El ministro explicó por qué se debe constituir a la compañía bajo esa figura. “G&P tiene ahora la misma estructura jurídica que YPF» precisó y aseguró que esta empresa petrolera será “uno de los principales legados que va a dejar el gobierno de Jorge Sapag”.

El ministro de Energía, Ambiente y Servicios Públicos, Guillermo Coco, manifestó hoy que la propuesta del Poder Ejecutivo provincial de transformar Gas y Petróleo del Neuquén en sociedad anónima “fortalece y le da más transparencia» a la compañía, a la vez que le asegura «más dinamismo y operatividad”.

«Se trata de formas estándares a éste tipo de empresas, ya sea estatales puras o mixtas con participación estatal mayoritaria -indicó-. El objetivo es mantener los activos en manos de la provincia e incrementar la renta para los neuquinos a través del valor de la empresa y el pago de dividendos».

De este modo, el ministro desestimó una eventual privatización y aseguró que en el marco de ésta figura la compañía «tendrá más control por parte del Estado».

Precisó que a partir de los cambios incorporados, G&P contará con “la misma figura y la misma estructura jurídica que YPF”. Indicó también que algunos de los artículos tratados ayer en la Legislatura provincial “son extractados de la ley de nacionalización de esa empresa petrolera”.

“Esto no es para nada una privatización; sino simplemente estamos dándole a G&P las condiciones para que se abra al capital privado interesado en invertir en la compañía”, subrayó. Dijo que como sociedad anónima estará habilitada para acceder a créditos internacionales con tasas preferenciales, así como a asociarse con compañías de otras países que sólo lo hacen con empresas que operan bajo el derecho privado, algo que no ocurre con las estatales.

Respecto de los mecanismos de control, Coco señaló que a partir de la transformación en sociedad anónima éstos serán aún mayores. “Ahora tendrá un doble control -aclaró-: el que tiene el Estado por su participación mayoritaria y el que le brinda el derecho privado”.

Sobre las modificaciones introducidas en el artículo 4 del proyecto tratado ayer en la Legislatura provincial, Coco se manifestó en desacuerdo, dado que -enfatizo- “en ningún momento se están afectando los bienes del Estado, ni evitando controles”.

El ministro aseguró que G&P será “uno de los principales legados que va a dejar el gobierno de Jorge Sapag”. Sostuvo que los neuquinos “contarán con una compañía petrolera de la cual conocerán sus activos y el valor que tienen, sabrán qué está haciendo, cuáles son sus dividendos. Una vez que cotice en la Bolsa de Valores -precisó- pasará a ser una empresa pública y se constituirá en una importante herramienta financiera y económica para Neuquén, como no tiene ninguna provincia en el país y cuyos resultados se verán en el mediano plazo”.