Más de 500 personas del Sistema de Salud aprobaron las distintas instancias de formación en el marco de Ley Micaela y hay 24 replicadoras y replicadores en todas las zonas sanitarias de la provincia. Además, se capacita en la prevención de la Violencia Obstétrica, una de las formas de violencia contra las mujeres más invisibilizada.

El concepto de violencia hacia la mujer comprende todo acto que tenga o pueda tener como resultado un daño o sufrimiento físico, sexual o psicológico para la mujer, así como las amenazas de tales actos, la coacción o la privación arbitraria de la libertad, tanto si se producen en la vida pública como en la vida privada.

El Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer fue instaurado por la ONU para visibilizar, reflexionar y erradicar todas las formas de violencia contra las mujeres. La fecha fue elegida en honor a la memoria de las hermanas Mirabal, tres activistas de la República Dominicana que fueron brutalmente asesinadas el 25 de noviembre de 1960. Este 2021 el lema es “Pintá el mundo de naranja ¡Pongamos fin a la violencia contra las mujeres ahora!”.

En este contexto, la ministra de Salud, Andrea Peve, firmó la Resolución N°2272 que establece la obligatoriedad de requerir el Certificado de Libre de Deuda expedido por el Registro Provincial de Deudores/as Alimentarios/as Morosos/as y el Certificado de No Inscripción en el Registro Provincial de Violencia Familiar y de Género, de manera previa a la designación de personal destinado a cumplir funciones en cualquier ámbito del ministerio de Salud, a través de la Dirección de Recursos Humanos.

Dicha resolución también implementa la obligatoriedad de requerir los certificados indicados anteriormente al personal tercerizado o contratado por firmas prestadoras de servicios, que se vinculen contractualmente con este ministerio, a través de la dirección provincial de Administración.

Por otra parte, cabe destacar que el ministerio de Salud, en conjunto con el ministerio de Ciudadanía, lleva adelante una capacitación sobre Violencia Obstétrica, que finalizará el 29 de noviembre. El mismo consta de cinco encuentros y en cada uno, desde distintas ópticas y de manera integral, se refuerzan los derechos de todas las personas gestantes a recibir el más alto nivel de cuidados en salud, incluyendo una atención digna y respetuosa en el embarazo, parto y puerperio; además de no sufrir violencia ni discriminación.

En 2021 se avanzó en las distintas instancias de capacitación como parte de la Ley N°3201, conocida como Ley Micaela. Así, con tareas concretas vinculadas a la formación y reflexión, desde la cartera sanitaria se sostiene que la prevención de las violencias, de todo tipo, es un tema que debe ser abordado desde distintas áreas, con una mirada transversal, con perspectiva de derecho y en permanente observación de las costumbres, conductas y modos de atención y acción.

Hay que recordar que desde que se promulgó la adhesión de la provincia del Neuquén a la Ley Micaela y a la Ley N°3202 de Paridad de Género en 2019, la cartera sanitaria, enmarcado también en su propio Plan Provincial de Salud, realiza un trabajo integral e interdisciplinario para llevar adelante capacitaciones para todas las personas que se desempeñan en el Sistema Público de Salud de la provincia.

Para eso se formó un equipo capacitador con referentes de distintas direcciones y áreas de la cartera sanitaria, entre ellas participan Cintia Sanz, Analía Sobarzo, Gisela Jara, Soledad Soberón, Luciana Gioja, Agostina Simonutti, Graciela Bernardo, Nicolina Tarantino y Daniela Maidana; y se cuenta con el acompañamiento de la subsecretaría de las Mujeres, dependiente del ministerio de Ciudadanía.

Este año se inscribieron 855 personas a las actividades de formación y de ese total, aprobaron y finalizaron los correspondientes programas 525 personas, es decir más del 61 por ciento de los y las inscriptas. Al mismo tiempo, a la fecha, se capacitó a 24 replicadoras y replicadores, los que se desempeñan en las distintas zonas sanitarias de la provincia.

Cabe aclarar que se implementaron dos modalidades principales de formación. Por un lado, un Programa de Sensibilización en Perspectiva de Género y Diversidades que inició en agosto de 2021 y se orientó, en primer lugar a autoridades del ministerio de Salud, subsecretaría de Salud y sus equipos de trabajo, en conjunto con las jefaturas de zonas sanitarias, y luego continúo con personas de las áreas administrativas y de gestión del nivel central.

Al mismo tiempo, el Programa de Capacitación Permanente en el marco de la Ley Micaela se orientó a capacitar y sensibilizar a los y las agentes de salud desde la perspectiva de género y la diversidad, en la búsqueda de una igualdad real y concreta entre los géneros y una vida libre de violencias, para propiciar cambios estructurales en la cultura organizacional y en el diseño y ejecución de políticas públicas sanitarias al respecto.

Para esto, el equipo capacitador diseñó un programa de formación para personas que luego cumplirán la tarea de replicadoras y replicadores, con el objetivo de así llegar a las más de 9.000 personas que conforman el subsistema público de salud en toda la provincia.

Estos espacios de formación iniciaron en junio de 2021, con grupos de personas que fueron seleccionadas en función de sus intereses y perfiles en el desempeño sus tareas habituales. Durante el recorrido por seis módulos, las personas revisaron con una mirada crítica, cómo se reproducen las desigualdades y las violencias en los vínculos cotidianos y laborales, y cómo los intereses y necesidades de las mujeres y diversidades quedan invisibilizados muchas veces.

La evaluación final e integradora, que tal como se indicó anteriormente, fue aprobada por 24 replicadoras y replicadores, además de considerar la comprensión de los contenidos, la normativa vigente y las estadísticas actuales, se observó también la importancia de promover cambios estructurales en el diseño y ejecución de las políticas públicas sanitarias.

En relación a eso, desde el equipo capacitador destacaron las acciones generadas por las replicadoras y replicadores de Zona Sanitaria IV que ya iniciaron talleres de sensibilización en perspectiva de género y diversidad a nivel local. Los dos primeros módulos ya fueron realizados por 76 trabajadoras y trabajadores de los hospitales de San Martín de los Andes, Villa La Angostura, Las Coloradas y Junín de los Andes; y la planificación continuará durante 2022.

Capacitación en Ley Micaela

Tras la adhesión de la Legislatura del Neuquén a la denominada Ley Micaela, en memoria de Micaela García, joven asesinada en 2017 en Gualeguay, se comenzó a trabajar en el cumplimiento de la misma y a planificar las capacitaciones en violencia de género para todas las personas que componen los tres poderes del Estado.

Desde el equipo capacitador de Salud sostienen que la formación al respecto traduce la igualdad formalizada en distintas normativas en una igualdad real y concreta. Además, sostienen que en las sociedades contemporáneas, pese a los avances en materia de género, persisten prejuicios y estereotipos de género arraigados en el sentido común de las culturas que generan discriminaciones y violencias hacia las mujeres, jóvenes, adolescentes, niñas y diversidades.

A nivel regional, en la provincia del Neuquén las mujeres constituyen el 50,36% de la población de la provincia según el Censo Nacional de Población, Hogares y Viviendas 2010 del Indec, y a pesar de que existen ciertos avances, las mujeres siguen padeciendo situaciones de desigualdad de oportunidades y de acceso a los recursos materiales y simbólicos, al igual que a diversas formas de discriminación de género en todas las esferas de la vida social.

Según el Observatorio de la Violencia contra las Mujeres de la provincia del Neuquén durante los años 2017 y 2018 hubo en la provincia un total de 15.625 mujeres que solicitaron intervenciones por estar atravesando situaciones de violencia y hubo 31.626 intervenciones por parte de los organismos implicados en la temática, el 36.56 por ciento de las mismas abordadas desde Salud. A esto debería sumarse la cifra oculta de la violencia, ya que los números expuestos refieren a hechos de violencia registrados y no al total de hechos de violencia que ocurren en una sociedad.