tiene equipamiento, pero el objetivo en definitiva es cumplirlo, y hacerlo con esa buena fe, con esa voluntad, responsabilidad y contracción al trabajo, que han aprendido en las escuelas que los han ido formando.

Como gobierno queremos dar respuesta al equipamiento, a la infraestructura, a la construcción de nuevos edificios, a la construcción de viviendas institucionales, a la capacitación permanente de cada uno de ustedes y en esos objetivos hemos constituido también, por ley como decía el ministro, el Consejo Provincial de Seguridad con la participación de los foros locales, esta participación popular y ciudadana, con la participación de todas las instituciones y organizaciones intermedias, es fundamental para recabar esa realidad social dinámica de todos los días para dar una respuesta eficiente en el tema de la seguridad.

El ciudadano hoy, necesita más que nunca, en el medio de esta crisis internacional y nacional que nos envuelve, tener el valor seguridad afianzado, esto requiere de parte de todos ustedes, jefes y subordinados, agentes integrantes de la policía de la provincia, requiere el ojo atento, una un inteligencia abierta y dinámica, requiere la presencia activa y la acción decidida de cada uno de ustedes en cada uno de los lugares que les toca actuar.

La ciudadanía necesita esta presencia policial como uno de los subsistemas del sistema de seguridad de la provincia de Neuquén, donde el Poder Judicial, el Poder Legislativo, el Poder Ejecutivo, el sistema penitenciario, el sistema de atención a la víctima, el sistema de protección de los derechos fundamentales. Integra el conjunto del sistema de seguridad junto con la prevención inespecífica a la que hacía referencia Raúl Laserna, acerca de la necesidad de trabajar, todas las organizaciones del Estado, en el conflicto social, en los problemas de los que menos tienen, en el abordaje a toda la temática que tiene que ver con la complementación del Estado en la tarea que nos exige el ciudadano. Vamos a reforzar todo el esfuerzo de la Policía y el gobierno, para combatir en todos los frentes a la delincuencia. La delincuencia no descansa, ni de día ni de noche, y aparte con nuevas tecnologías procura atacar la seguridad, la vida, la propiedad y la integridad física de los ciudadanos. Nosotros tenemos que redoblar esfuerzos para ganarles de mano en tecnología, en ese ojo abierto y atento, en esa prevención que haga que el delincuente, o desista o si ejecuta el hecho ilícito que sepa que va a ser muy difícil que escape de las manos de la justicia.

Por otro lado, en los tiempos de crisis se multiplican los conflictos sociales, y frente al conflicto social, es preciso también el abordaje, por parte del Estado y de la institución policial, del problema, el conflicto social, con preparación, con inteligencia, con extremada prudencia. Siempre sabiendo que es el gobierno el que tiene que tomar las decisiones, construyendo paz, construyendo diálogo, pero no renunciando al principio de autoridad, al principio de gobernabilidad, y al principio de la defensa del Estado de Derecho y del cumplimiento de las obligaciones, como funcionarios, que cada uno tiene. Digo esto porque en el abordaje del conflicto social, tenemos que agotar todas las instancias pacificas de mediación y conciliación, y tiene que participar necesariamente el Poder Judicial y el Poder Ejecutivo, trabajando en forma coordinada, para garantizar los derechos, la vida y la integridad física, no solamente de quienes se manifiesten en el conflicto social sino también de los integrantes de la fuerza policial. Estos dos principios, que es uno solo, la defensa de la vida y de la integridad física, es el que hacemos primar en cada vez que aparece un conflicto social, pero sin renunciar al principio de autoridad. Que no haya una confusión por parte de especuladores, por parte de aquellos que recurren a las vías de hecho, que recurren a la violencia, que recurren a la usurpación, a la ocupación clandestina, que no se confundan, que el gobierno está atento a cumplir con todas las normas internacionales en materia de mediación y resolución de conflictos, pero que va a hacer también cumplir la ley, como es su obligación y como es la obligación del gobierno.

Quiero, por fin, darles mi reconocimiento y agradecimiento a cada uno de los integrantes de la Policía de la provincia del Neuquén, por toda la tarea desarrollada el año que pasó. Un año difícil y seguramente el año 2009 va a ser un año aún más difícil y más complejo. Quiero hacer un reconocimiento especial y permítanmelo, hacer ya no como gobernador, sino como conocido y amigo de la familia Jadra, que les doy mi reconocimiento también a la Policía de la provincia del Neuquén, por haber esclarecido y por haber detenido, en el día de la fecha, al presunto responsable, y autor material de un homicidio violento, inaudito y realmente incomprensible. Vaya también para la familia Jadra todo mi afecto, todo mi respeto, todo mi cariño.

Al Superintendente de Seguridad que asume, el comisario Raúl Antonio Laserna, mi reconocimiento, mi respeto y deseo de éxito, mi deseo de que en la tarea de seguridad estemos trabajando en forma coordinada y en forma unida, policía y Poder Ejecutivo, para llevarle tranquilidad y seguridad a toda la población.

Al Comisario Mayor, Víctor Elgueta, mi reconocimiento y agradecimiento por toda la tarea desarrollada, recorriendo palmo a palmo cada rincón de la provincia, cada barrio, llevando la tarea operativa, estratégica y táctica, a cada comisaría, a cada destacamento. Y también desearle éxito en la nueva tarea que hoy emprende.

A la plana mayor pedirle que extrememos, en este año 2009, los esfuerzos, la tarea, la dedicación y el compromiso, que lo doy por descontado, para afrontar un año que será difícil. Donde seguramente la crisis, de los precios internacionales, de las materias primas, del enfriamiento de la economía argentina, de la escasez de recursos en las arcas provinciales nos va a traer problemas que tendremos que afrontar como Poder Ejecutivo con prudencia y con mucha atención. Pero lo vamos a hacer con mucha entereza, con mucho compromiso, con mucho amor por la provincia del Neuquén.

A la ciudadanía en general, en estos momentos difíciles y de crisis, les quiero pedir a todos sus integrantes, y también a sus dirigentes sindicales, políticos, religiosos, de organizaciones no gubernamentales, que tengamos como objetivo la defensa de la causa de la provincia del Neuquén. Que sepamos que en este momento difícil tenemos que aunar esfuerzos, tenemos que mantener el principio de unidad en la diversidad de conceptos y de ideas, pero unidad en el objetivo, que es defender la provincia del Neuquén, defender a sus habitantes, defender las fuentes de trabajo. No es momento para especulaciones individuales o sectoriales, no es momento para llamar a huelga a las escuelas, no es momento para llamar a la huelga en los hospitales, no es momento para cortar rutas o proceder a usurpaciones. Es tiempo de preguntarse qué recibió cada uno de nosotros de la provincia del Neuquén y que tenemos que darle desde el corazón, desde nuestro trabajo, desde nuestra responsabilidad, desde nuestra inteligencia, para que la provincia del Neuquén salga adelante. Estoy seguro que Dios nos va a acompañar en esta tarea, porque lo vamos a hacer con mucha decisión, con mucho amor, y con mucho patriotismo. Muchísimas gracias.