El curso fue organizado desde la secretaría de Planificación y Acción para el Desarrollo-COPADE, con el financiamiento del Consejo Federal de Inversiones.

Noventa y cinco docentes y estudiantes de diferentes ramas y áreas temáticas participaron esta semana en la capacitación sobre “Educación Ambiental para la Gestión del Riesgo “¿Cómo y por qué tratar en el aula la temática del riesgo y el cambio climático?”. El curso, organizado desde la secretaría de Planificación y Acción para el Desarrollo-COPADE con el financiamiento del Consejo Federal de Inversiones (CFI), fue dictado por dos expertos reconocidos a nivel internacional: la pedagoga brasileña Marielza Cunha Horta y el urbanista inglés Andrew Maskrey.

La actividad contó con el acompañamiento del Consejo Provincial de Educación (CPE) que, mediante resolución emitida el pasado 20 de septiembre, asignó puntaje docente a quienes cumplan con los requisitos establecidos por la organización: asistir a las dos jornadas de capacitación y presentar un trabajo final consistente en una propuesta para implementar en el aula los conocimientos adquiridos.

La directora general de Ordenamiento y Planificación Territorial del COPADE, Daniela Torrisi, agradeció la participación y el interés expresado por los participantes, así como también por los capacitadores convocados en esta oportunidad. Recordó que esta es la tercera vez que realizan el curso y año tras año se encuentran con personas que regresan dado el tenor de las exposiciones.

Mencionó especialmente a la comunidad educativa de la Escuela del Sol, ubicada en la ciudad de Neuquén, por haber decidido abordar esta temática mediante un proyecto institucional que involucró a diversas materias y se implementó en los dos últimos años del nivel medio.

Natalia Purmann, docente de geografía en esa institución, acompañó a estudiantes de cuarto y quinto año ayer al exponer el trabajo de investigación que desarrollaron a lo largo del año y prevén continuar en 2019. Tras participar en años anteriores de esta capacitación, compartió la propuesta con sus pares y juntos plantearon abordar de manera articulada, desde diversas perspectivas, un proyecto de investigación vinculado a la meseta, como algo característico de Neuquén.

Sus estudiantes avanzaron con la tarea propuesta en los tres primeros trimestres del año. A partir de una hipótesis hicieron encuestas, analizaron datos, obtuvieron estadísticas y llegaron a sacar incluso conclusiones que les generaron nuevas preguntas y el interés de continuar avanzando en esta misma línea de estudio en 2019.

Al respecto, Torrisi consideró que este trabajo institucional muestra cómo el tema de la educación ambiental para la gestión del riesgo se puede tratar en el aula, de forma interdisciplinaria y proponiendo actividades que resulten de interés para los y las alumnas. “Cuando planteamos hacer este curso de capacitación pensamos justamente en lograr esto: que la temática se trate en las aulas y que los docentes estén preparados para hacerlo. Para ello hemos convocado a lo largo de los tres cursos (el primero fue en 2016 y el segundo en 2017) a expertos reconocidos a nivel nacional e internacional”, indicó.