Los deportistas Cintia Quezada, Carlos Wollman y Santiago Nogueira obtuvieron 10 medallas en el mundial que se realizó en Hungría.

La ministra de Gobierno, Educación y Justicia, Zulma Reina, recibió hoy al equipo argentino de kenpo karate conformado por tres jóvenes neuquinos: Santiago Nogueira, Cintia Quezada y Carlos Wollman. Tuvieron un destacado desempeño en el mundial de la disciplina que se desarrolló en Hungría, donde obtuvieron dos medallas de oro, dos de plata y seis de bronce.

En el encuentro, del que también participó la subsecretaria de Cultura, Juventud y Deporte, Virginia Méndez Boaglio, los deportistas le brindaron detalles a la ministra Zulma Reina sobre este arte marcial y el gran desarrollo que tiene en Neuquén y en el ámbito nacional.

Los kempistas agradecieron el apoyo brindado por el ministerio para poder asistir al mundial y entregaron un obsequio conmemorativo de su participación en el evento. Explicaron que el Kenpo está orientado a la defensa personal y se mantiene en constante perfeccionamiento de sus técnicas por retroalimentación con otras artes marciales.

El mundial de la disciplina se desarrolló en Budapest, Hungría, entre el 22 al 27 de abril. El evento fue organizado por la Federación Internacional de Kenpo. Los neuquinos participaron en tres categorías diferentes entre las que se destacaron distintos tipos de combate como “semi combate” o “full kenpo”; formas o catas y defensas personales.

La importancia del evento además de su carácter mundial, se debió a que la actividad se sumó a las líneas de debate entre las federaciones internacionales y la Sport Accord para la adhesión del Kenpo a los Juegos Olímpicos.

Según comentó Santiago Nogueira, integrante del equipo, “es muy bueno el nivel de kenpo que se practica en Neuquén como punto focal del deporte en Argentina. Se debe a que es un arte marcial que se originó en China y esos conocimientos se trasladaron a Japón; luego a Hawai, Estados Unidos y de ahí a Chile. Por cercanía geográfica, esta semilla fue sembrada en Neuquén como punto central de su desarrollo en el país y por este motivo, no es tan común la práctica en el resto de Argentina a diferencia de la asiduidad con que se presenta en la provincia”.

El Kenpo está orientado casi en su totalidad a la defensa personal y aplica principios que garanticen su efectividad. A diferencia de las artes marciales tradicionales, que cuanto más tradicionales sean mejor, esta rama está en constante evolución y perfeccionamiento porque se nutre de los avances de otras artes marciales, especialmente lo relacionado con la autodefensa.