Se realizó una capacitación sobre abordaje interdisciplinario, protocolo de actuación y programa de prevención. Fue ayer y hoy en el Centro Administrativo Ministerial.

Con el objetivo de reflexionar e informar sobre saberes, prácticas, consumos, derechos y obligaciones, se desarrolló una capacitación de formadores abordando la prevención del consumo problemático de drogas con impacto en el mundo del trabajo. La actividad se desarrolló ayer y hoy en el auditorio del Centro Administrativo Ministerial (CAM).

La modalidad del cursado fue taller teórico-práctico, con análisis de casos particulares. Contó con la presencia de 50 agentes y profesionales de diversas áreas de Salud como Recursos Humamos, Salud Ocupacional, Medicina Laboral, Estadísticas, Asesoría Legal, Capacitación y Planificación, Personal, directores y jefes de las áreas programa de los hospitales Horacio Heller, Bouquet Roldán y Castro Rendón, representantes gremiales y de la Unidad de Gestión para el Abordaje de Consumos Problemáticos y Adicciones (UGCPyA) del ministerio de Ciudadanía.

Desde la dirección de Planificación y Capacitación, Analía Sobarzo explicó que “la iniciativa surgió de la dirección general de Recursos Humanos de la subsecretaría de Salud, que es la que tiene que acompañar a los trabajadores a partir de una problemática, articulándola con Salud Ocupacional. El objetivo es lograr un trabajo coordinado y en red”.

Además, dijo que “hay que empezar a pensar y sensibilizarnos con la problemática del consumo; entender que hay que trabajar interdisciplinariamente -sin etiquetar ni estigmatizar a las personas- desde una red de contención de todas las áreas”. Comentó: “Sabemos que dentro de los ámbitos laborales hay muchas personas que tienen padecimientos por el alcohol, las drogas o incluso por el juego; y muchas veces no sabemos cómo actuar ante esta situación, como conducción, o simplemente como compañeros de trabajo”.

La directora manifestó que el objetivo de la formación “es que las personas que realizan esta capacitación sean formadores en sus lugares de trabajo y que, a partir de la adquisición de conocimientos y herramientas, podamos armar un protocolo de acción para trabajar sobre estas problemáticas”.

La idea es generar un espacio de trabajo y armar un plan de acción o protocolo de intervención, para que cualquier agente pueda utilizarlo y saber cómo actuar y a quién recurrir ante alguna situación de consumo problemático.

El desarrollo de los contenidos y el manejo de los talleres estuvieron a cargo de Ximena Merlo Ávila, Laura Padin y María Belén Martínez, del ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social de la Nación.

Durante las jornadas, las profesionales explicaron que una de las líneas de acción es la prevención, y se puso el énfasis en la concientización, la información, la prevención, el asesoramiento y en la capacitación. Partieron de la base de que hay que entender a los consumos problemáticos como un problema social complejo y de salud, que debe ser abordado de manera interdisciplinaria, desde diversas perspectivas, entre ellas la jurídica, la sociológica, la psicológica, la de los medios de comunicación y la de la sociedad en su conjunto.

A partir de las ponencias y los trabajos grupales los participantes esbozaron ideas para: elaborar un afiche o folleto que aborde la prevención de consumos problemáticos en los lugares de trabajo; planificar un programa de prevención, un protocolo de acción y un mapa de recurso.

Asimismo, enunciaron algunos factores que propician el uso de drogas o consumo, y entre ellos destacaron el régimen laboral extenso, los turnos rotativos sin descanso, tener acceso a lugares donde hay fármacos, stress, factores predisponentes de cada individuo (reacción para resolver conflictos), automedicación, el entorno y el clima.

En relación a la manera en que vienen resolviendo estas situaciones en los lugares de trabajo, vieron que en muchos casos se ve la inconducta del trabajador, no el problema de salud y se resuelve de manera administrativa. También comentaron que en otros casos se abordó a la persona aconsejándolo desde Salud Ocupacional, se propuso un tratamiento y se hizo el seguimiento; y mencionaron que hay veces que simplemente se mira hacia un costado, como si no pasara nada.

Para finalizar, mencionaron algunas cuestiones que podrían ayudar a reducir estas situaciones y señalaron: reformar la jornada laboral, mejorar el clima de trabajo, realizar controles y auditorías, informar y concientizar sobre los riesgos de estas conductas, y la adquisición de herramientas personales que permitan afrontar diversas situaciones complejas.

Para mayor información del curso “Prevención del consumo problemático de drogas con impacto en el mundo del trabajo. Capacitación de formadores”, elaborado por el Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social de la Nación, se puede ingresar a la página web http://www.trabajo.gob.ar/adicciones/

Durante las jornadas, las profesionales explicaron que una de las líneas de acción es la prevención, y se puso el énfasis en la concientización, la información, la prevención, el asesoramiento y en la capacitación.